SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 número2Saqueos y autodefensa. Impacto social en chile post terremoto índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Ajayu Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología UCBSP

versión On-line ISSN 2077-2161

Ajayu v.12 n.2 La Paz ago. 2014

 

ARTÍCULO ORIGINAL

 

La psicología humanista: sus orígenes y su significado en el mundo de la psicoterapia a medio siglo de existencia.

 

Humanistic psychology: its origins and meaning in the world of psychotherapy to half a century.

 

Psicologia Humanista: suas origens e significado no mundo da psicoterapia para meio século.

 

 

(ENSAYO)
Edgardo Riveros Aedo*

Universidad Adolfo Ibáñez

 

 


RESUMEN

El artículo intenta dar cuenta del surgimiento de la Psicología Humanista en la década de 1960, destacando sus orígenes y características distintivas,  los objetivos de su nacimiento y evaluando sus logros, así como nuevos  fenómenos psicológicos descubiertos.  Se  describe  un nuevo paradigma emergente, conocido como Filosofía de lo Implícito creado por Eugene Gendlin, descubridor del Focusing. Finalmente se destacan los aportes de la Psicología Humanista que han perdurado  después de medio siglo de existencia.

Conceptos claves: Experienciación, significado sentido, autopropulsión, cuerpo significante.


ABSTRACT

The article attempts to explain the emergence of humanistic psychology in the 1960s, highlighting their origins and distinctive characteristics, the objectives of his birth and evaluating their achievements, as well as newly discovered psychological phenomena. An emerging new paradigm, known as Philosophy of the Implicit created by Eugene Gendlin, Focusing discoverer described. Finally highlights the contributions of humanistic psychology that have endured after half a century of existence.

Key concepts: Experiencing, felt sense, carrying forward, meaningful body.


RESUMO

O artigo tenta explicar o surgimento da psicologia humanista na década de 1960, destacando-se suas origens e características distintivas, os objetivos do seu nascimento e avaliar suas realizações, bem como os fenômenos psicológicos recém descobertos. Um novo paradigma emergente, conhecida como Filosofia do Implícito criado por Eugene Gendlin, Focando descobridor descrito. Finalmente destaca as contribuições da psicologia humanista que sofreram depois de meio século de existência.

Conceitos-chave: Experienciación, significado sentido, o corpo auto-propelido, significando.


 

 

La Psicología Humanista es el fruto de una revolución en el pensamiento filosófico y psicológico a la luz del quiebre occidental de la filosofía clásica y de una ciencia psicológica que, para inicios del siglo XX, resultaba empobrecida por las limitaciones propias de un paradigma racionalista y con predominio del contenido (1)para comprender los fenómenos psicológicos y humanos, conocidos y desconocidos para la época. Una revolución en el pensamiento generada en un siglo donde la civilización occidental queda cuestionada históricamente por las guerras mundiales del siglo XX y una nueva filosofía que aparece con nuevos horizontes conceptuales procedentes de la fenomenología de Edmund Husserl, y por el existencialismo de Sören Kierkegaard y Friedrich Nietzsche.

 

1. Contexto mundial en que nace el humanismo psicológico

            El mundo quedó sorprendido con el final ideológico del macro conflicto bélico de la Primera Guerra Mundial en 1919 cuando el término de la misma quedó zanjado por un golpe de estado en Alemania de inminente inspiración ideológica. Después de 25 años, la humanidad quedó atónita cuando la avanzada tecnología científica de la física moderna  pone fin al conflicto mundial en aquel fatídico 6 de Agosto del año 1945, en que se dejó caer la primera bomba atómica sobre la humanidad en Hiroshima. Desde entonces el mundo habría enfrentado el uso de armas nucleares que hacían inviable los conflictos bélicos, enfrentada a un tipo de guerra nunca antes vista, conocida como guerra fría, un conflicto en que se enfrentan dos modelos ideológicos excluyentes de sociedad por parte de las grandes potencias. El objetivo de la guerra fría no era ganarla, sino que evitar perderla, dado que el modelo más exitoso debía demostrar su superioridad.  Ambos sistemas estaban inspirados en una visión del hombre como un ser que debe conquistar la naturaleza y el universo a través de una civilización extremadamente desarrollada en lo científico pero profundamente inefectiva para resolver los conflictos en forma dialogada.  La humanidad se vio enfrentada entonces a una era de revolución cultural a nivel de un cambio y cuestionamiento de todo lo existente. El mundo llegó a necesitar de una Psicología acorde a un desarrollo histórico que permitiera a la sociedad buscar y dar solución pacífica a los conflictos entre nacionales, que ya no podrían ser resueltos tecnológicamente. Era necesario descubrir una nueva forma de concebir esta ciencia cuyo paradigma imperante hasta 1945 no tenía mucho que ofrecer frente a los grandes problemas que el hombre tiene con el hombre, dicho en palabras de Martin Buber (1878-1965). Espiritualmente, Occidente toma conciencia de su incapacidad filosófica y psicológica para comprender la  nueva dimensión de la guerra, la nueva interrogante de cómo resolver conflictos internacionales sin derramamiento de sangre. De este modo, el siglo veinte  vive en una guerra altamente tecnificada e ideológica desde 1919 hasta  la caída  del muro de Berlín en 1989.

Es necesario comprender al humanismo como un nuevo Paradigma, surgido simultáneamente  en USA y en Europa, después de Hiroshima, y sus implicaciones para la psicoterapia y la Psicología como una nueva ciencia que pretende integrar una concepción del hombre y del quehacer terapéutico pretendidamente más holístico, más filosófico, además de científico. Ello implicaba ir en busca de otras formas de conocimiento como la Filosofía, Religión, el Arte y la Magia como prácticas milenarias de curación física y metal.

Luego de describir lo qué es la  Psicología Humanista, haremos una evaluación del estado del arte de esta nueva Psicología que ha hecho importantes aportes en el fenómeno del diálogo y la liberación individual a través del proceso de cambio y la posible explicación del mismo y de la dimensión social, hasta ahora ignorada por el biologismo y el racionalismo de la época, así como  del trastorno psicológico conocido  tradicionalmente como neurosis.  A partir de esta nueva actitud crítica, es necesario destacar que mucho de ideología hay, precisamente, en el concepto de neurosis. En ella aparece un nuevo componente, contenido y acepción que llegó a complementar el término como una alienación de acuerdo a Erich Fromm. La neurosis comenzó a verse entonces como un modo subliminal de destruir la autenticidad, de condicionar el potencial humano que no se desarrollaba de acuerdo al individuo sino de acuerdo a la presión homogeneizante de la sociedad. A la luz de los hallazgos de Abraham Maslow que estuvieron directa o indirectamente conectados con el proceso de autoactualización junto a las experiencias cumbre, pudo constatarse  el descubrimiento de nuevos y   profundos hallazgos en el territorio de ser uno mismo.

La Psicología humanista es una revolución cultural  que obedece a una época de postguerra donde resurgió el ímpetu por vivir plenamente la vida ya que,  literalmente estábamos amenazados de muerte por la era nuclear. Habíamos llegado a un mundo con una paz en interdicto. Einstein había declarado que una tercera guerra mundial sería nuclear y que en una cuarta guerra mundial se usarían de nuevo sólo el arco y la flecha. Llegamos a un mundo tecnificado, que había enfrentado el holocausto, con una nueva esperanza de vida, con una fe racional en la paz mundial. En la segunda mitad del siglo XX, aconteció el resurgimiento mítico de una nueva humanidad que debía venir, una humanidad que asegurara la paz mundial y el desarrollo humano hacia la plenitud y la igualdad, de vernos como una humanidad que debía alcanzar una dimensión de hermanos como diría el gran juglar de la época, John Lennon, en su magistral obra de Imagine. Había surgido una nueva era, la época del anhelo dialógico entre hermanos. Todos los seres humanos éramos iguales e igualmente libres, sin importar la raza ni el credo religioso ni político. Se había abierto un espacio iluminado en el pensamiento y en la cultura mundial, llegábamos a la década de los sesenta, una década marcada por la agitación político-cultural, una agitación intelectual marcado por la antropología que nos enseñaba de  culturas diversas; la palabra cambio se erigió como una gran esperanza para transformar un mundo convulso (las revoluciones se habían diseminado en el extremo oriente, en África, en América Latina, es asesinado el presidente John F. Kennedy en Dallas, Estados Unidos y la Unión Soviética entran en la crisis de los misiles en Cuba, la Guerra de Vietnam se intensifica con la participación de Estados Unidos, Francia se convierte en potencia nuclear y comienzan sus pruebas en el Pacífico Sur, el Che Guevara es ultimado en Bolivia, la música de los Beatles se hace un fenómeno mundial, surge la Revolución de Mayo en Francia, la URSS invade Checoslovaquia, etc.)

 

2. Surgimiento de la Psicología Humanista

            La Psicología Humanista nace oficialmente en USA en 1962, cuando un grupo de psicólogos y pensadores progresistas de la época declaran su voluntad en desarrollar un enfoque nuevo que trascendiera los determinismos y la fragmentación de los  modelos vigentes del  Psicoanálisis y del Conductismo; el anhelo era entonces   desarrollar un nueva Psicología que se ocupe de la Subjetividad y la  Experiencia Interna, de la Persona como un todo, sin fragmentaciones como la conducta o el inconsciente, o la percepción o del lenguaje, sino que contemplar a la Persona como objeto luminoso de estudio, y asimismo,  desarrollar una nueva disciplina que investigue los fenómenos más positivos y sanos del ser humano como el amor, la creatividad, la comunicación, la libertad, la capacidad de decidir, el cambio terapéutico, y sobre todo, la autenticidad y el arte de ser uno mismo, porque de allí debía provenir el sentido de respeto y responsabilidad; desde ese núcleo del Ser,  puede surgir un camino del existir que sea sano o sabio, equilibrado y pleno, la autenticidad como un proceso de auto-aceptación y aceptación de todo lo que existe.

Este grupo de pensadores estaba constituido por singulares exponentes de una inquietud cultural nueva: Kurt Goldstein, Erich Fromm, Carl Rogers, Abraham Maslow, Fritz Perls, Rollo May,  Karen Horney, Aldous Huxley, Herbert Marcuse, y además  estaban integrando este grupo revolucionario del pensamiento contemporáneo, dos jóvenes psicoterapeutas, ellos eran Sidney Jourard y Eugene Gendlin, ambos de 26 años de edad, convirtiéndose en el primer presidente de la Asociación Humanística y  el futuro descubridor del Focusing, respectivamente.

La Psicología Humanística norteamericana es un   movimiento que acaba de  cumplir  los 50 años  de vida, habiendo revolucionado la escena contemporánea de la Psicología y sus frutos son hoy conocidos en el mundo entero, a partir de la formación de la Psicología Humanista en USA en 1962.

El humanismo psicológico del antiguo continente, en cambio, ha tenido una rama más filosófica que científica y sus expresiones provienen de la fenomenología existencial,  de pensadores Heidegger, Sartre y Biswanger. Sobreviene entonces la ignorada dimensión espiritual, es decir, la incorporación de la espiritualidad por parte de la Logoterapia fundada por Viktor Frankl, a la Psicología del Diálogo originada por Martin Buber, y en el nuevo continente, el fenómeno del sentido religioso de Paul Tillich. El humanismo europeo tiene una tradición más filosófica y teológica. De allí también que grandes pensadores de la altura de Friedrich Nietzsche y Sören Kierkegaard nos dejaran un legado a partir de  una profunda crítica a las raíces del pensamiento filosófico y teológico occidental, que dio origen a la sospecha que hacía derribar el franco vuelo de las certezas en el  pensamiento de lo verdadero y lo falso. Es fundamental incluir en esta revolución  a la corriente de pensamiento transpersonal que ha puesto en evidencia  las formas de conocimiento que surgen desde el individuo en el conocido fenómeno de ampliación de la conciencia,  uniendo la tradición oriental con los hallazgos experimentales, donde se ha manifestado una preocupación por la espiritualidad, la experiencias con la muerte individual y el hallazgo de la mente holotrópica  por parte de  Stanlislav Grof (1931).

 

3. La Psicología Humanista en Chile, América Latian y Occidente

            La Psicología Humanista es poco conocida y lo poco que se conoce en Chile no es exacto, siendo, por tanto, conceptualizada de un modo ambiguo lo que ha dado lugar al surgimiento de un sin número de prejuicios. La Psicología Humanista  ha tenido un espacio en la malla de la formación de psicólogos en la mayoría de las universidades chilenas y, sin embargo, es muy poco conocida por lo que es, siendo más bien por lo que no es. Con el propósito de esclarecerla, se revisará primero lo que no es.

La Psicología Humanista no es una corriente sistemática y coherente de Escuelas, por así decirlo, sino la expresión de muchos pensadores que queriendo encontrar un camino más cercano al hombre, se han atrevido a desafiar el statu quo de la academia y comenzado a actuar, creando y realizando intervenciones sobre la realidad psicológica que han tenido muchísimos aciertos. Podemos citar el caso de la Terapia Gestáltica de Perls, la Programación neurolingüística o PNL, el Focusing, Terapias sistémicas, Intervenciones de la Logoterapia y la aproximación experiencial enfocada en las emociones  de Greenberg.

En segundo lugar, la Psicología Humanística no es una corriente que deseche a  la ciencia como método de conocimiento, sino que toma el conocimiento también de otras fuentes distintas a las tradicionales. La así llamada Tercera Fuerza, como la llamó Abraham Maslow, su fundador,  ha abierto sus puertas de par en par para conocer al Hombre,  desde la Teología y la Religión porque la sabiduría acumulada en esas dimensiones  trata con el ser humano y su dimensión espiritual. Esta tercera fuerza busca en la Filosofía las conceptualizaciones necesarias para dar forma lingüística a fenómenos nuevos en la dimensión humana como la autopropulsión de Gendlin, la auto-actualización de Maslow, la individuación de Jung y términos usados por los actuales humanistas que interpretaron directa o indirectamente la denominada caída luminosa de Nietzsche, o la caída auténtica que acontece en el desarrollo existencial del individuo en el recorrido de la existencia individual. Es más, la Psicología Humanista es considerada como anticientífica o acientífica porque se inspira en el Arte universal, consultando a poetas y literatos sobre el fenómeno  conocido como el drama humano.

Los aportes de Rollo May (1909-1994) a la interpretación psicológica del arte desde un psicoanálisis existencial son una muestra de las muchas otras incursiones en el alma humana a partir de escritores como Dostoievski, Flaubert, Shakespeare, Joyce o Camus. La Psicología Humanista ha dado origen al acercamiento, emprendido mucho antes por antropólogos, hacia el conocimiento desarrollado en otras civilizaciones y culturas, extintas o vivas. Al alimentarse de otras fuentes del conocimiento como lo son las prácticas del chamanismo y las intervenciones sobre la energía espiritual,  al servicio del descubrimiento de sí mismo y del desarrollo de la armonía interna, conocidas hoy como Meditación, forma similares al Mindfullness. La psicología Humanista lo hizo desde una coherencia declarada en su fundación, al abrirse a otras formas de conocimientos además de la ciencia, dejando ésta de ser la única fuente para conocer y descubrir.

La Psicología Humanista ha sido impartida en la malla curricular (Pensum) de la formación del psicólogo en Chile desde 1970 en adelante, y lo que ha sido entregado a los alumnos aspirantes a psicólogos ha sido sólo algo muy general que ha quedado consignado a los movimientos de sus autores más emblemáticos como Abraham Maslow (1908-1970), el Enfoque Centrado en el Cliente de Rogers (1902-2987), la Terapia de la Gestalt de Fritz Perls (2893-1970) y sus derivados como la Programación Neurolingüística (Bandler y Grinder, 1970-1980) y, finalmente, la Psicología Transpersonal, iniciada en América Latina por el chileno Claudio Naranjo, quien junto al boliviano Ishazo, adaptaron el Eneagrama en Occidente.

El surgimiento de la Psicología Humanista como una asociación  mundial es un movimiento perteneciente al continente americano debido a la fuerte emigración europea de una generación de intelectuales  devastada por la segunda guerra mundial y por la persecución nazi. De modo que las raíces esenciales del movimiento humanista se encuentran en los cuestionamientos filosóficos extremos que habían hecho ciertos pensadores de renombre del viejo continente y que se situaban en una línea disidente del pensamiento académico oficial ya en los albores del siglo XIX (Kierkegaard, Pascal, Dilthey y Nietzsche).

El humanismo europeo nace en el período de preguerra a través de los pensadores fenomenólogos como Husserl, Heidegger, Ortega y Gasset, Merleau-Ponty por un lado, y del existencialismo por otro, representado por pensadores como Sartre, Unamuno, Camus, Marcel, y Saint-Exupéry.
De este existencialismo brotan pensadores que hablan de Psicología  desde la filosofía y desde la teología: Martin Buber, Viktor Frankl, y Paul Tillich, declarando que el ser humano es una criatura espiritual  y, dando cuenta de ello a través  de   fenómenos nuevos: otorgar un sentido al sufrimiento  por medio de la espiritualidad, por una postura espiritual más que  por una actitud mental. El milagro como cambio de rumbo existencial está ampliamente descrito en la obra de Paul Tillich (1886-1965) uno de los teólogos norteamericanos más influyentes del siglo XX. La dimensión espiritual y mística ha sido narrada y descrita en forma amplia por esta corriente. La psicología llegó a recuperar la perdida dimensión espiritual que los griegos entregaron a la religión, dejando a la filosofía sin espíritu y como consecuencia,  la psicología había nacido científicamente sin espíritu. Frankl tuvo el mérito de demostrar esta dimensión en los campos de concentración  por la que tuvo que pasar la humanidad a consecuencia de esta guerra ideológica altamente tecnificada del siglo XX. La guerra ideológica se apoderó de los hogares de la población civil del mundo y muchos países sufrimos la devastación, persecución, exilio y consiguiente quiebre de la convivencia nacional, surgiendo dos tipos de sociedad a partir de una nación. Las guerras civiles y los golpes de estado se sucedieron a lo largo del siglo (Revolución mejicana 1910, Revolución cultural China  1911, Revolución  Rusia 1917, Guerra civil Española 1936, la  Primera  (1914-1919) y segunda (1939-1945) guerras mundiales, luego los cuatro enfrentamientos de la guerra fría: La guerra de Corea (1951-1953) que terminó en la división del país en una Corea del Norte y otra del Sur, Guerra del Vietnam (1962-1975), la crisis de los misiles en Cuba (1962), la Guerra del Golfo (1991).

El humanismo europeo es decididamente filosófico, cuestionando las raíces mismas del pensamiento filosófico occidental marcado por el empirismo, quiebre iniciado por los filósofos  Kierkegaard y Nietzsche (Siglo XIX).

La Psicología Humanista  no es un sistema ni un pensamiento, sino más  un movimiento constelado, de connotados autores que tienen en común la ampliación de la ciencia, buscando el conocimiento de lo propiamente humano en otras disciplinas  (antropología, filosofía, la religión  y el estudio de la dimensión artística). Además de nutrirse de otras disciplinas, esta nueva Psicología intenta abarcar al hombre como un ser holístico y complementado a su contexto, legitimando la dimensión subjetiva a través de un nuevo objeto de la Psicología: la experiencia interna.

 

4. Las aspiraciones de la Psicología Humanista

            El humanismo en psicología aspiró a los siguientes nuevos conceptos que en sus 50 años de existencia, han llegado a conformar un nuevo Paradigma desde distintos ámbitos: lo común en la declaración de 1962 en USA era alcanzar una visión holística del hombre, integrarse a la sociedad con una metodología de investigación más amplia para estudiar a la persona humana, integrar todas las fuentes de conocimientos conocidos hasta la fecha, incluyendo a la teología, la filosofía, el arte y las prácticas del chamanismo. Una psicología que aspiraba a trascender las clínicas psiquiátricas y llegar al hogar de las personas. Se revisará en qué consisten estas tres nuevas dimensiones en este  nuevo modo de hacer psicología.

a. Visión holística del hombre

            La pretensión era concebir una disciplina que estudiara al hombre como un ser total, es decir, que la dimensión metal estuviese integrada a la conducta, así como a la espiritual. Estudiando a este ser como un todo no fragmentado (percepción, lenguaje, pensamiento etc.) La aspiración era trascender las dicotomías que habían caracterizado a la psicología tradicional (sujeto-objeto, sujeto y contexto, razón y emoción, razón e intuición, razón e inconsciente, mente y cuerpo, cuerpo y espíritu). Dicho en breves palabras, era concebir al ser humano como una sola unidad con su ambiente, tener presente que el ser humano es también una unidad en sí misma, es decir, somos biológicos y espirituales a la vez, somos estéticos y primitivos a la vez, somos proactivos y reactivos a la vez. Recobrar la subjetividad de la persona humana en el estudio de la Psicología era el gran sueño. Al final de esta discusión se revisará cómo se ha logrado esta pretensión durante los 50 años de desarrollo, a la luz de una sociedad globalizada como la actual y que no es ideológicamente sectaria como lo fue durante la guerra fría. Este primer aspecto se refería a qué conocer, y qué descubrir. El objeto de estudio de la Piscología Humanista fue entonces la Persona Holística, libre y total, sin reduccionismos ni fragmentaciones.

b. Una Psicología con rango de disciplina científica y también filosófica, podría constituirse en una ciencia superior del hombre

            Este aspecto se refiere principalmente al modo de conocer, debiendo hacer un positivismo metodológico que asegure no dejar nada fuera, trascendiendo la limitación de no poder medir lo inmedible, trascendiendo el límite de investigar según la selección ética del asunto a investigar. En esta aspiración se pretendía investigar lo urgente y dramático, aquello que es urgente para la humanidad y no aquello intrascendente y banal. Según el humanismo psicológico, la pregunta ética debe ser  trascendente cuando se habla de investigar en psicología y ello debe estar determinado por una priorización social libremente decidido por un investigador consciente de las necesidades de cada nación. La búsqueda del conocimiento debería ser en el mundo actual una búsqueda que tenga en cuenta el medio ambiente, el cuidado de la especie humana y de las demás especies del planeta. Medios y fines deben afinar un alineamiento que sea ecológico y humanizante.

En esta preocupación por el cómo investigar, debe anteponerse la palabra para qué  investigar en un sentido o en otro. La Psicología Humanista ha tenido importantes aciertos a través del concepto de ciencia de Carl Rogers, terapeuta que demostró científicamente que la empatía lograba producir  cambio terapéutico (2). Los trabajos de Leslie Greenberg es otra demostración que es posible investigar lo relevante y lo humano (3).

c. El conocimiento debía inspirarse ahora en variadas fuentes, más allá de la ciencia

La Psicología Humanística americana plantea en el año de su inicio la necesidad imperiosa de abrirse hacia otras disciplinas que también “saben” del hombre,  nutrirse de un conocimiento que provenga de otras formas de conocer, a saber: la religión, la filosofía, la magia y el arte. La naturaleza humana se trasluce en las sagradas escrituras, en la filosofía existencial y fenomenológica como es el caso de Kierkegaard (la angustia es un síncope de libertad). La sanación ha sido abordada por el chamanismo desde el inicio de la revolución neolítica (8 mil años atrás) y la naturaleza psicológica del ser humano es vista en el arte de Occidente desde Homero en su Ilíada (750 A.C.). El sueño en 1962 era construir una al alcance de todos, que trascendiera el ámbito psicopatológico, y que “sirviera” para comprender y mejorar la vida cotidiana, con una profunda crítica hacia la cultura occidental, considerándose que las raíces mismas de la sociedad eran fuente de enfermedad, por lo que se conoció en El malestar de la cultura (4),  siendo la civilización occidental  que había culminado por invadir e imponer su sistema de vida en  los tres cuartos del planeta a inicio del siglo XX, habiendo finalmente llegado a la actual globalización favorecida por  los grandes cambios tecnológicos.

 

5. Postulados filosóficos del humanismo

            El conocimiento nace de la experiencia humana (Dilthey, Husserl) y el ser humano es un ser-en-el-mundo (Heidegger), es decir una existencia que se hace al andar (Machado), al ser una existencia, el ser humano es un proyecto de mundo, una trayectoria responsable de descubrir y desarrollar su propio potencial auténtico y singular (Heidegger, Nietzsche), una caída desde el nacimiento hacia la muerte a través del concepto de caída luminosa (Nietzsche), el ser humano es un ser relacional (Buber). Eugene Gendlin fundador del Focusing ha elaborado un nuevo modelo para concebir al hombre, conocido actualmente como la Filosofía de lo Implícito.

 

6. Los nuevos enfoques y los nuevos fenómenos humanos descubiertos por  la psicología  humanista

            Los enfoques múltiples que nacieron del humanismo son los siguientes: El Enfoque Centrado en la Persona (C. Rogers), La Gestalt (F. Perls), La Programación Neuro Lingüística P.N.L. (Grinder y Bandler), El  Análisis Transaccional o A.T. (E. Berne) , El enfoque experiencial de las Emociones (L. Greenberg), Psicoterapia Experiencial y el Focusing (E. Gendlin), La Psicoterapia Sistémica, Logoterapia (V. Frankl). Todos estos enfoques hablan de un modo particular y altamente efectivo para hacer psicoterapia, sustentando su aproximación particular con una teoría y una práctica acordes. Las que han combinado su teoría con investigación científica son sólo  tres: Enfoque Centrado en la Persona (ECP), Psicoterapia Experiencial (Focusing), Enfoque Experiencial de las Emociones. Hemos legado un vasto conocimiento teórico en primera persona por parte de  Psicólogos de renombre mundial como Abraham  Maslow (teoría de la auto-actualización)  y  Sidney Jourard  (teoría de la autenticidad). Los enfoques que han decidido no ser científicos pero han sido de gran aporte a las prácticas de psicoterapia son La Gestalt, Análisis Transpersonal, la logoterapia, la Psicología Transpersonal, etc. La Psicología humanista podría entenderse también en torno a  los fenómenos que fueron descubiertos y desarrollados por los distintos pensadores, se hará un recorrido de las expresiones más significativas del humanismo en un orden de prioridad histórica, comenzando por el padre de la tercera fuerza, que fue como la denominó su propio autor: Abraham Maslow.

El proceso de auto-actualización de Abraham Maslow

Abraham Maslow denominó como La Tercera Fuerza a esta nueva psicología que nacía antes de la década de los sesenta, siendo considerado el padre de la Psicología Humanista ya que fue el primero en teorizar en el ámbito de la academia una nueva teoría del potencial humano. La auto-actualización o auto-realización del potencial humano lo condujeron a realizar estudios en las personas sanas pudiendo concretar su aporte de una Psicología sobre la dimensión sana del ser humano. Maslow sostuvo que Freud había escrito un compendio completo sobre la enfermedad psíquica y que la otra parte que faltaba era construir cómo eran las personas sanas. A partir de los modelos como Albert Einstein, Kurt Goldstein, Ruth Benedit y Max Wertheimer, estos tres últimos fueron maestros y amigos muy estimados y admirados  por Maslow. Al tener un cuadro completo del potencial humano, Maslow llegó también a ser uno de los  primeros en escribir sobre el ámbito transpersonal en sus escritos sobre la dimensión espiritual y los estados evolucionados del comportamiento ético. Siguió los estudios y escritos antiguos de Lao Tsé, distinguiendo el comportamiento altruista  del desarrollo del potencial humano. De este modo llegó a sus denominadas experiencias cumbres o sublimes (Peak experiencies).

Maslow es conocido en el campo laboral y educativo por su teoría de la motivación humana y por la teoría de la pirámide de necesidades. La psicología del SER o Toward a Psychology of Being (Maslow, 1968) tomó una primera dimensión para Maslow, trascendiendo el psicoanálisis y el conductismo con su idea de un potencial humano que viene en nuestra genética y otros elementos que se auspician en el aprendizaje de toda la vida, aspiramos a algo superior y ese algo está en nosotros mismos. Cuando Gendlin asistió a una de sus conferencias antes del encuentro del 1962, se quedó para conversar con el expositor después que la mayoría del público se había retirado. Gendlin alabó lo valioso de su enfoque y de sus ideas nuevas. Maslow le respondió que lamentablemente a nadie le importaba mucho sus ideas y que en el futuro sus ideas se olvidarían. Gendlin comenta que afortunadamente Maslow en eso se equivocó: hoy en día las ideas de Maslow son ampliamente conocidas y vigentes. En 1967 la Asociación de Psicología Humanista lo distinguió con el premio del mejor psicólogo del año.

Con su teoría de la auto-actualización, Maslow puso en el centro de la atención psicológica el problema del concepto de salud mental, un modelo de funcionamiento pleno de la personalidad y lo hizo en función de los estudios realizados por él mismo y de un proceso que también había sido desarrollado en forma paralela por Carl Rogers: el funcionamiento óptimo de la personalidad después de la terapia. La auto-actualización es similar también al proceso de individuación que nos propone Carl Jung que, en definitiva, es uno de los grandes ideales humanistas: el proceso de actualizar el potencial humano para ser uno mismo. Este fenómeno también ha sido muy desarrollado por autores como  Fritz  Perls y Sidney Jourard.

Se prosigue la exposición de acuerdo al orden histórico, cuando se publica en la Universidad de Harvard gracias a Allport la obra de Viktor Frankl, cuando la dimensión espiritual es incluida por aquel psiquiatra vienés que vivió y sobrevivió el campo de concentración debido a un fenómeno espiritual y no mental,  conocido como actitud noética.

La logoterapia de Viktor Frankl

Siendo un joven psiquiatra, Viktor Frankl (1905-1997) daba clases de psicología por la radio emisora de Viena, corrían los años previos a la llegada de los nazis a esa capital tradicional del ya lejano  imperio austro-húngaro. Teniendo la visa ya otorgada por el gobierno norteamericano para emigrar del suelo que lo vio nacer, decide, no obstante, quedarse en Viena y enfrentar con su familia de origen judío, el destino inimaginable que le aguardaba por la tragedia del holocausto. Decide quedarse en Austria, casándose con Tilly Gross, persona esencial en la transformación de Frankl. Llegado el momento de enfrentar el futuro que él había visualizado que vendría, Viktor es enviado  al campo de concentración con su padre y su hermano mayor. Su hermana menor se había refugiado en la embajada de Australia, mientras que Tilly fue enviada a otro campo de concentración.

Una mañana de  trabajos forzados y sometido a un clima extremo Viktor intentaba cavar una zanja. En medio de ese lugar  inhóspito tuvo una experiencia trascendente: mientras él miraba al cielo, un pequeño pájaro se posó entre la nieve, cuando se cuestionó qué sentido tenía estar allí y esperar a morir en cualquier momento cuando su destino dependía de los guardias. Viktor escribe entonces uno de sus mejores parajes en toda su extensa obra que se iniciaría recién en el año 1945. Entonces comienza su diálogo noetico con la trascendencia. Descubre lo que   verdaderamente es el amor como  acto creativo y dedica un sentido para su sufrimiento con el propósito de seguir viviendo, estableció a Tilly como su propósito para sobrevivir y verla y estar con ella cuando todo ese infierno haya terminado. Dentro de sí mismo estaba aconteciendo una nueva actitud: la proactividad, como un sufrimiento con un sentido otorgado. Desde esa actitud logró sobrevivir y ayudó a muchos a sobrevivir, de allí surgiría el diálogo íntimo con la trascendencia, el concepto de actitud de libertad y responsabilidad, así como el descubrimiento del humor como una alternativa al sufrimiento sin sentido. Desde el año 1942 a 1945, Viktor fue trasladado varias veces  de campo de concentración y pudo aplicar su incipiente logoterapia desde la naturalidad de la vida, desde una intuición salvadora hasta que llegó aquel día de mayo de 1945 cuando fuera la anhelada liberación. He aquí el  lamentable incidente que permitiría que el mundo conociera la futura logoterapia: Tilly Gross muere, atropellada por el descontrol de la multitud durante la liberación del campo de concentración donde ella había permanecido. El destino había querido que ella sobreviviera pero no para vivir junto a Viktor sino para morir el día de la liberación, paradoja común y natural al acontecer de un campo de concentración y también de la vida. Viktor se sume en una profunda depresión y recién cuando se acerca la navidad de ese año 45, dos semanas antes, se abre el tiempo para Viktor. Recopila lo que habían sido sus borradores, escritos en papel higiénico en el campo de concentración y con la ayuda de dos secretarias, escribe su libro que pasaría a la inmortalidad: El hombre en busca de sentido. Una experiencia de un psiquiatra en un campo de concentración. Dicho sea de paso este libro se transformó en uno de los libros más leídos por la humanidad.

Frankl había decidido seguir viviendo bajo un nuevo sentido: que la humanidad conociera lo que había descubierto él en esos años de sufrimiento, enterándose también de aquello que posteriormente sería conocido como la logoterapia y que, finalmente, la curación por la palabra espiritual tuviera lugar en las clínicas y recintos en donde la gente sufra. Frankl se preguntó Cómo enfrentar enfermedades o pérdidas que en sí producía el sufrimiento sin haber tenido ninguna relación con la infancia y con el pasado del paciente. Así, él introduce la dimensión olvidada por la filosofía en Occidente: la espiritualidad, además de la dimensión biológica y psicológica.

Usando la palabra como recurso, Frankl inventa la palabra paradojal y hace que el espíritu se distancie de la persona y responda las preguntas desde la sobrevivencia. En una ocasión, un paciente le narra al inicio de su sesión lo desgraciada que estaba su vida, su esposa lo había dejado, simultáneamente a ello lo habían despedido del trabajo y estaba solo en el mundo. Frankl se pone de pie y le pregunta a su paciente “¿No ha pensado Ud. en suicidarse?". El paciente de un modo automático se levantó de la silla y le respondió,  pero claro que no, no es para tanto”. En dos minutos de sesión había logrado poner en movimiento la fuerza necesaria para la vida en dicho paciente. Usando de la palabra para qué en lugar del por qué, Frankl logró crear sus técnicas de intención paradójica y de-reflexión. Afirmando al Futuro como único tiempo posible para vivir o construir, establece una psicoterapia centrada en el futuro del paciente. Creador de frases célebres como pocos psiquiatras y pensadores,  él nos legó un enorme material lingüístico;  por ejemplo,  dos que revelan gran parte de su Filosofía: “Me has quitado la libertad pero lo que no me puedes quitar es la libertad que yo tengo para asumir la actitud que yo quiera frente la pérdida de libertad que me otorgas” (dirigido a los guardias del campo de concentración), “el tiempo pasado es inútil porque el pasado no se puede rehacer ni deshacer, sólo el futuro es posible”. Recibió más de 40 galardones como Profesor Honoris Causa, partiendo por la Universidad de Harvard y siguiendo con las más famosas casas de estudios superiores europeas. Frankl fue un visionario y un fuerte defensor de la fuerza del espíritu. La Logoterapia o terapia del sentido se ha usado en el tratamiento de las enfermedades terminales y letales o en el cambio o transformación que debe hacer una persona después de un accidente en que su vida ha cambiado drásticamente. En el caso de las pérdidas, la logoterapia ha resultado ser una de las terapias más efectivas, por su especial trabajo con el espíritu y en la dimensión única posible: el futuro.                                                                                                                                     

En la vida de todos los días, en cambio, debido a nuestro condicionamiento lingüístico y científico del racionalismo imperante,  sufrimos doblemente con la pregunta del por qué, este mortificante por qué  nos conecta y nos transporta al pasado,  buscando las causas o encontrando a  los culpables de nuestra situación presente. Por el ontrario, se debe pensar en cambio al estilo de Frankl: ¿Para qué tengo esta pérdida?, ¿para qué me he enfermado? ¿Para qué tuve  dificultades en el colegio, en mi familia que me llevaron a estar en esta situación particular?   ¿Para qué nací  en esta  época y  lugar?  ¿Qué espera la Vida de mí?  La pregunta mágica inventada por Frankl no es qué espero yo de la vida, sino qué espera la Vida de mí. Necesitamos otorgarle un sentido al sufrimiento, otorgarle un significado  a la vida, ya que ella no nos puede decir por sí misma que tenga algún sentido.  El misterio  nos habla  si le preguntamos,  nos responde en medio de la oscuridad, iniciando así un diálogo con la trascendencia.  A partir del sentido que le otorguemos al sufrimiento,   podemos  proyectar nuestro futuro.

El sentido es el destino final de la misión personal,  según esta misión puedo ir construyendo mis estatuas (hijos, trabajos, relaciones, aportes, ayudar,   amar como sentido, etc.)  La plena realización en la  vida es aquel momento en que la muerte nos espera y nosotros llegamos cargados de estatuas y trofeos.  Estos son los  tesoros mejor logrados, siendo ellos  el puente a la autorrealización y  el vehículo para trascender.

El pasado es imposible, el futuro es lo único posible. En cambio, en la vida cotidiana sobrevaloramos el pasado, idealizándolo o condenándolo, siendo ambas formas un modo de mantenerlo vigente.   Nuestra vida es sólo una gota en el tiempo  y lo que vivamos debemos vivirlo significativamente,  mirando hacia el sentido, construyendo las estatuas que nos indiquen nuestros sueños,  vinculadas a  nuestras metas.  Nuestros sueños le otorgan sentido a nuestra vida.  En la oscuridad del sufrimiento  la vida pierde el sentido  pero al vivir  nuestro  sufrimiento con un sentido surge la luz.

Al enfrentarnos al sufrimiento y aceptarlo, nos salimos  de la unidad mítica del tiempo y del espacio para trascenderlo. Trascendemos la condición de víctimas o victimarios. El sufrimiento nos saca del tiempo, pareciera que no fuera verdad lo que nos ocurre, sin quererlo nos situamos por un momento fuera del tiempo, y al otorgarle un sentido al sufrimiento, podemos volver  a la aventura de vivir significativamente.    
La logoterapia tiene aplicación en el terreno de la psicoterapia especialmente en pacientes que han sufrido pérdidas afectivas y personales, pacientes con SIDA o cáncer, quienes son guiados hacia crear un sentido con la vida que les queda y desde el espíritu que puede crear lo incambiable. De igual modo, las aplicaciones de la logoterapia en el ámbito laboral y el desarrollo de la proactividad resulta ser una metodología muy efectiva y útil para la vida cotidiana. Frankl percibió a nuestra sociedad como debilitada por la falta de coraje y de espíritu, calificando a nuestra sociedad como vacía, apática y sin voluntad. Así como en Nueva York está construida la estatua de la libertad, en el extremo oeste norteamericano, decía Frankl,  debería construirse la estatua de la responsabilidad. Todos los humanistas, sin excepción se refieren a este tema, somos libres y responsables de los que hacemos y sentimos.

Viktor Frankl murió en  1997, estuvo en Chile en una única oportunidad, cuando habló en su conferencia aquel 8 de Junio de 1991 se percibió alguien que hablaba desde un corazón que había sufrido, ahora iluminado por sus propias de estatuas. Me imaginaba esa larga e infructuosa conversación entre Rogers y Skinner en torno a la libertad en mis años universitarios, qué pérdida de tiempo resultaba todo eso  frente a una realidad espiritual abismante: Frankl había descubierto la libertad en una cárcel inventada en el siglo XX: el campo de concentración, una fábula de la exterminación y de la sociedades controladas, gran oferta que nos hacía la sociedad científica de la época de la guerra fría.

La Gestalt y sus principales derivados: la programación neurolingüística y el legado transpersonal de Perls

Luego de haberse trasladado a Sudáfrica cuando Hitler asume el poder, Fritz Perls (1893-1970) llega al nuevo continente para vivir en Nueva York, creando la terapia de la Gestalt al desarrollar su instituto a partir de 1952, asociado al instituto Esalen en California en 1964.

Priorizando a su persona como el centro de descubrimientos acerca de un psicoanálisis revisado, Perls se somete a un análisis con  W. Reich y su postura se vuelve  rupturista respecto al modelo de una sociedad racionalista y fragmentaria como la que le tocó vivir. Del mismo modo, su postura personal es radical en torno a la ciencia y a la religión, la primera por ser parcial y muy limitada y la segunda por considerarla una fuente de neurosis y enfermedad. Su anti-cientificismo y ateísmo le llevaron a una actitud de legitimar nuestra naturaleza instintiva y sabia a través del concepto de Gestalt. La Gestalt está en la naturaleza, su movimiento es permanente, toda insatisfacción o el sentirse mal abre inmediatamente una Gestalt que busca desarrollarse y desafiar al individuo para un nuevo paso hacia al crecimiento, hacia el auténtico ser  de uno mismo. Al igual que Goldstein, Perls pensaba que todo organismo tiende a una totalidad y a una auto-regulación, así como Maslow también nos habló de una auto-actualización, todo organismo busca completarse a través de una regulación organísmica. De la insatisfacción se alcanza un estado de conciencia mayor, el awareness, luego una excitación y luego el reposo. Para lograr su salud, el individuo debe mirarse hacia adentro y debe superar aquel estado de vivir en función de las expectativas ajenas, sólo apostando por su propia experiencia la persona puede apartarse de este prejuicio de ser normal, igual a los demás o conforme a los demás. Aquí surge una nueva forma que reitera ser uno mismo. Y para ser uno mismo debe mirarse hacia adentro, poniendo en duda todo aquello que se ajusta y se esfuerza por dejar contentos a otros. Perls es fiel a sí mismo y toda su teoría es un canto rebelde y desafiante para ser uno mismo. La actitud gestáltica es no mentirse, no caer en la redes de la condescendencia ajena y acercarse a la auto-regulación y buscar así,  vivir de acuerdo a lo que esté bien para uno. Una regulación organísmica nunca será destructiva hacia a otros, sino que será auto-afirmante y con esa autoafirmación se enfrenta el primer paso de la autenticidad: decidir por lo verdadero hacia uno mismo. Siguiendo el principio de vivir en el aquí y ahora, el individuo confiaría mucho más en sus propios sentidos y percepciones, dejándose sentir. Este fenómeno de dejarse sentir versus aquel mandato racionalista de dominar las propias emociones y controlar los propios instintos es un acto revolucionario para la época. Hoy en día es muy común escuchar a la gente en estos términos, “hay que dejarse fluir”, “hay que dejarse sentir”, “hay que poner atención a lo que realmente se siente y actuar de acuerdo a ello”. Este  es un evidente aporte de la Gestalt al estado de interacción actual entre los seres humanos. Antes de Perls, estas exclamaciones serían anacrónicas, donde todo debía ser razonado antes que sentido para entonces decidir ir a la acción. Después de la muerte de Perls, desde la gran mayoría de la juventud de la época, mucha de esa juventud constituyó directa o indirectamente una generación hippie, y mucha gente que admiró y siguió a la revolución de las flores estaba inspirada también en Perls. A sus funerales (1970 en USA) concurrió un gran público, un público pacifista y soñador que admiraba la revolución de las flores y lloró la despedida del gran revolucionario pensador. LaPsicología había trascendido el ámbito académico.

Según la Gestalt, el ser humano ha vivido cumpliendo las expectativas, deseos y mandatos de otros, haciendo así una Gestalt incompleta. La neurosis sería un síntoma de maduración incompleta, provocada por huecos en la vida y en la experiencia; la persona sana se apartaría más de sus conceptos y prejuicios, confiaría más en los sentidos que integran su experiencia, la cual se da siempre en el aquí y el ahora. También en Maslow, el hombre auto-actualizado tiene una postura disidente con la sociedad.

Todas las religiones le parecían a Perls,  "crudezas inventadas por los hombres" y que estos debían tomar la responsabilidad de su existencia por su propia cuenta. La cualidad más importante de la Gestalt es su dinámica, la necesidad intrínseca e imperiosa que la Gestalt tiene de cerrarse y completarse, algo inherente a la naturaleza.

El hombre se ha vuelto fóbico al sufrimiento y a la frustración, cuando en realidad a través de la responsabilidad y del darse cuenta el individuo puede ir tomando el camino de su salud mental: ser él mismo y vivir en el aquí y ahora, centrase en su propio proceso de sentir y cerrar la Gestalt que naturalmente está presente en todo lo que existe. Al estar conectado con el presente, el individuo está más centrado en el cómo que en el por qué racionalista que busca en la explicación una ilusoria curación.

La Gestalt propone centrase en el aquí y  ahora (vocablos acuñados por Perls, para referirse al presente que fluye en el cambio permanente de aquel lejano filósofo griego Heráclito que vivió en los albores de la filosofía, 540 AC). La Gestalt es la completación natural a que todo individuo debe aspirar, ya que  en la naturaleza todo funciona como una Gestalt permanente.

La Programación Neurolingüística (PNL) y la línea transpersonal derivadas de la Gestalt

La sucesión de un autor como Fritz Perls no sería nada fácil, sobre todo por el vasto territorio descubierto, y porque sin ciencia no habría posibilidad alguna de investigar para conocer. Por lo tanto, se presentó el desafió de quién seguiría ese inmenso territorio. La Gestalt ha legado una herencia muy amplia y valiosa y entre ellas dos formas efectivas para producir el cambio: la primera es en el escenario del cambio terapéutico individual conectado a la dimensión espiritual y la totalidad de la existencia (corriente transpersonal dirigida principalmente por el psiquiatra chileno Claudio Naranjo quien fuera discípulo de Perls en el Instituto Esalen junto a Jack Downing y Robert Hall). La segunda es aquella del desarrollo de una técnica denominada Programación Neurolinguística (PNL). Se explicará esta segunda rama tecnológica desarrollada para después volver a Naranjo. Este desvío obedece sólo al hecho que el hilo central de exposición corresponde a los diferentes fenómenos descubiertos por el humanismo psicológico y por considerar  de vital trascendencia la dimensión espiritual, volveremos de lleno a esa gran dimensión, renegada y desconocida por la ciencia y por la psicología hasta ahora, considerada en la actualidad aquella dimensión  reconquistada por la Psicología Humanista. Volveremos a Naranjo y a la espiritualidad luego de conocer en forma apropiada a la invención más tecnológica creada por el humanismo para realizar el cambio terapéutico: la PNL.

Una segunda rama de sucesión en la Gestalt  es aquella que  desarrolló la conocida técnica de reformulación emocional conocida como Programación Neurolingüística cuyos autores fueron Grinder y Bandler en la década de los 70. Richard Bandler es un psicólogo y matemático que trabajó con Perls y conoció en forma directa el modo en que se desarrollaban sus talleres. En 1972 Bandler recopiló un valioso material y en conjunto con John Grinder se propusieron estudiar  el éxito de ciertos renombrados terapeutas tales como el mismo Fritz Perls y Milton Erikson, entre otros. Estas prácticas ejemplares resultaron ser modelos exitosos de comportamiento comunicacionales y emocionales. Utilizando los principios de la gramática generativa de Chomsky, realizaron un abordaje en la re-formulación de patrones lingüísticos y emocionales, y aplicaron estos principio al cambio de modelos conductuales producidos en la profundidad emocional llegando  así a descubrir principios de anclaje, re-modelaje de modelos, y el repattering neuro-hipnótico. Lo que de hecho hicieron los autores Bandler y Grinder  fue una  intervención  de  un  meta-modelo de comunicación.

El uso de la PNL se volvió muy amplio, desde trabajos en la psicoterapia individual, así como en la educación y en las organizaciones. El exitismo, como fenómeno de la época de los 80 en adelante, por efectos del mundo globalizado, ha hecho muy popular este abordaje que mezcla muy bien las reglas racionalistas de la lingüística y el trasfondo emocional de la profundidad organísmica.

La espiritualidad reconquistada por la Psicología: los estados alterados de conciencia, Eneagrama y la respiración holotrópica de Grof

Claudio Naranjo (1932) ha logrado constituir un  referente espiritual y de la ampliación de la conciencia en todo el hemisferio Occidental y lo suyo ha hecho Stanlisnav Grof (1931) desde la actual República Checa.

El Eneagrama es una tipología de la personalidad conformada por el ego y las pasiones humanas, que luego de  identificarse el propio tipo, podemos iniciar un camino consciente de desarrollo individual. Para algunos, el Eneagrama es un estudio oriental muy antiguo conocido por los  griegos y primeros cristianos y que fue usado para el conocimiento personal y para la superación de nuestro determinismo construido por las pasiones humanas y vicios encontrados,  representados en los siete pecados capitales.

El símbolo del Eneagrama fue presentado al mundo occidental por el armenio George Gurdjieff (1872-1949), quien después de recorrer el Oriente y de intentar varias veces fundar un instituto  de desarrollo espiritual de auto-conocimiento, llega a París en la década de 1930, y lo difunde para una práctica de crecimiento espiritual y de autoconocimiento y  para describir las posibilidades de desarrollo humano.  Al proceso de "auto-trabajo" a través del cual  los  individuos adquieren conocimiento sobre su propia naturaleza, Gurdijieff le llama también el  Cuarto  Camino, para diferenciarlo del camino del faquir, del monje y del yoghi. Este Cuarto Camino es aquel de la vida cotidiana del camino espiritual de autoconocimiento y de las propias emociones. En el Cuarto Camino, el estudioso no tiene que abandonar el mundo, puede ser un padre de familia que establece un sistema de vida sano. Gurdijeff  intentó fundar su Instituto en diversos lugares del mundo, finalmente fue en Paris,  tras varios intentos de fundación y luego de una larga trayectoria de viajes por el Asia oriental. El Eneagrama es por lo tanto un método recuperado de un cristianismo esotérico o de génesis crípticas que movimientos tales como  la Inquisición  habrían dejado en el terreno de la clandestinidad.

Óscar Ichazo  rescata el Eneagrama para América  cuando conociera a Gurdijef en el Oriente.  Claudio Naranjo conoce el Eneagrama a través de la visión iluminadora de Óscar Ichazo, llegando a constituir no sólo una tipología de la personalidad, sino también un catálogo de "comportamientos sanos" y "comportamientos insanos" típicos, es decir un verdadero camino hacia el desarrollo de uno mismo, un modus operandi hacia la espiritualidad.

Óscar Ichazo (1931) fue el fundador de la Escuela de Arica (establecida en 1968). La teoría del Eneagrama de la Personalidad de Ichazo (quien suele dar a la representación gráfica del Eneagrama el nombre de Eneagón) forma parte de un conjunto de enseñanzas más amplias que él acuñó con el nombre de  Protoanálisis y cuyo fin es la adquisición del Bien Supremo de la Iluminación y la Unidad con lo Divino. Ischazo identificó las nueve formas en las que el ego personal se fija en la psique durante el período temprano de la infancia. Para cada persona estas fijaciones del ego se convierten en el núcleo de una autoimagen en torno a la cual se desarrolla la correspondiente personalidad psíquica. A nivel emocional, cada fijación se encuentra reforzada por una pasión o pecado capital. Las principales conexiones psicológicas entre las nueve fijaciones del ego, quedan claramente expuestas a través de las puntas, las líneas y el círculo del eneagrama lo que ha sido ampliamente descrito en el libro de Naranjo Carácter y Neurosis (1996)

El trabajo  de Naranjo invita a un camino de autodiagnóstico personal como un proceso de autoconocimiento. A partir del descubrimiento del propio eneatipo, Naranjo ofrece un conjunto de propuestas basadas en trabajos psicoterapéuticos y meditativos desarrollado por sus investigaciones (meditación budista, terapia Gestalt meditación budista, laboratorio de terapias, el denominado proceso Hoffman, meditación interpersonal, rebirthing, constelaciones personales, etcétera). Existe una amplia aceptación y aplicación psicoterapéutica de la Psicología de los Eneatipos desarrollada por el Dr. Claudio Naranjo como una caracterología, especialmente en círculos gestálticos y de la psicología transpersonal  en varios países del mundo, especialmente en España, donde existe una Fundación Claudio Naranjo, desde donde él dirige y  organiza el Programa SAT  dirigido a la educación.

La antigua ilusión del hombre en que un autoconocimiento le permitiera el contacto con un nivel superior de pensamiento o de una realidad que está más allá de los sentidos se ve ampliamente realizada por estos pensadores de la espiritualidad. Ejemplo de ello es lo que ocurrió en el antiguo continente con esta tendencia hacia la espiritualidad o del acceso a otras realidades. Parece un sueño que, en Psicología podamos hoy en día, hablar de estos fenómenos como fenómenos naturales, he aquí otro logro de la Psicología Humanista, lo espiritual, el alma, el ser, lo parapsicológico es ahora un tema  posible de conversar en la academia científica, ya no es un anatema académico ni “cientificista” como resultó ser cierta época oscura de estudiantes, en que ni siquiera Viktor Frankl ocupaba un espacio en los medios académicos chilenos (décadas de los sesenta y setenta).

Stanislav Grof (1931) es uno de los fundadores de la psicología transpersonal y un investigador pionero en el uso de los estados alterados de conciencia con el propósito de sanación, crecimiento e introspección.  Grof recibió el premio VISION 97 concedido por la Fundación de Dagmar y Vaclav Havel, en Praga, el 5 de octubre del 2007.

Stalinlav Grof es conocido en particular por sus estudios pioneros del LSD y su efecto sobre la psique, el campo de estudio conocido como psicoterapia psicodélica. Basándose en sus observaciones, al investigar LSD y la teoría del trauma del nacimiento de Otto Rank, Grof construyó un marco de referencia teórico para la psicología pre  y perinatal, y para la psicología transpersonal en la cual viajes de LSD y otras experiencias emocionalmente poderosas fueron "mapeadas" sobre las experiencias fetales y neonatales. Con el tiempo, esta teoría evolucionó en una "cartografía" exhaustiva de la psique humana profunda.

Junto a Albert Hoffman, descubridor del LSD, Stanlisnav Grof estudia los estados alterados de conciencia, luego de haber conseguido su doctorado en medicina en la Universidad de Carolina de Praga en 1957. Diez años más tarde era nombrado Jefe de Investigaciones Psiquiátricas en la Universidad de Maryland donde realizó trabajos con Walter  Pahnke y Bill Richards. Grof descubrió, después de conocer en profundidad los estados alterados de conciencia, que tales estados pueden ser facilitados por fuerzas naturales del organismo, sin necesidad de utilizar agentes químicos. Ello gracias al descubrimiento de la respiración holotrópica, por ello es que a los estados alterados de conciencia, Grof los llama también estados holotrópicos. En 1973, el doctor Grof fue invitado al Instituto Esalen en Big Sur (California) y vivió allí hasta 1987 como estudioso residente, desarrollando sus ideas.

En 1977 fue Presidente fundador de la Asociación Transpersonal Internacional (International Transpersonal Association (ITA), y llegó a ser distinguido como miembro adjunto de la Facultad del departamento de Filosofía, Cosmología y Conciencia en el Instituto de Estudios Integrales de California, cargo que mantiene hasta el día de hoy. 

La Terapia de las Emociones de Leslie Greenberg          

  Seguidor de Laura Rice (5), Leslie Greenberg nació en el año 1945. Es fundador de la Terapia Enfocada en las Emociones, a partir de los primeros pasos de investigaciones para buscar los índices de efectividad terapéutica en la década de los setenta.

Greenberg se erige como una figura que representa junto con Eugene Gendlin (6), la generación de una visión humanista de la persona y del cambio terapéutico basados en un enfoque científico experiencial. Greenberg arroja una idea cristalina de lo que significa un solo y gran paradigma: la terapia experiencial orientada al proceso terapéutico. Greenberg y Gendlin  han construido sus teorías con la influencia del cuadro rogeriano completo, dándole una participación primordial a la Tendencia Actualizante de Rogers, sólo que Greenberg le llama  Tendencia al Crecimiento (Growth Tendency). Greenberg   ha sido reconocido por la comunidad contemporánea de la Psicoterapia Outstanding Early Carreer Award  de la Society for Psychotherapy Research (SPR)  y el  premio de Distinguished Carreer Research.  Greenberg vive en la actualidad, el momento de validación y proyección competitiva de dicho paradigma, fundamentalmente a través de la investigación y de su difusión hacia al exterior del enfoque centrado en la persona. El trabajo de Greenberg permite al lector hacerse una idea cabal de la importancia que ha tendido para el Enfoque   Centrado en la Persona y para la psicoterapia como disciplina mundial. Permite dimensionar la trascendencia de investigar al estilo del  maestro Rogers, cuidando la indestructible dimensión experiencial ante la metodología del positivismo científico. El lector podrá hacerse una idea detallada del modo terapéutico de trabajar con  las emociones básicas y secundarias adaptativas y desadaptativas, también entendiendo las ideas de Greenberg sobre el coaching emocional. Este brillante enfoque de las emociones permite ver el modo  creativo  de investigar en un delicado arte de hacer psicoterapia científica sustentada por los trabajos de  Greenberg.  Asimismo,  permite al terapeuta experiencial-emocional sentirse seguro como portador de un paradigma que sitúa a la persona como el centro y al terapeuta como una persona congruente  que escucha la profundidad experiencial de la  Otredad (Otherness).

La autenticidad de Sidney Jourard

            Uno de los grandes sueños del Humanismo en Psicología era el estudio y desarrollo de la autenticidad, con la pregunta central de qué es ser uno mismo. Sidney Jourard nació en Canadá en 1926, graduándose en la Universidad de Toronto obteniendo su M.D. en 1948 y logrando su doctorado en Psicología en 1953 en la Universidad de Buffalo.  Fue en la Universidad de Florida, donde Jourard desarrolló su teoría completa sobre el desarrollo de la autenticidad y de la auto-declaración, la expresión directa de los propios sentimientos son siempre muy saludables a toda relación. Enseñó y dirigió talleres de autoconocimiento en el Insituto Esalen. Sus libros más relevantes son:  Personal Adjustmen (1963), Disclosing Man to Himself (1968), The transparent Self (1971), Self Desclosure (1971) y Healthy Personality (1974).

Jourard pensaba que el camino hacia la autenticidad pasa por descubrir un lenguaje propio, un modo muy personal y único de ver y sentir el mundo. En su teoría,  él explicó el concepto de hechizo individual por parte de los padres que entregan inocentemente una versión determinada  del mundo y de las cosas, donde están incluidas las interpretaciones que ellos han hecho de la vida como un todo. El camino hacia la autenticidad consiste en ir descubriendo la propia interpretación del mundo, individualmente. Para ello se debe alcanzar un profundo segundo lenguaje (así lo denomina Jourard), ese lenguaje es tan personalísimo que se podría hacer de cada uno como persona un nuevo dialecto del idioma. Generalmente, cuando  decidimos qué hacer en nuestra vida profesional o marital, lo hacemos en función de la primera interpretación de mundo y por eso es que nos equivocamos respecto a la autenticidad de nuestra profesión muchas veces así como también en la elección de pareja.  Jourard tiene un revolucionario concepto que puede usarse para cualquier terapia que busca enfrentar el desafío de autoconstruirse. En su libro The Transparent Self habla del concepto de auto diseñarse y re-encarnarse nuevamente. Al enfrentar la depresión el individuo estaría invitado a morir, pero lo que Jourard alumbra es que el suicidio que ataca en un proceso depresivo, debe hacerse en torno a la versión que se tiene del mundo hasta ese momento, la versión equivocada de un yo inauténtico, el que se ha sido hasta entonces. Una vez rediseñado y en función del propio lenguaje, es decir, desde la propia significación de la propia identidad y de proyectos legítimamente propios, es que la persona podrá re-encarnarse en su propio cuerpo e iniciar una nueva vida. La re-encarnación con un nuevo yo más auténtico permite vivir una nueva vida, un nuevo rol, una nueva forma de amar y de ser uno mismo a través de un ser más auténtico que fundamenta su vida en su propia versión de sí mismo y del mundo.

Unir el concepto de ser uno mismo y ser sano es la ecuación del Humanismo, desde Heidegger, Nietzsche, May, Jaspers, Perls, Maslow hasta llegar al concepto de congruencia o autenticidad de Rogers. El Humanismo está en deuda con Sidney Jourard pues tal vez su sueño mejor logrado, el de la autenticidad, como lo veremos al final de este artículo, es el sueño que Jourard contribuyó fuertemente a las aspiraciones del humanismo. Jourard fue de esos psicólogos curiosos, auto-explorativos en sí mismo, tuvo el mérito de llevar a la investigación estos constructos que pudieran ser difíciles de ponerlos ante la metodología de investigación. Gran parte de su obra fue donada a la Biblioteca de la Universidad de West Georgia (Suzanne K. Durham) y en ese archivo se encuentran los manuscritos y las investigaciones más destacadas de la autenticidad desde que ocurrió su muerte accidental cuando reparaba su automóvil en 1974. Tal como se dijo anteriormente y se repite con vehemencia, Jourard fue el primer presidente de la Asociación de Psicología Humanista y que a pesar de su corta vida ha dejado un gran legado aún desconocido por sus alcances y aplicaciones, tal es el concepto de  reencarnación lo que se constituye en un gran puente de rescate del suicidio como fenómeno mundial (7).

La Psicoterapia del experienciar Eugene Gendlin, fundador de la Psicoterapia Experiencial, y Carl Rogers, fundador del Enfoque centrado en la Persona

            Eugene Gendlin nace en Viena en 1926, emigrando a USA a la edad de 12 años debido a su origen judío, realizando sus estudios en Filosofía, se acerca al equipo de Carl Rogers en 1953 hasta 1962. Desde allí funda su Psicoterapia Experiencial, la teoría de la experienciación, la teoría del cambio de personalidad, la construcción de significado que proviene de la experiencia corporal y en 1980 es mundialmente conocido al descubrir el Focusing como un método para entrar en la subjetividad del cuerpo. Escribe su obra culmine en el año 2004 Un Modelo Procesal donde propone un nuevo modelo para comprender la construcción del significado y el modo en que el cuerpo se constituye uno solo con su ambiente, desarrollándose la conceptualización y alcance de un nuevo compendio de fenómenos psicoterapéuticos: la sensación sentida, la autopropulsión, etc. Funda la Revista de Filosofía Psicológica de la Asociación Americana de Psicología (APA) y recibe de la APA el premio al mejor psicólogo del año en cuatro ocasiones (el último le fue otorgado en el año 2011).

La experienciación, o el experienciar 

           La interacción del hombre y su medio ambiente estaría dada en el concepto de experienciar, experienciación (experiencing) (Gendlin, 1962). En el cuerpo humano se conjugan los fenómenos de significación entre sucesos y  organismo (cuerpo significante equivalente al inconsciente para Gendlin), el trasfondo experiencial se manifestaría a través del concepto de significado sentido (felt sense). La construcción del significado proviene del ser auténtico y ese significado se abre a la interacción empática pudiendo explicarse el fenómeno del cambio en psicoterapia (Rogers y Gendlin, 1959). Dejando de lado el locus de control externo y colocando el foco totalmente en el interior del individuo.

Psicoterapia Experiencial,  Focusing y el Paradigma de Lo implícito

            La Psicoterapia Experiencial nace con un artículo magistral en 1964 titulado Una teoría del Cambio de Personalidad (Gendlin, 1964) (8), derivada de los trabajos de Gendlin con Rogers. El cuerpo humano y el ambiente, construyen un camino para asegurar una autenticidad para el cambio. Eugene Gendlin (1926)  creó la Filosofía del Implícito como una forma de describir y dar cuenta del modo en que los seres humanos construyen el significado a partir de la experiencia. Su concepto originario y que dio luz a la Psicoterapia Experiencial es el de experienciación (experiencing) (9).  Pero para Gendlin, esta experiencia está tomando vida  en un cuerpo determinado que es una entidad viva y pre-conceptual y cuya naturaleza es la interacción fundamental e ininterrumpida del cuerpo con su ambiente inmediato. El cuerpo está inmerso en el mundo y la experiencia de mundo se concreta en una matriz generadora de la significación dentro de  una interacción indisoluble con el contexto inmediato. A esta matriz interna de significados,  Gendlin le denominó signifiado sentido (felt sense), un término inventado por él, ya que en el lenguaje no existe una forma para nombrar este acto de poner atención consciente a una parte delmundo interno, para sensacionar y escuchar las miles de sutiles sensaciones que van armando el significado o una codificación de la experiencia por esta matriz denominada también sensación sentida, una especie de organización “re-ordenadora” del ser auténtico o del ser que se va construyendo por una simbolización exacta entre sentimientos y sucesos. Cuando los sucesos calzan con el sentimiento implícito del implicar, entonces ese suceso se transforma en un acontecer de nuestro ser.

            Básicamente no hay separación entre la “mente” y el “cuerpo”. El cuerpo siente las       situaciones de la vida y del cosmos, no es sólo cuerpo, no sólo mecanismos proyectados      en lo fisiológico. El cuerpo es un sistema cósmico. El cuerpo es interacción, no sólo    vida, sino una vida acerca de algo (Gendlin, 1996).  

           Si el cuerpo contiene al significado sentido y éste está interactuando con el ambiente de un modo imperceptible para las personas, entonces el ambiente es la otra mitad o la otra parte de las significaciones que se van haciendo en la propia condición de ser-humano-en-el-mundo. Esta es una forma de decir aquello que Ortega y Gasset decía en su famosa frase “yo soy yo y mis circunstancias”. Gendlin se inspira también en  Ortega, pero su pensamiento “corporal” viene  principalmente  de Merleau-Ponty,   cuando describe al ambiente como una extensión del cuerpo o carne como le llamara el filósofo francés.  

           Lo implícito es entonces lo infinitamente significativo que ocurre en esta interacción cuerpo-ambiente, hecho cuerpo consciente en una matriz como se le ha denominado a la sensación sentida,  así como en la interacción entre individuos y todo este mundo implícito en interacción es referible por la experiencia que está en el sistema total de la vida, en este cuerpo viviente y significante autopropulsadamente que interactúa con el Cosmos.  

           Es una sensación corporal, un sentimiento inquietante,  aunque implícitamente contiene lo que aún no has pensado o sentido (Gendlin, 1996).  

           Gendlin concibe al cuerpo como un generador autopropulsado de significado en interacción con el ambiente o contexto inmediato o situación concreta, de modo que el cuerpo llega a significar implícitamente los sucesos del mundo y los sucesos del mundo interior o de la experiencia, llevando dentro de sí un conocimiento, un registro fiel y sin categorías lógicas o ilógicas del acontecer. Este conocimiento proviene de un entramado implícito en que sentimientos, emociones, pensamientos, sensaciones son autopropulsadas de un modo pre-conceptual. Comentando a Merleau-Ponty,  Gendlin (1996)  dice:

            El cuerpo viviente tiene características que los filósofos anteriores (a Merleau-Ponty)  atribuían a la experiencia y a la existencia. El cuerpo se concibe no sólo como los  fisiólogos lo conciben, sino también como una “referencia” a hechos externos y de  modo todavía no preciso conceptualmente. Lo que más se suele recordar  de la obra de Merleau-Ponty es la afirmación  de que la experiencia es “confusa” y “ambigua”, todavía no tan nítida como los  conceptos científicos. Más bien la vida corporal es el proceso en el  que, surge tal conceptualización. Merleau-Ponty pretende que consideremos nuestro ser concreto corporal   como nuestra existencia.

            La existencia es equivalente a la experiencia para Gendlin y en esta experiencia se va construyendo esta significación de las infinitas interacciones que afectan y acontecen para un individuo diariamente o a lo largo de toda su existencia. El cuerpo es el propio ser viviente: la carne total y existencial.

            El contexto puede contener al cuerpo así como el cuerpo contiene al contexto, pero esta mutua implicación es referible a través de la felt sense.

Un Modelo del Proceso (Riveros, 2004) (10)

            A través de esta obra cumbre, Gendlin muestra cómo son los seres humanos, cómo  interactúan con el contexto construyendo su propio significado. Así, Gendlin está desarrollado el Paradigma de Lo Implícito. No es un filósofo que esté preocupado del origen ni del futuro, sino del modo en que son las personas, del modo en que hacen aquello que se ha conocido tradicionalmente como parte de la naturaleza esencial de ellas: la simbolización, es decir, la capacidad de crear símbolos.: Cómo es que se construye el significado de un modo no consciente,  cómo es que se simboliza sin pensar, sin utilizar ninguna de las funciones que nos habla el modelo tradicional del pensamiento. Gendlin habla de una simbolización que ocurre de un  modo implícito, de un  modo corporal. La creación del significado no es un proceso mental,  sino que un proceso corporal, vale decir, no es una operación mental como la inducción o deducción,  es un proceso pre-conceptual y organísmico de significación que proviene de la interacción esencial con el medio ambiente. Gendlin abandona el paradigma tradicional en que se concibe el pensamiento y la construcción simbólica como una facultad mental. Al salirse de lo tradicional, él plantea que la simbolización es una versión que el cuerpo crea de su interacción, como algo que fluye como un rio subterráneo que es la propia interacción ininterrumpida con el medio ambiente.

            Para realizar las distinciones claves de la significación, el fundador del Focusing nos habla de tres tipos diferentes de interacción cuerpo–ambiente.  El propio cuerpo vivencia al mundo a través de la interacción, es a través de ella en que el cuerpo llega a versionar el mundo. Esta declaración marca la primera preocupación del filósofo en los años 1962, cuando escribe su tesis doctoral, haciendo de la existencia un proceso del ser-en-el mundo, como una forma de dar cuenta del difícil y hasta ahora inaccesible mundo de lo subjetivo. No se debe olvidar que el título de esa obra era The Creation of meaning. A philosophical and psychological approach to subjetivity, lo que en español quiere decir: La creación del significado. Un acercamiento filosófico y psicológico a la subjetividad.

El Focusing como  método transversal en psicoterapia, una integración en la práctica de la psicoterapia: ¿Qué es el focusing?

            El focusing es una actitud para poner atención al modo en que el cuerpo muestra un proceso interno. Este método nace en 1982 con la aparición de un libro de bolsillo titulado Focusing. El cliente cierra sus ojos y comienza a “ver” una producción de imágenes que interactúan con la empatía del  terapeuta, produciéndose un cambio experiencial y una extinción instantánea de los síntomas desadaptativos y una autopropulsión de los procesos detenidos. Esta actitud no se quedó aislada en un enfoque, sino que Gendlin la integró a la psicoterapia en su preocupación por hacer un aporte al mundo de la investigación y la teorización en psicoterapia.

            Uno de los sueños desde  los  inicios de la psicoterapia científica en los años 40, era la de tener una sola ciencia psicoterapéutica para el siglo XX o XXI. A medida que fueron emergiendo diferentes modelos teóricos-prácticos, o diversas orientaciones o formas de hacer psicoterapia la monointegración se fue convirtiendo en una quimera: mientras más se adentró en un vasto mar de conocimientos de cada orientación en su quehacer particular, más se alejaba de la anhelada integración; asimismo, al acercase cada vez más a la integración a través del propio paradigma, más se alejaba la integración.      No obstante, lo que pudiese ser una quimera ocurre en el plano longitudinal de la teoría y de las metateorías, ya que de las 400 formas distintas conocidas en el mundo de la psicoterapia hay dos hechos que Eugene Gendlin nos invita al  mirar el fenómeno transversalmente:

  1. Los terapeutas en la práctica se parecen mucho entre sí cuando son de diferentes orientaciones. Y por el contrario, los terapeutas de una misma orientación hacen cosas muy diferentes entre ellos.
  2. El fenómeno de la psicoterapia como práctica posee formas similares en su acción, y esas prácticas aunque inspiradas en los modelos teóricos distintos, está aludiendo a los mismos fenómenos centrales de una sesión terapéutica.

La transversalidad terapéutica  es posible a través de las “Vías de Acceso”

            Eugene Gendlin nos habló de las “vías de acceso”, es decir, caminos que cada terapeuta usa para entrar en la sección significativa de la situación terapéutica. Cada terapeuta usa dos o tres vías de acceso y se familiariza con ellas, usándolas a diario y ellas le conducen a un fenómeno que al ser exitoso según los propios estándares del terapeuta, le permite  concluir que ha ocurrido algo significativo y efectivo, es decir, que hubo un movimiento o  un avance terapéutico.

La vía de entrada al proceso terapéutico llega a transformarse en  el estilo personal del terapeuta o en lo que se ha venido a llamar las variables inespecíficas del terapeuta.

Gendlin, quien ha trabajado por largos años en el entrenamiento a psicoterapeutas de  orientaciones distintas, ha ido realizando  un tipo especial de experiencia: trabajar con terapeutas de distintas orientaciones proporcionándoles algo que para muchos se fue volviendo una potenciación de sus estilos personales.    El uso de vías de acceso debe tener presente el fenómeno de la sensación sentida o hacer más experiencial la vía de acceso, a través de un desvío hacia la experiencia interna del cuerpo.

Aclararemos con mayor precisión, entonces, lo que es una vía de acceso y lo que es la sensación sentida:

La Vía de Acceso es la interacción que el terapeuta establece para entrar en un tema significativo para el cliente, lo que le permite conectarse con su problema o ir al encuentro de su preocupación. Al entrar en su relato, el cliente crea imágenes y esas imágenes singulares hacen al terapeuta llegar a crear una sensibilidad especial con ellas. Las vías de acceso son conocidas y corresponden a  un “modus operandi” del terapeuta de acuerdo a su modelo teórico particular. Por ejemplo, en una psicoterapia de inspiración Jungeana se usa una vía conocida como ensoñación activa, el conocido entrenamiento autógeno o también la desensibilización sistemática, en la hipnosis ericksoniana, en la asociación de ideas, etc. El terapeuta recibe una extraordinaria producción de imágenes personales de su cliente, y ese material es una oportunidad que puede ser usada para una mayor experienciación vivencial y corporal.

Mientras que con experienciación (Gendlin, 1962) se quiere decir, que el cliente puede explorar con mayor profundidad, al  conectarse  con sus emociones y las pueda  vivir, haciendo mayor contacto con su cuerpo.

Por otro lado, la sensación sentida es una instancia corporal y emocional que genera una significación muy novedosa. Si se establece un diálogo o una consulta o un acercamiento entre la vía de acceso y la sensación sentida, este acercamiento es precisamente el trabajo que Gendlin denominó el Focusing como método transversal.

 Focusing como Método Transversal

            Al relacionarse la vía de acceso como un estilo personal del terapeuta, éste podría ayudarse tan solo por un instante de una especie de “desvío experiencial”, haciendo una interacción conocida como Focusing.

1. Preservando el Modelo Teórico y el Estilo Personal del terapeuta: Este abordaje transversal permite al terapeuta de cualquier orientación mantener su modelo teórico-práctico y al mismo tiempo fortalecer su estilo personal.

2. Siguiendo el Ritmo Personal del Cliente: Los clientes también se relacionan por vías de acceso que a ellos le resultan muy familiar y de alguna forma menos defensivo. Hemos de presentar la seguridad y la relación de confianza con el cliente.

a) Mundo Intrapersonal: Se refiere al modo en que se están  relacionando las personas significativas, el modo satisfactorio o insatisfactorio que ellos les este ocurriendo en esta dimensión.

b) Trabajar sus sueños e imágenes: A muchos clientes hace mucho sentido hablar de sus sueños como un modo de tener más conocimiento o exploración de sus propias conductas, anhelos, frustraciones, etc.

c) Compartir Incidentes Críticos: El relato del cliente de sus incidentes críticos con la carga emocional o “experiencial” que ello implica

3. Uso del Focusing: El Focusing es un proceso de diálogo y contacto entre un referente concreto, un tema específico, y su correspondiente sensacion sentida respecto a ese referente. Este método terapéutico en su inicio fue creado por Gendlin en 1978, habiéndose utilizado en áreas que van más allá de la psicoterapia. Este método usa de la empatía para interactuar con el cliente, pudiendo facilitar una inter.-conexión entre el referente directo y el proceso progresivo de acercarse dialogando en la sensación sentida a través de imágenes corporales y sentidas, lo cual se facilita con los ojos cerrados aunque no es estrictamente necesario que así sea. Se verá a continuación qué es el Focusing y luego se mostrará un ejemplo sobre cómo podemos hacer un “desvío” desde la vía de acceso y por supuesto lo más delicado, cómo abrir y cerrar ese desvío, para volver a la vía de acceso habitual del terapeuta.

4. Etapas del Focusing y la Delicadeza para salir y volver a la Vía de Acceso: Lo central de este desvío experiencial es que el cliente ponga atención a su cuerpo y al significado o imágenes que le vienen en forma espontánea al dejar suspendido como pausa un tema en cuestión el cual no ha logrado profundizar hasta el momento con su terapeuta. Decirle, por ejemplo, al cliente que haremos una autoexploración “solo para sentir este asunto” y ver si ello nos permite conocer nuevas pistas sobre este tema.

4.1. Contacto Corporal: Pedirle al cliente que cierre los ojos y ponga atención a su respiración natural y al silencio interno. Respirar y comenzar a estar consigo mismo. Esto debe durar aproximadamente tres minutos.

4.2. Despejar el Espacio Interno: Permitir que el cliente, ya conectado con su respiración y su cuerpo, comience lentamente a mirar y sentir por dentro cada músculo que puede estar tenso como la postura de su cuerpo, la posición de sus manos, piernas, brazos, cuello, una mirada que le permita “estar mejor” que antes. Que pueda ver la distancia que queda así para sentirse mejor. Luego de respirar naturalmente, se le pide que solo mire o pase revista, o haga una lista de todos los asuntos que le han tenido ocupado ayer y hoy, al hacer la lista debe solamente colocarle un título a cada asunto para pedirle que ese asunto no lo va a atender por varios minutos y que más tarde volverá hablar sobre ellos. Dirigirlo gentilmente para que él pueda colocar cada uno de sus asuntos en un canasto imaginario a cierta distancia imaginaria de su cuerpo, todo esto debe hacerse con los ojos cerrados. Decirle que se le dejará en silencio por medio minuto para que él vea si algo más que sacar para poner en el canasto. Una vez que el cliente se siente atento y limpio respecto a todos los temas que decidió sacar y no atender por el momento. Se le indica respirar y sentir todo su cuerpo por dentro.

4.3 Contacto con la Sensación Sentida: En ese instante, entonces, se le puede guiar para que ahora se pueda ver en imágenes internas o sensaciones internas en el cuerpo, entre las caderas y el cuello y en la zona del estómago y el pecho, ver qué imágenes se viene espontáneamente cuando nos recordamos de este tema que íbamos a explorar cuando le pedimos que cierre los ojos, si el tema es “qué me pasa con este hijo”, cómo es eso de sentirse frustrado,  o enojado con alguien en específico. Aquí es importante referirse solo al título del tema, sin explicación ni interpretación ni formulación terapéutica del problema, sólo el tema con una voz suave y hablando en una complicidad con su vida interior. Es decir, preguntarse: “qué sensación o imagen me viene como esto de decir qué me pasa con mi hijo”…

4.4. Buscando un Asidero: Permitir que la imagen o el significado del tema para el organismo se haga corpóreo, se logre asentar o instalar en alguna parte del cuerpo. Por ejemplo, un nudo en la garganta, una presión en el pecho, un metal que atraviesa entre la boca y garganta, una presión en las muñecas de las manos, etc. Es bueno acoger la corporalización tal como se da, sin cuestionarla ni calmarla, sino iniciando una interacción con aquello nuevo que llegó. A veces es bueno preguntarle qué textura tiene ese cuerpo extraño o solo acompañar repitiéndole exacta y lentamente lo referido por el cliente, “Ah, una presión muy fuerte en el pecho”. Luego dejar que esa imagen cambie, “Ya no es una presión… es una ventilación de algo como una herida que es muy antigua…”. Dejar que vaya cambiando la imagen y acompañarla paso a paso. O bien, si el asidero cambia la presión se traslada al estómago, por ejemplo, simplemente acompañar diciendo: “Ah, ahora se instaló en el estómago, pareciera que allí se siente más acogida o más resguardada”.Si seguimos la imagen de la herida,  ello pudiese convertirse en una antigua herida que no cerró en su tiempo, no cicatrizó y es porque algo quedó inserto en la herida.

La persona puede llorar, puede tal vez desahogarse. El terapeuta sólo acompaña este delicado momento. Debe abstenerse en el entrar a intervenir en su estilo personal, aún no es el momento. Primero debemos cerrar el espacio experiencial y para ello debemos continuar con nuestra única herramienta más respetuosa y certera: la empatía.

4.5. Resignificando la Imagen: Este paso es trascendente antes de iniciar el cierre lento del proceso de Focusing. Siguiendo con el ejemplo: ya calmado  el cliente dice que está mirando esa herida que ya está limpia, que mágicamente se limpió y por ahora pareciera que le esta insinuando algo. “Que pareciera que ella solo quería que supiera que aún esa herida existía”.

El terapeuta puede acompañar y asegurarse que el cliente puede estar resignificando su proceso y con ello decirle por ejemplo, “ya sabemos que esa herida está allí, abierta, pero está limpia, ahora que nosotros hemos venido hasta aquí y lo hemos visto. Pareciera que ella está tranquila con sólo saber que tú sabes que ella está allí”. Si el cliente dice “sí, está bien saber esto que yo no sabía”. Entonces nosotros podemos cerciorarnos que no hay nada más que ver, y le preguntamos: “¿Y si miras alrededor de la herida y alrededor tuyo, hay algo más que tu veas o alguna imagen más que se aproxime a esta escena interna?”  Si dice que no, eso es todo. Entonces nosotros procedemos a manejar el cierre experiencial, con los ojos cerrados. Y si dice que sí, entonces es necesario hacer una re-significación de lo nuevo e integrarlo a la escena como algo más que apareció.

4.6. Bienvenida y Promesa: Es necesario que el descubrimiento quede protegido, intacto, sin que le inquiete ni le agite ninguna intervención, el sólo hecho de tomar contacto con aquella imagen que cambió y cuyo cambio ocurrió con una fuerte ingesta emocional, es suficiente para considerar que ha habido un movimiento y una re-significación experiencial.

El contacto con aquello que se descubrió debe asegurarse con una bienvenida o incluso con un abrazo interno o externo a esa herida, prometiéndole que volverá el cliente a verla o al tener contacto con ella. No debe prometerle que la curará, ni debe entrarse a la reflexión lógica o interpretativa, solo la bienvenida y la promesa del re-contacto serán suficientes para cerrar el Focusing Experiencial o el desvío experiencial.

4.7. Volviendo a la Vía de Acceso: Se pide al cliente que esté con los ojos cerrados y que luego de despedirse de su imagen con la promesa de volver, que respire y que se quede un instante en silencio consigo mismo. Luego de un silencio prudente (un minuto) se le dice que lentamente vaya regresando “aquí y ahora”, y que lentamente vaya abriendo los ojos. Una vez que haya regresado, el terapeuta puede sugerir un relato o interpretación que el cliente desee hacer de lo vivido. Se sugiere al terapeuta cuidar solamente de escuchar y hacerle un resumen empático. Puede dejar que el cliente termine la sesión con la tarea de escribir o pensar durante el periodo antes de la próxima sesión, si todo lo descubierto le hace un sentido diferente o sigue sucediendo lo mismo y que esto lo trataremos en la próxima sesión. Esto es lo recomendable para dejar que la sensación sentida continúe con su significación autónoma, la cual se descubrirá por un “modo de sentir” diferente a aquellos sucesos asociados a ella y que tienen relación personal con el tema explorado por el desvío experiencial al Focusing.

Aplicaciones del focusing

En Psicoterapia: Prácticas psicoterapéutica para agilizar y asegurar los procesos de cambio terapéutico trabajando desde la experiencia corporal. La elección del tema terapéutico, formas de evaluar la efectividad de las sesiones terapéuticas. La utilización del método Focusing en la práctica de la psicoterapia, aumento de la rapidez y efectividad del proceso.

En Educación: La utilización del focusing permite  asegurar el proceso de enseñanza aprendizaje a través de la comunicación focusing (comunicación experiencial de la empatía, la asertividad y la resolución bilateral de conflictos en la sala de clases). Entrenamiento de profesores para el manejo de conflictos en la sala de clases. Assessment y educación, asegurar y hacer experiencial la empatía para lograr una retro-alimenatación  crucial del proceso de aprendizaje.

Focusing Organizacional: Selección de personas para Organizaciones a través de una filosofía de respeto, certezas en el proceso de elaboración del perfil, entrevistas como encuentros, asesorando a los ejecutivos en el proceso de la elección del candidato óptimo, asegurando una inducción experiencial y realista. El focusing permite hacer experiencial y real una filosofía estratégica del Recurso Humanos.

Outplacement experiencial duelo laboral y búsqueda de un nuevo proyecto que realice a la Persona y la Organización. Concepto del lamento intercultural.   Capacitación experiencial enfocada a la solución de problemas. Diseño de nuevos negocios a través del TAE. Pensamiento estratégico: visionar y versionar experienciales del liderazgo.  Mediación y prevención de conflictos laborales entre personas y/o grupos.

Familia: Comunicación Focusing en que se prioriza a la persona detrás de los roles sistémicos, generando crecimiento y salud mental a través del Focusing Experiencial. Entrenamiento  experiencial de padres, hijos adolescentes, etc.

Arte: aplicaciones del Focusing al proceso creativo a través de aprendizaje de relación con la sensación sentida.

Intervenciones sociales: Mediación a través del Diálogo experiencial, buscando el encuentro y las soluciones  a través de la autenticidad y la empatía.

El Focusing al ser un método transversal puede ser entrenado, para ser usado por cualquier terapeuta de cualquier orientación, lo cual le permitiría al terapeuta ampliar su espectro de acción sin cambiar ni alterar su paradigma psicoterapéutico.

Carl Rogers y Eugene Gendlin: la subjetividad rescatada en el contexto

Valga este preciso momento para dejar establecido que Carl Rogers (1902-1987) tiene el mérito central, además de muchos otros,  de haber instalado en la psicoterapia el uso de la empatía como un recurso facilitador del cambio, provocando una revolución total en el modo de hacer psicoterapia hasta la década de los sesenta. Rogers eliminó el sofá, las notas, los escritorios y todo elemento que simbólicamente se interponga entre el paciente y el terapeuta. Cambió el nombre a esa persona que sufre y que se sienta frente a los terapeutas, dignificó la interacción que hoy une al terapeuta con estas personas, similares a ellos porque todos están bajo el concepto de personas en un balance horizontal de relación. Por ello es que se mencionará al final los méritos rogerianos en los avances del Humanismo en psicología. Por el momento volvamos a Gendlin.

Se retoma ahora al panorama histórico, es decir a lo que aconteció con la psicología humanista en cuanto a su aporte primordial a la psicoterapia: el uso y los alcances de la empatía, es decir, esa capacidad para destacar el contenido implícito del cliente en sus conversaciones con el terapeuta. ¿Cómo es que la empatía devino una actitud terapéutica y cuál es su extraordinario alcance como recurso terapéutico?         La empatía  nació para la psicoterapia a través del genio investigador de Carl Rogers, quien fue  el  fundador de un nuevo modo de hacer psicología y psicoterapia, el Enfoque Centrado en la Persona (ECP). En la experiencia terapéutica, Carl Rogers fue un gran artista de la psicoterapia que llevó a la empatía hasta los límites del territorio de la subjetividad que Gendlin denominó el experiencing. Gracias a este instrumento terapéutico, ambos investigadores penetraron  un nuevo territorio, desconocido para el mundo occidental hasta 1964, cuando Gendlin propone Una teoría del cambio de la personalidad. La empatía fue el camino para acompañar la experiencia interna y atravesar los límites del inconsciente, descubriendo el nuevo universo de lo Implícito. Un nuevo instrumento había permitido descubrir una nueva galaxia, donde habitarían la sensación sentida, como un constructo teórico que permitiría navegar en la profundidad de lo implícito, con los ojos cerrados: había aparecido el Focusing en el mundo de la psicoterapia. El focusing es una interacción empática que sintetiza el triángulo aceptante del cambio (la aceptación positiva incondicional de la persona, la autenticidad en marcha del terapeuta y su sensibilidad activa  de un escuchar las experiencias profundas). Se descubre que la subjetividad se completa en su significación con la empatía, y ésta con su palabra o símbolo exacto permite a la experiencia expandirse hacia la auto-propulsión (Gendlin, 1962) (11) llegando a actualizar el potencial de la autenticidad. Rogers y Jourard se juntan en el futuro de la autenticidad, Maslow y Rogers se encuentran en la actualización del potencial. El focusing permite, por lo tanto, acompañar rogerianamente  al Cliente en la profundidad experiencial para facilitar un cambio que vienen desde la persona del cliente, que no puede ser dirigido ni intervenido, y que respetuosamente al Cliente crece al ser tratado con delicadeza y sin interpretación. El mundo implícito tiene hoy en día un mapa experiencial por donde navegar en esta subjetividad que es un Universal Singular como diría Kierkegaard. En la teoría experiencial de Gendlin  se muestra cómo la empatía funciona en la profundidad experiencial del focusing, conectando así aspectos nuevos del territorio de la autenticidad, rescatando aquellos aspectos congelados para así integrar progresivamente la subjetividad.

            Rogers y Gendlin, a cuarenta años de su encuentro, siguen integrando  a la Psicoterapia a través de sus respectivas  teorías y haciendo posible el gran sueño del humanismo, que la psicoterapia sea el proceso de integración y desarrollo de la autenticidad, yendo más allá de un concepto estadístico y/o psicopatológico, desarrollando así el potencial humano, sueños que compartieron los fundadores del Humanismo como Maslow (autoactualización), Goldstein (holismo) y un gran desconocido, incluso para el ambiente norteamericano: Jourard (Autenticidad).

            Rogers y Gendlin, a cuarenta años de su encuentro, nos permiten hoy rescatar la subjetividad a través de la empatía y el Focusing, respectivamente, subjetividad que ha sido ignorada o imposible de tratar con el paradigma tradicional del racionalismo que abarca el denominado mundo inconsciente y el  de la conducta.

            La empatía constituyó la llave maestra para tener  al acceso al mundo de la subjetividad conocido hoy en día como  mundo de lo implícito. Carl Rogers desarrolló esta profunda interacción con sentimientos y emociones a través de la empatía como una interacción donde se pusieron en marcha la valoración positiva e incondicional y la autenticidad. Gendlin descubrió el mundo de lo implícito y el modo en que éste se abre a la auto-significación  a través de la empatía. El nuevo concepto de Gendlin denomiado the felt sense es una especie de matriz de la auto significación, es decir que el proceso de significación de sentimientos y profundas convicciones personales e íntimas  provienen de la  autenticidad del cliente. El proceso de auto significación, conocido como autopropulsión o carrying forward, es solo posible con una delicada empatía (gentle empathy), no es posible que la felt sense se abra con una simbolización que provenga de un marco de referencia externa. Esto significa que 20 siglos de interpretación desde un marco de referencia externa han quedado atrás, para dar paso a la autonomía de significación, autonomía que, al ser escuchada empáticamente, se despliega en recuperar su propia fluidez y restablecer el proceso de vida y significación internas.

            El significado del drama personal de un individuo fue un tema de interpretación y de análisis desde la tradición de Homero hasta Freud durante 20 siglos de civilización. Rogers y Gendlin hicieron los aportes para crear un nuevo paradigma: permitirle al individuo que sus propios significados emerjan desde su propio mundo subjetivo, desde su propio proceso de completación del significado ya que la empatía aporta con la otra parte implícita de la verbalización. La felt sense  “conoce pre-conceptualmente” su propio significado y sólo es posible conocerlo en forma consciente si el terapeuta acompaña su autoconstrucción a través del arte de la empatía. El significado está ahora dentro del individuo y no está en los libros donde se contienen los significados psicológicos a los contenidos de las verbalizaciones.  El nuevo paradigma significa acompañar mediante la empatía el significado exacto que se va construyendo a medida en se pone atención sobre lo que se siente más que lo que se dice, es decir, que por primera vez  en la historia de la psicoterapia, es escuchado el proceso y no el contenido. El enfoque centrado en la Persona (PCA) y el Focusing son aproximaciones empáticas únicas que permiten el diálogo con la sensación sentida, haciendo énfasis en el significado implícito, en el proceso más que en el contenido, yendo por la huella experiencial de lo que está funcionando dentro del individuo, buscando con el cliente el significado corporal de su mundo experiencial interno.

            El modus operandi es caminar juntos, terapeuta y cliente, por la galería que está funcionando, a través de una jerarquía de significaciones progresivas, haciendo un primer contacto con el referente directo (intensamente sentido y conceptualmente vago), develándose el significado implícito, sorprendiéndose del modo en que eso que se descubre  y cómo ocurre en otras   áreas de la personalidad, y luego en el último paso, ocurre un movimiento del referente, aumentando la autoexploración y produciéndose a sí el cambio experiencial (12). Estos cuatro pasos constituyen la unidad dialéctica de cambio  que Gendlin denominó en 1964 las etapas del focalizar. La sensación sentida es una matriz de la re-significación experiencial, es por lo tanto la matriz responsable del cambio.

La subjetividad tiene hoy en día un mapa experiencial por donde navegar  experiencialmente  por este  Universal Singular  (Kierkegaard, Agregar año) del cliente. Lo universal es el proceso y lo singular en el significado único de un nuevo lenguaje que surge de  los nuevos territorios descubiertos por el cliente y por el descongelamiento que ha sido posible gracias a la empatía. La empatía funciona en la profundidad experiencial de la persona del cliente a través  del focusing, conectando así aspectos nuevos del territorio de la autenticidad, rescatando aquellos aspectos congelados (Gendlin, 1964) para así integrar progresivamente la subjetividad total.

Conclusiones a la luz de 50 años de la Psicología Humanista.

  1. El humanismo en Psicología ha dado a luz nuevas prácticas terapéuticas y ha descubierto nuevos fenómenos que recién en este tiempo pueden dimensionarse en sus verdaderos alcances. La recuperación de la subjetividad-contextualizada, la dimensión espiritual rescatada para el Hombre del siglo XXI. Viktor Frankl realizó el milagro de traer la espiritualidad de vuelta a la psicoterapia y a la Psicología, junto él se han construido varios caminos alternativos desde lo transpersonal-espiritual (Claudio Naranjo)  y desde los espiritual religioso como es la presencia del milagro y la iluminación personal (Buber, Tillich y Grof, con los fenómenos de la revelación y la alteración de estados de consciencia.
  2. En el ámbito académico y cultural, se han abierto  nuevos senderos en el conocimiento psicológico, originándose un nuevo Paradigma que integra conceptos profundamente filosóficos con un  conocimiento de vanguardia. Un Modelo Procesal y la Filosofía de Lo Implícito, o Paradigma Humanista Experiencial de Eugene Gendlin.
  3. Destacados psicólogos y pensadores humanistas han sido galardoneados por la organismos científicos como la APA por sus aportes a la psicología Filosófica y a la psicoterapia (Gendlin en 4 oportunidades), Greemberg por la Sociedad mundial de Ciencias, Grof por la Fundación de Dagmar y Vaclav Havel, en Praga.
  4. Se han desarrollado múltiples aproximaciones de la Psicología a la vida cotidiana como son los entrenamientos prácticos de habilidades de interacción y comunicación en el ámbito del desarrollo individual, en la familia y en la educación (Thomas Gordon), talleres de Eneagrama (Claudio Naranjo), etc. Todo ello como una alternativa a trascienden los sanatorios y clínicas psiquiátricas. Así como Freud instaló el concepto de la psicopatología a la vida cotidiana, el humanismo ha ampliado el concepto de normalidad y llevado la Psicología a la vida cotidiana.
  5. El enfoque experiencial y espiritual de autores como Gendlin y Frankl han permitido trabajar con personas con enfermedades terminales: Cáncer (13), SIDA,  trastornos post-traumáticos como las pérdidas y el pánico de guerra. Del mismo modo debido al enfoque experiencial y al rediseño del segundo lenguaje, hoy en día hemos realizado importantes intervenciones en el fenómeno del depresión y el suicidio.
  6. La psicología ha ganado una interacción amigable con las Religiones, con instituciones de profunda índole espiritual como es el mindfulness, meditación, prácticas orientales, astrología, (Varela y Gendlin, Agregar Año), prácticas que habían sido descartadas por la Psicología científica por considerarlas actividades superadas por el avance tecnológico, vistas peyorativamente como prácticas propias de la ignorancia. Hoy en día se observa un acercamiento a la sanación chamánica y orientales, lo que debería verse como un adelanto a la época más que a un retraso por decadencia del mundo occidental como se ha pretendido en el mundo de la academia. El surgimiento de la logoterapia y del Eneagrama como alternativas terapéuticas hacia el crecimiento espiritual y al ser uno mismo.
  7. El surgimiento de la PNL es una alternativa tecnológica para actuar en el cambio efectivo sobre aquel del reaprendizaje organizacional y del liderazgo. La PNL en psicoterapia y en la educación son avances prácticos inminentes que en definitiva han prestigiado a la Psicología.
  8. La salud mental ha llegado a los hogares sin necesidad que la gente llegue a   enfermarse, se ha ampliado el concepto  de normalidad, ya que se ha estudiado a la persona sana y exitosa, auto-realizada y creativa. El modelo de salud mental radica ahora en la autenticidad y la actualización mencionadas por Jourard y Maslow respectivamente.
  9. Un nuevo concepto de cuerpo ha traído la Psicología Humanista y con él un nuevo concepto de experienciación. El cambio terapéutico tiene lugar en el núcleo de la experiencia re-significante: la sensación sentida. Si el cuerpo es susceptible de reaccionar a la empatía para re-significar, entonces la salud mental y su reposición nos marca un camino real y posible: la experiencia corporal de la situación vivida.
  10. Se han desarrollado nuevas formas científicas de investigar, como por ejemplo la ciencia en primera persona (TAE) (14).
  11. La Psicología Humanista se ha convertido en la primera fuerza en Austria, en la tercera fuerza en Europa y en USA, mientras que  en Chile es prácticamente desconocida o abundantemente cargada de prejuicios.
  12. La Psicología Humanista se ha convertido en la primera fuerza en Austria, en la tercera fuerza en Europa y en USA, mientras que  en Chile es prácticamente desconocida o abundantemente cargada de prejuicios.
  13. La Psicoterapia se ha hecho científica, y con un concepto más amplio de fuentes alternativas de conocimiento se ha permitido  integrarse y acercarse a disciplinas espirituales y trascendentes,  sin dejar fuera la subjetividad y la condición de persona como objeto de preocupación central de la Psicología Humanista.
  14. La Psicología Humanista ha ayudado a la construcción de una comunicación verdadera y dialógica para asegurar la paz mundial y el cuidado del medio ambiente, trascendiendo las fronteras de la Psicología y acercándose a la política, a la religión, a la antropología, gracias a su apertura a dos fenómenos: la vida cotidiana y el mundo actual con su incesante generación del drama humano a través de las guerras de Irak, de los Balcanes, del Golfo Pérsico, El Salvador, etc. (15).
  15. La Psicología Humanista ha favorecido a la Psicología al ampliarse el rango de acción para intervenir en los ámbitos Educacionales y sobre todo Organizacionales, en el diálogo social y en el diálogo internacional así como al en todas las esferas de la experiencia humana y del drama y de los quehaceres humanos del siglo XXI.

 

En resumen

            Lo que comenzó como un movimiento de pensadores revolucionarios de la Psicología ha llegado a configurar nuevos paradigmas que han permitido incursionar sobre nuevos fenómenos  que estaban negados por una psicología tradicional. Esta permanente dinámica que descubre verdades y que es tan humana, y  que siempre rompe con lo establecido para irrumpir a nuevos territorios,  se ha visto articulada por ese malestar general que nos provocaba una psicología tradicional sin espíritu, sin los elementos básicos de humanización, sin los cuales no se podía actuar.  Después de medio siglo,  la trasformación ha sido inminente, nuevos repertorios de prácticas y conceptos que hablan de nuevos fenómenos y alcanzan a facilitar la salud mental en territorios nunca antes sospechados (personas que padecen cáncer, pánico de guerra, pérdidas emocionales o físicas, intervenciones de cambio en personas que no presentan patología pero que desean o es fundamental que deban cambiar para enfrentar nuevos desafíos, etc.).

            La psicología humanista ha hecho un aporte fundamental de apertura, ha roto los diques del racionalismo dogmático, ahora la razón está integrada a otras facultades extraordinarias del potencial humano tales como intuición, creatividad, sensibilidad, empatía, respeto, ampliación de conciencia, naciendo una nueva ética ecológica y humana,  abriendo con ello la posibilidad de intervenir e investigar en nuevos campos.

            Movimientos similares se han multiplicado por doquier, acercando lo que antes era de una inconcebible cercanía: instituciones e individuo, transformación del pasado en futuro, oriente y occidente, normalidad y anormalidad, profesor y alumno, padre e hijos, hombre y mujer,  etc. De la generalizada rehabilitación de la cual parte cualquier intervención psicológica tradicional, con el recurso del psico-diagnóstico como única y central intervención,  la psicología humanista actual y la psicología vigente se ha ido tomando un espacio cada vez más amplio: el mundo preventivo. La prevención y entrenamiento se han convertido en las intervenciones psicológicas más frecuentes,  haciendo del futuro una dimensión posible para construir, porque ese misterio que era el futuro, ahora es una dimensión que llevamos dentro del espíritu y éste está dentro de un cuerpo que hoy “significa y sana en el presente”, y no un cuerpo desconocido, desconfiable,  fuente de pecado y  enfermedad.

            La psicología humanista, incluyendo principalmente la visión gestáltica de Perls y la filosofía de lo Implícito ha legado un concepto de cuerpo como una entidad luminosa y sabia, que interactúa con el contexto y que lo significa emocional y holísticamente. El cuerpo significante en la Filosofía de lo implícito ha marcado un paso adelante en la investigación en psicoterapia, a través del concepto revolucionario de fetl sense.

La Psicología Humanista ha abierto las puertas al futuro de la Psicología, ella está ahora al servicio de una nueva sociedad, no una sociedad feliz como pretenden los teóricos fanáticos de la globalización, ni tampoco estamos en una sociedad actual decadente (la crisis actual de las instituciones provoca pánico en el  público en general) donde se supone una apocalipsis, donde habría muerto lo bueno y se hubiese hecho normal aquello que antes era  malo. Ni el paraíso ni el infierno, la sociedad actual es un gigante mundial que se abre paso derribando estructuras y prejuicios innecesarios, antiguas disciplinas que sólo vieron en el hombre un ser mórbido, un ser limitado y violento. El humanismo ha permitido desmitificar la sociedad, develar lo insano de la interacción humana común, para entrar en un siglo XXI que lleva dentro de sí los cimientos de una nueva era: la del espacio estelar.

            La Psicología Humanista nos ha abierto las puertas a una posibilidad para interactuar con un mundo nuevo que  se transforma a una velocidad insospechada. Ha descubierto que al hombre se le puede tratar con lo más humano: la interacción dialógica  entre personas genuinamente diferentes. En dicha interacción están presentes fenómenos nuevos como el respeto (valoración de la Otredad como un otro legítimo), la empatía (esa gentil actitud que escucha lo implícito, más que lo que a las palabras) y la autenticidad (esa cualidad de atreverse a ser uno mismo frente al Otro) y la comunicación experiencial. El surgimiento de la Otredad ha implicado un cambio trascendente en el siglo XX,  porque ello hace de nosotros  las personas,  hermanos y horizontales como entonces, cuando éramos cazadores sinérgicos, cuando éramos iguales.

 

 Bibliografía

  1. Bandler, R. & Grinder, J. 1975. La estructura de la Magia I. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.
  2.         [ Links ]
  3. Bandler, R. & Grinder, J. 1998. De sapos a Príncipes. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.
  4.         [ Links ]
  5. Bugental, J. 1964. La persona que es el terapeuta. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 28(3), 272-277.
  6.         [ Links ]
  7. Cornell, A. 1996. The power of Focusing. A practical Guide to Emotional Self-Healing. Oackland: New Harbinger Publications.
  8.         [ Links ]
  9. Henrichs, M. 2002. Una teoría sobre la aceptación positiva incondicional en Psicoterapia. Santiago de Chile: Salesianos.
  10.         [ Links ]
  11. Hinterkopf, E. 1998. Integrating Spirituality in Counseling. A manual for using the Experiencial Focusing Method. Alexandria: American Counseling Association.
  12.         [ Links ]
  13. Jourard, S. 1971. The Transparent Self. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.
  14.         [ Links ]
  15. Jung, C. 1958. Answer to job. In Psychology and Religion. Princeton: Princeton University.
  16.         [ Links ]
  17. Frankl, V. 1984. La Idea Psicológica del Hombre. Madrir: Rialp.
  18.         [ Links ]
  19. Gendlin, E. 1964. A Theory of Personality Change. Cleveland: Case-Western Reserve.
  20.         [ Links ]
  21. Gendlin, E. 1996. Some notes on the relation between focusing and meditation. Nueva York: The Guildford Press.
  22.         [ Links ]
  23. Gendlin, E. (en imprenta). A Process Model. Nueva York: Institute Focusing.
  24.         [ Links ]
  25. Gendlin, E. 1962. Experiencing and The Creation of Meaning. Nueva York: Macmillan.
  26.         [ Links ]
  27. Gendlin, E. 1996. Focusing-Oriented Psychotherapy. A manual of the Experiential Method. Nueva York: The Guilford Press.
  28.         [ Links ]
  29. Gendlin, E. 1986. Let your body interpret your dreams. Illinois: Chiron Publications.
  30.         [ Links ]
  31. Grof, S. & Grof, C. 2011. La respiración holotrópica: un nuevo enfoque a la autoexploración y la terapia. Barcelona: La Liebre de Marzo.
  32.         [ Links ]
  33. Grof, S. 2011.   La respiración holotrópica: un nuevo enfoque a la autoexploración y la terapia. Con Christina Grof. Barcelona: La Liebre de Marzo.
  34.         [ Links ]
  35. Grof, S. 2008.  Cuando ocurre lo imposible: aventuras en realidades no ordinarias. Barcelona: La Liebre de Marzo.
  36.         [ Links ]
  37. Grof, S. 2006. El viaje definitivo: la consciencia y el misterio de la muerte. Barcelona: La Liebre de Marzo.
  38.         [ Links ]
  39. Grof, S. 2006. La tormentosa búsqueda del ser: una guía para el crecimiento personal a través de la emergencia espiritual. Barcelona: La Liebre de Marzo.
  40.         [ Links ]
  41. Grof, S. 2005.  Psicoterapia con LSD. Barcelona: La Liebre de Marzo.
  42.         [ Links ]
  43. Grof, S. 2000. La revolución de la conciencia. Barcelona: Kairós.
  44.         [ Links ]
  45. Grof, S. 1999. El juego cósmico: exploraciones en las fronteras de la conciencia humana. Barcelona: Kairós.
  46.         [ Links ]
  47. Grof, S. 1998.  Psicología transpersonal: nacimiento, muerte y trascendencia en psicoterapia. Barcelona: Kairós.
  48.         [ Links ]
  49. Grof, S. 1994. La mente holotrópica: los niveles de la conciencia humana. Barcelona: Kairós.
  50.         [ Links ]
  51. Maslow, A. 1983. La personalidad Creadora. Barcelona: Kairós.
  52.         [ Links ]
  53. Naranjo, C. 1990. La vieja y novísima Gestalt: Actitud y práctica. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.
  54.         [ Links ]
  55. Naranjo, C. 1996. Carácter y neurosis. Vitoria: Ediciones La Llave.
  56.         [ Links ]
  57. Naranjo, C. 1999. Autoconocimiento transformador. Los eneatipos en la vida, la literatura y la clínica. Vitoria: Ediciones La Llave.
  58.         [ Links ]
  59. Naranjo, C. 2000. El eneagrama de la sociedad. Vitoria: Ediciones La Llave.
  60.         [ Links ]
  61. Naranjo, C.2002. Cambiar la educación para cambiar el mundo. Vitoria: Ediciones La Llave.
  62.         [ Links ]
  63. Naranjo, C.2007. Por una gestalt viva. Vitoria: Ediciones La Llave.
  64.         [ Links ]
  65. Naranjo, C.2009. Sanar la civilización. Vitoria: Ediciones La Llave.
  66.         [ Links ]
  67. Perls, F. 1976. El Enfoque Gestáltico. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.
  68.         [ Links ]
  69. Perls, F. 1974. Sueños y existencia. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.
  70.         [ Links ]
  71. Perls, F. 1969. Yo, hambre y agresión. Nueva York: Random House.
  72.         [ Links ]
  73. Friedman, FOT, Los aportes del FOT a la práctica clínica de psicoterapia. 1998.
  74. Riveros, E. 1996. Contradicción y Descongelamiento Terapéutico. Revista Terapia Psicológica. 5(4),
  75.         [ Links ]
  76. Riveros, E. 2000. Existencia y Cambio. Santiago de Chile: Lom.
  77.         [ Links ]
  78. Riveros, E. 2006. Focusing Experiencial y Existencial. Santiago de Chile: Lom.
  79.         [ Links ]
  80. Riveros, E. 2008. Focusing. Un nuevo Paradigma para la Psicología del Siglo XXI. Santiago de Chile: Salesianos.
  81.         [ Links ]
  82. Riveros, E. 2009. Un Modelo Procesal. Parafaseando a Eugene Gendlin. Ecuador: Instituto Focusing.
  83.         [ Links ]
  84. Riveros, E. 2010. Los cuatro tiros de la desgracia: Un análisis de El Extranjero de Albert Camus desde el Focusing del Implícito de Gendlin. Revista de la Universidad de Comillas, 69(134), 123-164.
  85.         [ Links ]
  86. Watzlawick, P. 1986. El lenguaje del Cambio, nueva técnica de comunicación terapéutica. Barcelona: Herder.
  87.         [ Links ]

Artículo recibido en: 10-05-2014
Manejado por: Editor jefe IICC
Aceptado en: 30-05-2014

No existen conflictos de intereses

 


Notas

* Profesor Adjunto en Universidad Adolfo Ibáñez (Chile). Psicólogo Universidad de Chile y Magíster en humanidades. Coordinador Instituto Focusing de Nueva York para Chile (2000). E-mail: Edgardo.riveros@uai.cl

  1. Paradigma racionalista que se fundamenta en Aristóteles y en Sócrates inicialmente, unido al componente del contenido, es decir, deducciones del lenguaje para interpretar el drama humano a través del significado que puede buscarse en los libros, tal como fue la tradición homérica de la que Freud es un representante y gran admirador. Como se revisará, el humanismo experiencial se centra en el proceso y deja de lado el contenido.
  2. Cabe destacar que Carl Rogers fue el primer terapeuta en hacer ciencia manteniendo la Condición de Persona en el paciente y en el terapeuta en 1944, cuando publica en Chicago su libro La psicoterapia Centrada en el Cliente (1957).
  3. Leslie Greenberg ha desarrollado trabajos con el cambio en la profundidad emocional, habiendo recibido el premio Outstanding Early Carreer Award  de la Society for Psychotherapy Research (SPR)  y el  premio de Distinguished Carreer Research(2004)
  4. Ya Freud lo había anticipado con su diagnóstico certero acerca de la cultura en Occidente, diciendo que existía un estado de cosas que ya no estaban en su sitio, describiendo el fenómeno como  malestar en la cultura  en la etapa de la preguerra en que caracterizó un severo proceso de enfermedad social en la cultura. El aporte posterior del Humanismo Psicológico en que creó un nuevo concepto de normalidad destacando el aspecto social de la enfermedad mental en el individuo, ya veremos más adelante los planteamientos de Perls, Jourard y de Maslow.
  5. Laura Rice fue la creadora del reflejo evocativo en las investigaciones que realizó junto a Carl Rogers en la época en el Enfoque Centrado en la Persona tuvo su gran impulso investigador en la década de los sesenta y parte de los setenta. Laura Rice continuó trabajando con el joven discípulo Leslie Greenberg, quien terminó creando las terapias focalizadas en las emociones. Esta corriente es una expresión paralela al Focusing de Eugene Gendlin, en cuya sección nos referiremos completamente a Gendlin y a Carl Rogers.
  6. Eugene Gendlin, discípulo y co-investigador de Carl Rogers, de quien haremos una amplia exposición con su creación del Focusing a lo largo del presente artículo.
  7. Chile es considerado el segundo país del mundo con mayor suicidio en adolescentes, después de Corea del Norte según las estadísticas de diciembre del 2012. N. del A.
  8. Esta teoría fue traducida en Chile por Edgardo Riveros en su tesis de licenciatura en 1974, constituyéndose en los albores del humanismo junto al gran maestro Salvador Cifuentes, U. de Chile, incluyo la tesis doctoral de Gendlin publicada en 1962 The experiencing and the creation of meaning. A philosophycal and Psychological approach to subjetivity, como ambas obras constituyen los cimientos de la Psicoterpia experiencial.
  9. El concepto de experiencing podría ser semejante a la revolución que la teoría de la relatividad produjo en la Física moderna. Gendlin propone un modo de pensar la subjetividad trascendiendo el racionalismo para abarcar un fenómeno que sintetiza lo emocional, lo corporal, lo mental a través de una generación pre-conceptual del significado.
  10. Riveros, E. 2009. Un Modelo Procesal. Parafraseando a Eugene Gendlin (Editorial Focusing de Ecuador). Traducción del libro A Process Model, 2004, obra culmine de E Gendlin.
  11. Autopropulsión es la traducción del concepto carrying forward con que Gendlin revolucionó el mundo de la Psicoterapia, ella alude al modo en que el cuerpo humano propulsa su propio significado cuando lo siente como auténticamente propio y singular. N del A.
  12. Gendlin propuso los cuatro movimientos del proceso de resignificación en las etapas conocidas hoy como Referente Directo, Develación, Aplicación Global y Movimiento del Referente, conocido hoy como la Rueda experiencial propuesta por Gendlin o la Unidad Dialéctica de cambio (Riveros, 2010).
  13. Se recomienda ver los estudios e investigaciones aplicada de Joan Klagsbrun ( joanklag@aol.com ) del Focusing y la Clarificación del Espacio para el tratamiento del Cáncer, y la reducción del stress y la practicas de minfullness. N. del A.
  14. Ver Henricks, M en referencia, quien ha teorizado aplicando Focusing a la creación de nuevas ideas, dicha técnica cuenta con 14 etapas y se denomina TAE , Thinking at the Adge  (Pensando desde el Borde). N. del A.
  15. Varios gobiernos han pedido la ayuda y la intervención del Instituto Focusing de Nueva York, presidido por Eugene Gendlin y dirigido por Marion Henricks,  en la curación del pánico de guerra entre el año 2000 y 2012, con una participación activa en El Salvador,  Afganistan  y Medio Oriente. (Ver trabajos de Beatriz Blake beatriceblake@earthlink.net y Patricia Omidian  pomidian@me.com).

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons