SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número43Tiwanaku: una lectura desde las vanguardiasPintura y fotografía, pintores y fotógrafos en la época de Juan Rimša en Bolivia índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista Ciencia y Cultura

versión impresa ISSN 2077-3323

Rev Cien Cult vol.23 no.43 La Paz dic. 2019

 

Dossier

 

El trinar arcaico: escritura y grafía en Ramún Katari

 

The Ancient Tune: Writing and Phonetic Symbols in Ramún Katari

 

 

Alan Castro Riveros*

 

 


Pablo Iturri Jurado1 (La Paz, 1888-1970), llamado también Román Latino y Ramún Katari, fue conocido como artista plástico y escritor, aunque tuvo también sendos tratos con la música y se entregó "de lleno a la educación del indio" -como escribe él mismo bajo el nombre de Ramún Katari desde el recóndito municipio cruceño de Pampa Grande (Katari, 1944, "Mi canto de combate (a modo de prólogo)", p. 23). En cualquier caso, la aproximación que ahora proponemos se enfoca en la obra que conjuga su trazo plástico con su escritura lírica; más propiamente, en la grafía de sus letras, en el empleo que hizo de "tal [o cual] signo gráfico para representar un sonido dado" —como puntualiza la definición de grafía.

La presencia de Pablo Iturri durante el auge de aquello que comúnmente conocemos como indigenismo fue contundente, y puede ser fácilmente situado en esa "ruta de intelectualidad americana" trajinada medularmente entre Cuzco y Buenos Aires (Kuon, Gutiérrez y Viñuales, 2009). Por ejemplo, se sabe que la tela mural frente a la cual se situaba el auditorio de la Semana Indianista de 1931 fue obra de Iturri. Y para escudriñar en el trajín Cuzco-Buenos Aires basta leer la correspondencia del artista con el profesor argentino Jorge E. Bogliano (publicada parcialmente como presentación de El amawtta), u hojear el quinto número de la revista Cunan, publicado en 1932 (una revista que desde Cuzco era dirigida y escrita precisamente por artistas plásticos, principalmente pintores). Y es que en Iturri Jurado todo afán parece sostenerse en el espíritu vinculante de trazo y letra. Es así que tampoco sorprende que en su faceta de educador, ya sea como partícipe inicial de la escuela de Warisata, como fundador de la Normal de Caiza D2 o como maestro de Artes Plásticas en el Colegio Bolívar de la ciudad de La Paz, la imaginación gráfica de la escritura cimentaba una ética y un método de enseñanza.

(...) necesitamos escuelas agropecuarias -escribía en su prólogo a El amawtta—; escuelas y escuelas y más escuelas donde se enseñe [a] poner sobre cada punto suspensivo, un cóndor; sobre las íes, la bandera de las reivindicaciones políticas, territoriales, sociales, económicas y sobre las óes la puntería del ojo derecho... (Katari, 1944, p. 27).

De tal forma, a partir de tres vocales, Katari conjugaba el cóndor de los cielos, un emblema vindicativo y el órgano de la visión en una propuesta a la vez cósmica, genealógica y corporal.

En el primer "episodio" de El amawtta, titulado "La semana de mi escuela y sus símbolos" (fig. 1) Katari inventará un "signo" para cada día de la semana: cóndor para el lunes, víbora para el martes, puma el miércoles, llama el jueves, pez el viernes, sol el sábado y cernícalo el domingo. Es decir que los conceptos que Katari transmitía en su escuela se desprendían de una técnica cercana al pictograma, a los orígenes de la escritura.

Sin embargo, este método katariano de graficar abstracciones precisas para evitar su indiferenciación no se quedaba en lo ideográfico o conceptual y ahondaba de pronto en lo introspectivo, en lo reflexivo de un cuerpo que reconocía y accionaba sus propios gestos y energías. Así lo comprobamos en su comedia en cuatro actos Joancho (1941). Esta obra teatral ambientada en una escuela rural de Campo Grande (un pueblo al sur de Potosí, en la frontera con Argentina) tiene como personajes centrales a tres estudiantes: Joancho (el "ignorante"), Antoño (el "mediocre") y Lucas (el "instruido"). La portada del libro es precisamente la firma de Joancho, una firma de trazo grueso, manchas dispersas, subrayado infantil y vocales en explosión que, con cada detalle, da la tónica del habla y el talante de Joancho (fig. 2). El libreto puesto en manos de sus estudiantes suponía, entonces, la encarnación de cierto espíritu, de un carácter, de una personalidad en suma, cuya voz se plasmaba gráficamente en un nombre propio sobre cuadriculado cuaderno escolar.

El juego de la grafía en el nombre propio materializa un lenguaje y un ritmo, pero también insinúa cierto origen. No está demás ahondar en las cuestiones del nombre propio en cuanto Pablo Iturri Jurado firmó alguna vez como Román Latino y luego como Ramún Katari. Éste es un gesto de época que podríamos comparar sin mayor reparo con el caso de Arturo Peralta Miranda (Puno, 1897-1969), quien en Potosí firmaría algunas páginas de la revista Gesta Bárbara (1918) con el nombre de Juan Cajal, y luego —alrededor de 1923— cambiaría su nombre a Gamaliel Churata. Mientras Juan Cajal paladeaba un hálito en la lengua castellana que lo unía a la bohemia potosina y a América toda, y reconocía en el modernismo un "alimento primigenio" común a los intelectuales de la época, Gamaliel Churata, ya con ese nombre, atendía las resonancias de otra raíz. En una entrevista que le hace Carlos Medinaceli, Churata responde lo siguiente sobre su nuevo nombre:

(...) mi nombre definitivo plasma la naturaleza de mi ideología (...) ya pasé la edad en que para el hombre la camisa de última moda es la mayor devoción de culto y su liturgia. Varios escritores han reconocido que mi pseudónimo literario obedece a una radical identificación con los problemas sociales y estéticos del Ande (Medinaceli, 2012, p. 34).

Sin duda este espíritu generacional, cargado con una apuesta estética que bebía de dos fuentes, trastornó el nombre de Román Latino hacia Ramún Katari, aunque de una manera menos drástica, en cuanto Román Latino y Ramún Katari no solo comparten todas las consonantes del primer nombre (Román y Ramún), sino que cuentan con el mismo número de sílabas -detalle no menor para el lector acucioso de Iturri Jurado.

Al inicio mismo de El amawwta, el autor cuenta cómo eligió su nombre a partir de la coreografía que ciertas letras movilizaban en su cuerpo.

(...) he aprendido, en primer término, a caminar en compás como la R, o rodando como la O; pero sin doblarme como la S, ni detenerme como la I, y a decir las cosas como él [el amawwta], solo la verdad solitaria, ya que la mentira hormiguea [...] Mis nombres y mi intención fueron la pauta métrica en la composición de este libro -como el haikai-, de cinco, siete y cinco sílabas sucesivamente: Ramún Katari, Pablo Iturri Jurado, Luratap Jari (Katari, 1944, "La llegada del amawtta", p. 22).

Tal la importancia de "la pauta métrica" en una escritura atenta a las orquestas interiores. La composición de su nombre apuntala el talante de un cuerpo que camina con efectivo compás, que quiere rodar sin doblarse ni detenerse. Además, en este fragmento, a su nombre —digamos— cosmogónico (Ramún Katari) y a su nombre de pila (Pablo Iturri Jurado), el autor añade una dimensión enérgica: Luratap Jari -que podríamos traducir como "el de moroso hacer". De tal manera, en semejante "bautizo" hay algo más que una identificación ideológica; se adivina un hacer constante en cuyo ritmo radica "la verdad solitaria" de una palabra encarnada, de la energía misma del cuerpo obrante.

Katari toma sus aficiones con rigor: pintura y escritura calibran una alianza. De ahí que la caligrafía sea el ejercicio perfecto para el trazo rítmico de un significante cuya latente aparición es la forma de un otro y renovado significante, no así de un cierre del proceso comunicativo. En un breve ensayo de 1973 sobre el alfabeto estilizado del diseñador de modas ruso Roman Tyrtov (San Petersburgo, 1892-1990) —más conocido como Erté por sus iniciales en francés— Roland Barthes augura la "elevada" potencialidad del arte gráfico:

(...) he arte gráfico, una vez nos sacudiéramos el yugo empirista de nuestra sociedad, que reduce el lenguaje a simple instrumento de comunicación, podría convertirse en el arte más elevado, aquél en el que la oposición entre lo figurativo y lo abstracto resultaría superada por inútil: pues una letra quiere decir algo y a la vez no quiere decir nada, no imita y, sin embargo, simboliza, desautoriza al mismo tiempo a la excusa del realismo y a la del esteticismo (Barthes, 1986, p. 121).

De tal manera, Barthes señala la "vía propiamente poética" del trabajo gráfico de la letra, en cuanto "no lleva al discurso, al logos, a la ratio (...) sino al infinito símbolo" (Barthes, 1986, p. 119), hacia un "punto de partida y de reunión de innumerables metáforas" (p. 123). La palabra no solo es legible tras la conclusión de su grafía, sino que su revelación da luz a una imaginería, a una visión presencial del mundo. En ese sentido, cuando hablamos de escritura en Ramún Katari nos referimos sobre todo al pulso que plasma una coreografía, una "estilización de la energía" (Stilisierung der Energie), como diría Didi-Huberman en su trabajo sobre Aby Warburg (Didi-Huberman, 2009, p. 239).

En su época de Román Latino, Pablo Iturri Jurado publicó dos libros de poesía: Bandada azul(1917) y Sombras de alas (1925). En Bandada azul, la tipografía estilizada de Iturri tiene más relación con la onda de la época, con la "camisa de última moda" —digamos con Churata. Este libro, publicado un año antes de la formación de Gesta Bárbara, trabaja con letras capitales de grafía sobria en su estilización (fig. 3), apenas con volutas coleteras o cuernecillos muy acordes al diseño de revistas modernistas. De hecho, en 1923 Iturri fue el director artístico de la revista Argos, en cuya línea de diseño "viajan un art nouveau fagocitado y una gráfica de raíz" (Ortiz, 2016, p. 35) (fig. 4).

En cambio, en el libro Sombras de alas ya percibimos un vuelco hacia lo antañón; no todavía hacia los petroglifos andinos, sino hacia los "pergaminos y misales" cortesanos -como escribe el poeta potosino Antonio José de Sainz en los versos introductorios al libro de Román Latino que llevan por título el nombre propio de "Pablo Iturri Jurado" (Latino, 1925, pp.15-16) (fig. 5).

Diríamos que en estas letras capitales Pablo Iturri comenzaba a soltar la mano. Tal soltura se puede ver, por ejemplo, en el logo de la revista Inti, de la cual Pablo Iturri no solo cuidaba la línea gráfica, sino que dirigía activamente junto a Francisco Villarejos (fig. 6). De todas maneras, tal línea gráfica, aunque rezumaba un leve aire medieval, permanecía contemporánea. Es por eso que resulta inquietante la tipografía utilizada por Román Latino para el epígrafe de Sombras de alas, de donde deriva el nombre del libro: "Las sombras cansadas de nuestras alas" (fig. 7). Se trata de un verso del poeta y traductor armenio-otomano Hrand Nazariantz del distrito Üsküdar de Constantinopla. Es aquí donde Pablo Iturri comienza su viaje hacia el pasado de la letra escrita, hacia aquella Constantinopla que dividía Oriente y Occidente. En esta tipografía, en ese aleph principalmente, más que una estilización al tuntún, intuimos la búsqueda de una grafía que trasunte un síntoma cercano al emisor Nazariantz. Diríamos que Román Latino empezaba una arqueología grafológica, y concedía un aire de alephato (alfabeto árabe) al alfabeto -digamos- latino.

 

La búsqueda anacrónica —en términos de Didi-Huberman— se profundizaría con el pasaje de la firma de Román Latino a la de Ramún Katari. En los "Tres poemas folklóricos" incluidos en El amawtta, Pablo Iturri Jurado deviene traductor de ciertos signos que él denomina "escritura kolla", grafías aymaras que él habría tomado de recónditos textiles y arcillas (fig. 8).

Más adelante -en el año inaugural de la Semana Indianista-, estos ángulos rígidos serían trabajados plásticamente por Ramún Katari sin por ello perder el síntoma que revelaba su origen; como vemos, por ejemplo, en la tipografía trabajada para el libro Hathawi (1931), que traduciríamos como "origen" (fig. 9). Con Hathawi diríamos que la consolidación de una lengua propia se revela indisociable de su materialidad gráfica, pues es en la grafía donde de pronto se adivina un origen. Ya no se trata entonces de la estilización neutra de la letra, sino de esa "estilización de la energía" que guarda un petroglifo, un jeroglífico o un pictograma: el contacto con el tiempo presencial de su hechura.

Para ahondar en tal estilización de la energía, atisbemos algunas páginas del libro inédito Kullan Tankay Khunawi, el cual fue presentado como libro-mural alrededor de 1957 en La Paz. La portada del folleto de la exposición de Kullan Tanka y Khunawi es encabezada por las iniciales del libro (KTK) y una mujer desnuda, apoyada en una piedra, al solaz de una estrella. Es en esas letras pétreas donde uno puede acercarse a la estilización plástica de Katari. En estas grafías vibran formas humanas, en ellas no dejan de encarnar algunos pliegues corporales, un tacto, un pulso, cierta fisonomía y su movimiento energético; en suma, su energía performativa (fig. 10). Trae a la memoria aquellas piedras que se mueven, que bullen, desde Rimša hasta Enrique Arnal -por destacar dos hitos.

Por otro lado, el hecho de que un libro se presente como mural señala ya los barros de la prehistoria de la letra, porque su obra se juega en el espacio genésico de la escritura, del grabado, del mural. En tal sentido, cuando vemos las diferentes tipografías que pueblan Kullan Tanka y Khunawi, adivinamos un origen matizado por los alrededores imaginarios de un lejano emisor que sobrevive en una grafía; ya sea en la página de "Sinfonía de los dioses" (donde recordamos los misales medievales) (fig. 11), en la multiplicidad lingüística escritural de "Primeros troncos" (fig. 12) o en la abstracción entre futurista y oriental de "Una vieja doctrina nueva" (fig. 13).

 

 

Ramún Katari nos conduce al origen de la escritura, a la hechura y requetechura de su significante, allí desde donde pulsos de distintos tiempos sobreviven y escriben con su tipografía particular geometrías graficadas -grafías- de un origen que repite un mismo síntoma grafológico. Y ese síntoma es el pulso de la escritura y la escritura misma. Por otro lado, tal acto, en Katari, jamás está separado de la voz que ritma los movimientos del cuerpo hablante. Es por eso que, para concluir, comparto el poema prólogo de Khunawi (fig. 14) en la métrica del hai-kai:

Puse mi vida
En la pampa de piedra, alta, conmovida.

Donde no falta
Un poco de cielo que al Silencio exalta

Y cada gota
De sangre del Trabajo
Es una nota.

 

Notas

* Magister en Literatura Latinoamericana. Escritor, editor e investigador de literatura y artes. Universidad Católica Boliviana "San Pablo".

Contacto: alancastroriveros@gmail.com https://orcid.org/0000-0002-6250-9000

1 Avance de la investigación en torno a la obra del artista plástico y escritor Pablo Iturri Jurado.

2 Actualmente, este centro educativo de maestros lleva el nombre de "Escuela Superior de Formación de Maestros José David Berríos de Caiza D".

 

Referencias

1. Barthes, Roland (1986). “Erté o Al pie de la letra”. En Lo obvio y lo obtuso (109-132). Trad. de C. Fernández Medrano. Buenos Aires: Paidós.

2. Didi-Huberman, George (2009). La imagen superviviente. Historia del arte y tiempo de los fantasmas según Aby Warburg. Madrid: Abada. Trad. de Juan Calatrava. Madrid: Abada.        [ Links ]

3. Katari, Ramún (1944). El amawtta. La Paz: Kollana.        [ Links ]

4. Kuon Arce, Elizabeth, Rodrigo Gutiérrez Viñuales Ramón Gutiérrez y Graciela María Viñuales (2009). Cuzco-Buenos Aires. Ruta de intelectualidad americana (1900-1950). Lima: Universidad de San Martín de Porres.

5. Latino, Román (1925). Sombras de alas. Oruro: Biblioteca Argos.        [ Links ]

6. Medinaceli, Carlos (2012). “Uno de los más altos valores del andinismo: Gamaliel Churata está en La Paz”. Entrevista a Gamaliel Churata, La Mariposa Mundial (19/20), 33-35.

7. Ortiz, Rodolfo (2016). “[Nota a la revista Argos]”, La Mariposa Mundial, 23/24, 34-35.

 

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons