SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número2HIPNOSIS APLICADA AL DOLOR CRÓNICO EN LA MIGRAÑATERAPIA FAMILIAR ESTRUCTURALISTA APLICADA A UNA FAMILIA CON UN HIJO CON AUTISMO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Ajayu Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología UCBSP

versión On-line ISSN 2077-2161

Ajayu vol.13 no.2 La Paz ago. 2015

 

ARTÍCULO ORIGINAL

 

RELACIÓN ENTRE LA PERCEPCIÓN DE LA RESILIENCIA Y LA AUTOESTIMA EN NIÑOS DE 10 A 12 AÑOS DE COLEGIOS PRIVADOS Y PÚBLICOS DE LA CIUDAD DE LA PAZ

 

RELATION BETWEEN PERCEPTION OF RESILIENCE AND SELF ESTEEM IN CHILDREN 10 TO 12 YEARS OF PRIVATE AND PUBLIC SCHOOLS IN LA PAZ

 

 

Daniela Rossi Mercado *

Universidad Católica Boliviana “San Pablo”

 

 


RESUMEN

Esta investigación busca indagar la relación entre la resiliencia y la autoestima. Fueron utilizados dos instrumentos que permitieron medir las variables de estudio a una población total de 298 niñas y niños, entre 10 y 12 años de edad de escuelas privadas y públicas de la Ciudad de La Paz.  Los resultados obtenidos indican que tanto para los participantes de escuelas privadas como de escuelas públicas, si bien las variables autoestima y resiliencia no tienen correlación significativa, el ambiente en el que los niños se encuentran, sus vivencias y la influencia de las personas determinantes, parecen ser algunos de los factores que marcan diferencias dentro de esta relación.

Palabras Clave: Resiliencia, autoestima, educación, género.


ABSTRACT

This research seeks to investigate the relationship between resilience and self-esteem. They were used two instruments to measure variables allowed a total population study of 298 children between 10 and 12 years of private and public schools in the city of La Paz. The results indicate that both participants private schools as public schools, although self-esteem and resilience variables have significant correlation, the environment in which children are, their experiences and the influence of the determinants people seem be some of the factors that make a difference in this relationship.

Keywords: resilience, self-esteem, education, gender


RESUMO

Esta pesquisa visa investigar a relação entreresistência e auto-estima. Foramutilizados dois instrumentospara medir variáveis permitiu um estudo população total de 298 crianças entre 10 e 12 anos de escolas públicas e particulares na cidade de LaPaz. Os resultados indicam que ambos os participantes escolas particulares como  escolas públicas, embora variáveis auto-estima e resiliência têm correlação significativa, o ambiente em que as crianças são, suas experiência sea influênciados determinantes pessoas parecem ser alguns dos fatores que fazem a diferença neste relacionamento.

Palavras-chave: resiliência, auto-estima, educação, gênero.


 

 

I. Introducción

Los avances de la sociedad en las tres décadas finales del siglo XX  y en lo que va del nuevo siglo, han estado marcados por una dinámica de constantes cambios.

En efecto, la tecnología, la economía, la política  y la ciencia entre otros, han evolucionado dando paso así no solamente al desarrollo en cada área sino también a las dificultades de adaptación que esto conlleva.  Las personas han evolucionado paulatinamente con estos cambios y necesitan día a día nuevas estrategias para poder sobrellevar los retos de la vida cotidiana creando, asumiendo y adoptando distintas maneras de comportarse y responder a su entorno de manera saludable (González y col., 2009).

Es así, que en las personas estos cambios se ven inscritos en las diferentes maneras de confrontar situaciones, en los cambios de valores, en la aparición de nuevas formas de educación, de maneras de ver este contexto que está evolucionando a su vez en nuevas maneras de comportarse. La psicología también está experimentando cambios para obtener información acerca de la evolución de dichas conductas y proponer nuevas herramientas que permitan a cada persona sobreponerse a las dificultades diarias del entorno y llevar estilos de vida adecuados (Álvarez, 2008).

Las diferentes ramas, como ser la psicología social, la del desarrollo y la psicología educativa han  tomado principal atención a estos fenómenos, logrando adaptarse a los problemas actuales y buscando entender los diferentes fenómenos contemporáneos. (González Arratia y col., 2009).

En este contexto tan dinámico, dos de las herramientas principales necesarias para sobrellevar las dificultades del día a día son la autoestima y la resiliencia. La autoestima, definida como la valoración que una persona tiene de sí misma, ya sea positiva o negativa o, en otras palabras, el nivel de aceptación de las características de personalidad (emociones que asocia y las actitudes que tiene respecto de si misma dentro de su ambiente) que estructuran a una persona en su entorno (Brinkmann y col. citado por González y Méndez, 2006).

Según González (2011), la autoestima es un elemento básico para la formación personal de los niños dado que de esta depende su desarrollo en el aprendizaje, su buen relacionamiento con el entorno y la construcción de su felicidad. Es así que cuando un niño adquiere buena autoestima se sentirá competente, seguro de sí mismo y valioso. Además, se comunicará de manera fluida y logrará construir relaciones sociales adecuadas (Aldana, 2012).

Al contrario, un niño con baja autoestima no confiará en sus propias habilidades ni en las de los demás por lo que tendrá tendencia a sentirse inferior a otros comportándose de manera tímida y critica, mostrará poca creatividad siendo más propenso a  desarrollar conductas agresivas y aislamiento social (Aldana, 2012).

Por su parte, la resiliencia es el resultado de la combinación y/o interacción entre los atributos del individuo (internos) y su ambiente familiar, social y cultural (externos) que lo posibilitan para superar el riesgo y la adversidad de forma constructiva. La resiliencia es entonces dinámica ya que, al interactuar las influencias del individuo y su ambiente de manera recíproca, permiten una construcción sana del desarrollo del individuo y un ajuste social positivo a su entorno (González Arratia y col., 2009).

Se puede decir que la resiliencia es algo relativo que depende del equilibrio dinámico de factores personales, familiares, sociales, además de los momentos del ciclo vital en los que la persona se encuentra pero también especifico al estar generalmente determinado a áreas precisas de adaptación psicológica. La adaptación positiva implica, a pesar de la exposición a la adversidad, una progresión evolutiva a medida que van surgiendo vulnerabilidades y nuevos apoyos (González Arratia y col., 2009).

La resiliencia se encuentra entonces relacionada estrechamente con la salud. González Arratia (2009) define como salud el estado resultante del equilibrio dinámico del cuerpo, la mente, y el ambiente natural y social. Los seres humanos precisan de elementos para mantenerse en ese estado de equilibrio dado que, cuando uno de estos no tiene la calidad y cantidad adecuada, aparece la necesidad traducida en el desequilibrio. Este genera acciones para corregirlo y así restablecer el equilibrio inicial. La definición precedente  de salud, denota cierta similitud con la definición de resiliencia: tanto la salud como la resiliencia precisan de equilibrio dinámico para poder generar adaptación positiva. Por lo tanto, se puede decir que la resiliencia es un elemento que influye en la salud de la persona.

Al ser estos dos elementos dinámicos y depender no solamente de la persona sino también del ambiente en el que se encuentran, pueden y son utilizados o no de distintas maneras de acuerdo a los factores ambientales pero también en relación al estadio del desarrollo de las personas. En el caso de los niños, que pasan la mayor parte del día en las escuelas obteniendo de estas no solamente los conocimientos formales que deben ser impartidos, sino también conocimiento informal que llegan a ellos a través de la interacción social que tienen tanto con sus pares como con sus profesores y personal administrativo. En otras palabras, dentro del ambiente educativo los niños desarrollan habilidades cognitivas y motrices pero también se desarrollan social mente conllevando esto a su desarrollo emocional (Duque, 2006).

Para Muñoz y De Pedro (2005), la mayoría de los niños encuentran en su entorno familiar y en los contextos en los que viven las condiciones de protección y los modelos que necesitan para desarrollarse tanto cognitiva como emocionalmente y así utilizar esos mecanismos para enfrentar las dificultades que surjan en su entorno. Se puede decir entonces, que los niños toman a la escuela como uno de los modelos en su desarrollo y que, por ende, utilizan las habilidades que han desarrollado dentro de su entorno para enfrentarse a este. Por lo tanto, a partir de este entorno, los niños no solamente adquieren conocimientos  académicos sino también aprenden a interactuar socialmente (Muñoz y De Pedro, 2005).

El sistema educativo ha evolucionado en América Latina de manera notoria cambiando paulatinamente en el tiempo y logrando caracterizarse por la diferencia existente entre las escuelas públicas y privadas. El acceso a la educación pública y privada no tiene las mismas características ni ventajas. Existen pocas excepciones (como en el caso de Chile por ejemplo) pero en la mayoría de países latinoamericanos, se presume que la diferencia en cuanto a calidad en relación a establecimientos públicos y privados es significativa (León, 2007).

Es así que en los establecimientos privados se cree tener mayor calidad de educación dado que se cuenta con más recursos (mediáticos, tecnológicos, bibliográficos entre otros) para el aprendizaje. Por otra parte, las escuelas públicas se caracterizan en su mayoría por tener escasos recursos de apoyo para la educación por lo que se presume una calidad de educación inferior. Además, al depender del Estado de cada país, existen conflictos gremiales entre los maestros y las autoridades que dificultan la realización del calendario escolar de manera integral (UDAPE y UNICEF, 2008).

Si bien se han destacado diferencias entre estos dos tipos de establecimiento en relación a la educación formal que cada uno imparte, en ambos casos existen tanto dificultades como ventajas en relación al conocimiento informal adquirido en la interacción de los alumnos entre ellos y con los maestros. Situaciones cotidianas como el bullying afectan tanto a los agresores como a las víctimas que muestran tener bajos niveles de autoestima. Se han visto también episodios de agresión por parte de los maestros que dificultan el desarrollo adecuado de los niños. Estas son algunas situaciones presentes en el ambiente educativo en las que la autoestima de los niños se ve comprometida (Trautmann, 2008).

En conclusión, se puede decir que el ambiente académico permite a los niños desarrollar habilidades de socialización, cognitivas y motrices logrando así influenciarlos ya sea  de manera positiva o negativa y teniendo así consecuencias a diferentes niveles (cognitivos y emocionales) en estos. A futuro, los niños aprenderán bajo este ambiente a resolver las dificultades que su entorno les imponga a partir de las habilidades desarrolladas durante su infancia. Es por esto que, la presente investigación pretende analizar a esta población y poder obtener información que ayude a evitar o, en otro caso, promover nuevas maneras de hacer, en relación a la autoestima y a la resiliencia.

Mediante el diseño correlacional utilizado, se busca medir el grado de relación entre dos o más variables, en este caso entre  la resiliencia y la autoestima, por lo que se pretende contestar a la siguiente pregunta de investigación: ¿Cuál es la relación entre tener autoestima y resiliencia en niños escolarizados de 10 a 12 años que asisten a colegios tanto públicos y privados de la ciudad de La Paz?

I.1. Objetivos

I.1.1. Objetivo General

  • Determinar la relación existente entre la autoestima y la resiliencia en niños de 10 a 12 años de escuelas públicas y privadas de la ciudad de La Paz.

I.1.2. Objetivo Específico

  • Identificar las características de la resiliencia en función a los atributos internos, atributos externos y la empatía en niños de 10 a 12 años de escuelas privadas.
  • Identificar las características de la resiliencia en función a los atributos internos, atributos externos y la empatía en niños de 10 a 12 años de escuelas públicas.
  • Identificar el nivel de autoestima en función a las diferentes áreas de desenvolvimiento personal (Yo, familia, Fracaso, Trabajo Intelectual, Éxito y Afectivo Emocional) en niños de 10 a 12 años de escuelas privadas.
  • Analizar la interacción entre la resiliencia y la autoestima en niños de 10 a 12 años pertenecientes a escuelas privadas y públicas.
  • Identificar las características de la resiliencia en función a los atributos internos, atributos externos y la empatía en niños de 10 a 12 años de escuelas públicas.
  • Identificar el nivel de autoestima en función a las diferentes áreas de desenvolvimiento personal (Yo, familia, Fracaso, Trabajo Intelectual, Éxito y Afectivo Emocional) en niños de 10 a 12 años de escuelas privadas.
  • Analizar la interacción entre la resiliencia y la autoestima en niños de 10 a 12 años pertenecientes a escuelas privadas y públicas.

 

II. Método

II.1. Diseño y Características de la Investigación

El diseño que se utilizó es no experimental y descriptivo dado que no se manipuló deliberadamente ninguna de las variables por lo que únicamente se observó y midió las dos variables de estudio. Además de ser no experimental, la investigación se caracterizó por su carácter transeccional o transversal dado que la recolección de datos se realizó en un tiempo único para así analizar la incidencia e interrelación de las variables de estudio.  (Hernández, Fernández y Baptista, 2006).

Por último, se trata de una investigación correlacional por lo que busca conocer el grado de relación que existe entre dos o más conceptos, categorías o variables en un contexto particular.

II.2. Participantes

Los participantes fueron 298 niños y niñas entre 10 y 12 años de escuelas públicas y privadas elegidos por accesibilidad.

II.3. Variables

Las variables descritas fueron tres: La resiliencia definida como el resultado de la interacción entre atributos internos (funciones que se relacionan con habilidades para solucionar problemas), externos (posibilidad de contar con el apoyo de la familia y/o personas significativas para el individuo) y la empatía (comportamientos altruistas y pro sociales) que puede tener  individuo que lo posibilitan para superar el riesgo y la adversidad de forma constructiva (González-Arratia, 2007). La autoestima entendida como “una estructura cognitiva de experiencia evaluativa real e ideal que el individuo hace de sí mismo, condicionada socialmente en su formación y expresión, lo cual implica una evaluación interna y externa del yo, interna en cuanto al valor que cada persona le atribuye a su yo y externa en relación al valor que se cree que otros le dan” (González-Arratia, 2011).Por último, variables socio demográfico que fueron divididas en: tipo de institución, sexo y edad de los participantes.

A continuación se presenta la tabla de categorización de variables.

II.4. Instrumentos

Dos instrumentos fueron utilizados con el fin de medir las variables. Para la variable resiliencia, el Cuestionario de Resiliencia para Niños creado por González- Arratia el 2011  dividido en tres dimensiones: factores protectores internos, factores protectores externos y empatía y con una confiabilidad de Alpha de Crombach 0.9192 y la varianza de este es de 37.82%. La varianza se explica a partir de la composición factorial de tres dimensiones.

Para la variable autoestima se utilizo el cuestionario de Autoestima para Niños creado por González Arratia en 2011. El instrumento divide la autoestima en seis diferentes factores: El Yo que se refiere al sí mismo individual en forma positiva,  el factor Familia que implica la percepción que la persona tiene de los otros significativos en relación con el sí mismo; el factor Fracaso relacionado con la percepción de experiencias de fracaso o poco exitosas; el factor de Autoestima Académica o Trabajo Intelectual es la valoración que tiene el individuo sobre su ejecución en cuanto al trabajo de tipo intelectual en el ambiente escolar; el factor Éxito que se relaciona con la percepción del éxito personal, el cumplimiento de objetivos y el alcance de metas acompañado de sentimiento de bienestar. Por último, el factor afectivo- emocional que tiene que ver con la parte afectiva refiriéndose a la percepción de preocupación por parte de personas significativas (González-Arratia, 2011b).

La confiabilidad que este tiene es un Alpha de Crombach de 0.8090 y la varianza de este es de 28.5%  quedando así con un total de 25 reactivos.

 

III. Resultados

Los resultados obtenidos reflejan la percepción que tienen los participantes en cuanto a sus niveles de resiliencia y autoestima dentro de los diferentes ambientes académicos a los que pertenecen.

A continuación se presentan dichos resultados de manera comparativa con el objetivo de tener una visión más clara de las diferencias encontradas en las variables con respecto a los establecimientos educativos públicos y privados.

La tabla precedente muestra el coeficiente de correlación obtenido en relación a la autoestima total y a la resiliencia total a partir de los resultados de los participantes de escuelas privadas. El coeficiente obtenido es de .426, por lo que, considerando un margen de error de 5% se puede decir que dicha correlación no es significativa.

La tabla 4 muestra los resultados del estudio de correlación realizado entre la autoestima total y la resiliencia total a partir de los resultados obtenidos para los participantes de escuelas públicas.

A partir de estos, y considerando un margen de error de 5%, el coeficiente de correlación obtenido fue de .136 por lo que se puede decir que esta correlación no es significativa. Por otra parte, en relación a las variables de estudio y las variables socio demográficas  género y edad, en los dos tipos de establecimientos educativos, los resultados obtenidos se presentan a continuación.

Los resultados indican que tanto los participantes de género masculino como femenino pertenecientes a escuelas privadas cuentan con niveles altos de resiliencia total así también como niveles altos en los tres factores que mide la prueba (factores de protección internos, externos y empatía).  Es importante recalcar sin embargo que por más que los niveles de resiliencia en relación al género sean parecidos, el género femenino cuenta con niveles levemente superiores.

Los resultados en el caso de los participantes de escuelas públicas. Se puede ver que los niveles encontrados para los géneros femenino y masculino son homogéneos si bien el género masculino muestra percibirse como más resiliente. Es importante recalcar que, ambos géneros cuentan con niveles correspondientes a alto y medio alto según los resultados obtenidos.

Con respecto a la variable socio demográfica edad y la resiliencia en los participantes de escuelas privadas, los resultados se encuentran dentro del nivel alto para los tres rangos de edades y en relación a todos los factores analizados por la prueba. Es importante recalcar además que los niños de 10 años de edad parecen percibirse más resilientes que los de 11 o 12 años, en otras palabras, a medida que los participantes de escuelas privadas van creciendo, su percepción de la resiliencia disminuye.

En el caso de las escuelas públicas, los resultados son parecidos para los tres rangos de edad perteneciendo así en su mayoría al nivel medio alto con respecto a la resiliencia total. Es importante recalcar que, si bien la percepción de la resiliencia no parece cambiar significativamente durante los 10, 11 y 12 años, el factor empatía aumenta a medida que los participantes crecen.

En relación a la variable autoestima y los resultados obtenidos para las escuelas privadas, el género masculino tiene niveles de autoestima total mayores al género femenino que sin embargo tiene niveles más altos de autoestima en otros factores que mide la prueba, como ser el factor familia y el factor afectivo emocional. A su vez, el género masculino cuenta con niveles más altos en los factores yo y fracaso.

Los resultados para dicha variable en relación a los participantes de escuelas públicas muestran que el género femenino cuenta con niveles más altos de autoestima total así como en los factores yo, familia y fracaso. Es importante recalcar, que ambos géneros obtuvieron niveles medio bajos y bajos en el factor éxito.


Los resultados obtenidos en relación a la variable autoestima y la edad de los participantes pertenecientes a escuelas privadas. Se puede decir que, para los tres rangos de edades, los resultados tanto para la autoestima total como para los factores medidos por la prueba se encuentran en el nivel alto. Por consiguiente los resultados son estables disminuyendo levemente a los 11 años.

Por último, los resultados obtenidos para la variable autoestima y la edad de los participantes pertenecientes a las escuelas públicas se resumen en la tabla 8. Se puede ver que los resultados son similares en los tres rangos de edades en relación al factor intelectual, mientras que para el factor yo, a mayor edad, mayor es la percepción de los participantes. Con relación al factor familia, los resultados muestran que a menor edad, mayor es la percepción del apoyo de las personas del entorno cercano.

 

IV. Conclusión y Discusión

Se puede decir entonces que los datos obtenidos muestran variaciones no solamente entre la resiliencia y la autoestima sino también en la relación de estas con las variables socio demográficas tomadas en cuenta para la investigación.

Con relación a la variable resiliencia en las escuelas privadas, los resultados muestran que el género femenino cuenta con niveles más altos de resiliencia total y en relación a los factores de protección externos y la empatía, mientras que el género masculino obtuvo resultados mayores en cuanto a los factores de protección internos. Por último, en relación a la edad se puede ver que a medida que la edad de los participantes aumenta, la percepción que tienen de su capacidad de afrontamiento disminuye.

Por otra parte, los resultados de las escuelas públicas respecto a la resiliencia muestran que el género masculino cuenta con niveles más altos de resiliencia total además de niveles más altos en los factores de protección internos y externos mientras que el género femenino obtuvo resultados mayores en relación a la empatía. En el caso de la variable socio demográfica edad,  los participantes no muestran resultados diferentes en relación a la percepción que tiene de su capacidad de afrontamiento y su edad.

Los resultados indican en relación a la variable autoestima, que para las escuelas privadas, el género masculino tiene niveles ligeramente mayores de autoestima total y en relación a los factores Yo y Fracaso, mientras que el género femenino muestra resultados mayores  respecto a los factores Familia y Éxito. Para la variable socio demográfica edad se puede decir que si bien los resultados son estables se puede ver que a los 11 años, la autoestima disminuye ligeramente.

Con respecto a las escuelas públicas, el género femenino cuenta con niveles más altos de autoestima total y dentro de los factores Yo y Afectivo Emocional. El género masculino a su vez, obtuvo niveles más altos en los factores Familia y Fracaso. En relación a la edad y los diferentes factores es importante recalcar que, para el factor Yo, a mayor edad, mayor nivel de percepción positiva de uno mismo mientras que para el factor Familia, a menor edad, mayor es la percepción del apoyo de la familia y las personas significativas del entorno.

El análisis de correlación estadística realizado a las variables con respecto tanto a las escuelas privadas y públicas, muestra que no existe correlación entre la resiliencia y la autoestima.

Es posible que las diferencias en los resultados obtenidos tengan relación con tres variables socio demográficas: el ambiente, el género y la edad de los participantes.

El ambiente en el que los participantes están inmersos influye en la percepción que estos tienen acerca de las variables de estudio. Es importante recalcar sin embargo que si bien este incluye el tipo de establecimiento educativo al que asisten, la influencia de la familia y las personas relacionadas a ellos tiene también un rol importante. En efecto, otro de los factores que puede ser causante de la ausencia de correlación entre autoestima y resiliencia, es el estilo de crianza y el entorno familiar de los participantes. Un estudio realizado por López, Peña e Inda en 2008 muestra como los diferentes estilos de crianza (democrático, autoritario o permisivo)  influencian en los niveles de responsabilidad que tiene cada persona. Se puede decir entonces que la importancia del estilo de crianza y la estructuración que le dan los padres a cada ambiente, tiene una influencia importante en relación a como toman los niños o no las responsabilidades diarias.

La estructuración familiar también tendría incidencia en las diferencias encontradas en la percepción del género masculino y el femenino.  Vielma (2003) habla de cómo los estilos de crianza constituyen fuentes de bienestar psicológico en la socialización de género por lo que influyen en la salud mental de los niños y las niñas a todo nivel. Se puede decir entonces que, tanto los estilos de crianza como el ambiente familiar van a influenciar en la percepción que tienen niños y niñas de sí mismo  y de su entorno cercano.

Según Garcés (2006) una de las preconcepciones actuales en relación a la niñez y la adolescencia, está relacionada con que la juventud es una etapa marcada por la necesidad de autoafirmación, combinada con un notable sentido de inseguridad. En otras palabras, la construcción de la identidad juvenil es concebida como insegura, cambiante, frágil y fragmentada. Esta percepción entonces influencia a los niños y niñas a todo nivel y puede ser una de las causas de la variación de niveles de autoestima encontrados en estos.

Los resultados indican también diferencias entre la percepción de las niñas con respecto a la de los niños. El género femenino obtuvo resultados más altos en cuanto a la percepción que tienen del entorno y del apoyo de las personas cercanas, mientras que para el género masculino, los resultados fueron mayores en cuanto a la percepción de ellos mismos. Es posible que esto se deba a la constante influencia ambiental y de los medios respecto a la imagen corporal femenina, que desde muy temprana edad no solo crea expectativas sino también inseguridades en las niñas. Por otra parte, la imagen personal del género masculino es reforzada por el carácter machista de la sociedad (Conway y Bourque, 2007). 

La literatura referente a la resiliencia, indica constantemente que el hecho de ser mujer es considerado como una variable protectora mientras que el ser hombre representa una mayor vulnerabilidad de riesgo (González Arratia y Valdés- Medina, 2005) Este hecho permite considerar que a pesar de los cambios generados en el mundo en relación a la libertad de género y la creciente lucha de la mujer por su independencia, ella aún sigue mostrando conductas de sumisión y dependencia para sentirse segura y así enfrentar los problemas que se presentan. De la misma manera,  el hombre sigue siendo representado como deseoso de su independencia, que si bien se mueve en base a su ambiente no necesita de este necesariamente para enfrentar sus problemas (Lazarus y Folkman, citado por González Arratia y Valdés- Medina, 2008).

Por otra parte, las variaciones encontradas con respecto a la edad de los participantes están relacionadas posiblemente a la etapa por la que estos pasan. En efecto, las edades de 10 a  12 años son marcadas por la transición de la niñez a la adolescencia por lo que implican cambios orgánicos y nuevas formas de conducta, rompiendo así el equilibrio logrado anteriormente y dando inicio a nuevos fenómenos que comprenden el total de la personalidad (Moral, 2004).

Es posible entonces que estos cambios por los que los niños pasan en este rango de edad, expliquen la baja en niveles de resiliencia y autoestima a los 12 años. Además,  estos cambios en la personalidad de los participantes, pueden ser la razón por la cual muestran percibir de manera menos asertiva los factores relacionados con ellos mismos y la percepción de sus logros y fracasos. 

Según Parra y Oliva (2004), la etapa inicial de la adolescencia, es decir los doce años de edad, es la que incluye más cambios y tareas evolutivas como ser los cambios físicos a la pubertad, la desvinculación de los padres, el pasaje académico de primaria a secundaria, por lo que es razonable que durante esta etapa se encuentren los niveles de autoestima más bajos. Los autores añaden también que, a medida que los adolescentes van ganando autonomía, responsabilidad y aceptación, los niveles de autoestima mejoran.

Si bien los conceptos expuestos pueden ser parte de las razones por las que se obtuvo los resultados indicados, es importante recalcar que estas son solamente hipótesis y que existen sin duda más factores involucrados en esto.

 


 

Referencias

  1. Aldana. K. (2012). Programa de Apoyo a la autoestima para niños y niñas victimas de bullying. Tesis de grado digital. Universidad Rafael Landívar. Guatemala. Recuperado de: http://biblio3.url.edu.gt/Tesis/2012/05/42/Aldana-Karla.pdf
  2. Álvarez. J. (2008) Concepto de Psicología. Recuperado de: http://www.sisman.utm.edu.ec/libros/FACULTAD%20DE%20INGENIER%C3%8DA%20
  3. Conway. J., Bourque. S. (2007) El Concepto de Genero. Recuperado de: http://sociologia.sociales.uba.ar/programas/se/se337.pdf
  4. Duque. C. (2006). Conciliando el Aprendizaje Formal e Informal de la Lectura Emergente en Contextos Escolares. Revista Colombiana de Psicología. 125-129. Recuperado de: http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/psicologia/article/viewFile/1241/1799
  5. Garcés. A. (2006) Juventud y Escuela, Percepciones y Estereotipos que rondan el espacio escolar. Última Década (Online) vol. 14 núm. 24. Recuperado de: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-22362006000100004&script=sci_arttext
  6. González Arratia. N., Valdés- Medina. J., Zavala. Y. (2008) Resiliencia en Adolescentes Mexicanos. Enseñanza e Investigación en Psicología(Online) vol. 13 núm. 1 pp. 41-52 Recuperado de: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=29213104
  7. González Arratia. N. (2011) Resiliencia y personalidad en niños y adolescentes. Como Desarrollarse en Tiempos de Crisis. (1ª. Edición) México: Universidad Autónoma del Estado de México.
  8. Hernández. R, Fernández. C., Baptista. P. (2006) Metodología de la Investigación. México D.F: McGraw Hill
  9. León. A. (2007) Que es la Educación. EDUCERE artículos arbitrados, año 11 núm. 39.595-604.Recuperado de http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/20200/2/articulo2.pdf
  10. López. S., Peña. J., Inda. M. (2008) Estilos de Educación Familiar. Psicothema (Online) vol. 20 num.1 pág. 62-70 Recuperado de: http://www.unioviedo.net/reunido/index.php/PST/article/view/8624/8488    
  11. Moral. M. La Juventud como Construcción Social,  Análisis desde la Psicología Social de la Adolescencia. Revista Electrónica Iberoamericana de Psicología Social (Online) Recuperado de: http://www.psico.uniovi.es/REIPS/v3n1/art1.html
  12. Muñoz. V., De Pedro. F. (2005) Educar para la Resiliencia. Un Cambio de Mirada en la Prevención de Situaciones de Riesgo Social. Revista Complutense de Educación núm. 1 (Vol.16) 107-124. Recuperado de http://revistas.ucm.es/index.php/RCED/article/view/RCED0505120107A/16059
  13. Parra. A., Oliva. A. (2004) Evolución y Determinantes de la Autoestima Durante los Años Adolescentes. Anuario de Psicología Facultad de Psicología Universidad de Barcelona (Online) v. 35 num.3 pág. 334-346. Recuperado de: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1004524
  14. Trautmann. A. (2008) Maltrato entre pares o “Bullying”, una Visión Actual. Revista Chilena de Pediatría, Núm. 1, Vol. 79. 13-20. Recuperado de http://www.scielo.cl/pdf/rcp/v79n1/art02.pdf
  15. Vielma. J. (2003) Estilos de crianza, Estilos educativos y Socialización: ¿Fuentes de Bienestar Psicológico? Acción Pedagógica (Online) Vol. 12, No. 1

 

Artículo recibido en:
13/04/2015

Manejado por:
Editor jefe de Ajayu

Aceptado en:
25/05/2015

No existen conflictos de intereses


 

* Licenciada en Psicología de la Universidad Católica “San Pablo”
Contacto: danita_rossi@hotmail.com

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons