SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 número2SÍNDROME BURNOUT Y AJUSTE MARITAL EN UN ORGANISMO INTERNACIONALEL PSICOANÁLISIS Y EL DIAGNOSTICO CON NIÑOS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Ajayu Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología UCBSP

versión On-line ISSN 2077-2161

Ajayu v.5 n.2 La Paz ago. 2007

 

ARTÍCULO

 

EVALUACIÓN FAMILIAR DE LA PERSONALIDAD ANTISOCIAL
"ESTUDIO DE CASO"

 

 

Paula Ximena Escobar Flores(1)

Universidad Católica Boliviana "San Pablo"

 

 


 

El presente estudio de caso adquiere importancia debido a que en la actualidad en la sociedad boliviana se ha visto incrementado el número de delitos denunciados, por ejemplo en el año 2004 se registraron 36.016 denuncias en todo el país, sin contar los delitos que no han sido denunciados. De los delitos de mayor incidencia tenemos en primer lugar a delitos en contra de la integridad personal y la salud (violación y otros) con un número de 6.108 denuncias, en segundo lugar tenemos el robo agravado, le siguen el hurto, homicidio y estafa (INE, 2004).

Al realizar un estudio sobre el tipo de estructura familiar de una persona que ha delinquido y que ahora se encuentra privada de libertad se obtiene información importante para poder trabajar luego en proyectos más grandes y de mayor alcance como la prevención. Si se logran identificar los principales factores que influyeron en la persona y en la familia para que se presente un este tipo de comportamiento es probable que más adelante otras investigaciones y proyectos puedan desarrollarse para mejorar esta situación.

Por otro lado el enfoque sistémico aporta en la rehabilitación con técnicas como las terapias basadas en la solución de problemas, la terapia racional emotiva e incluso la terapia narrativa que ha demostrado su utilidad para lograr un cambio no solo de comportamiento sino que ayuda a reescribir una historia personal de manera que la persona acepte y aprenda de su pasado por muy doloroso que haya sido. Esto es lo que el régimen penitenciario en Bolivia busca; que una persona haya delinquido no significa que debe ser borrada de la sociedad sino que de acuerdo con la ley cumpla una sentencia y luego sea rehabilitada y reinsertada a la sociedad.

En el presente caso se busca realizar una evaluación de la estructura familiar de Antonio un hombre de 23 años que cumple condena en el penal de San Pedro de la ciudad de La Paz por violación a un menor de edad. De este modo se pueden obtener datos que ayuden a elaborar un modelo de la estructura familiar, desde un enfoque sistémico, de una persona que presenta indicios de comportamiento antisocial.

Objetivos

Realizar la evaluación de la estructura de la familia de origen de una persona privada de libertad en el penal de San Pedro de la ciudad de La Paz.

•    Evaluar la funcionalidad o disfuncionalidad de la estructura familiar de origen.

•    Describir las estructuras triangulares (alianzas, coaliciones).

•    Describir las jerarquías en los subsistemas familiares.

•    Plantear un modelo teórico que pretenda explicar la organización familiar en el caso explicado.

Marco teórico

En la personalidad antisocial ciertas características familiares se presentan con frecuencia, familias sumergidas en la pobreza y marginalidad, caóticas en las cuales las pautas comportamentales no están bien delineadas, no existen límites y los subsistemas actúan desorganizadamente. Se habla de padres irresponsables que no brindan a los hijos las condiciones necesarias para su desarrollo (Echeburúa, 1994).

Si se toma en cuenta la posibilidad de que algunos niños nazcan con determinadas características temperamentales, como ser un umbral alto al dolor, intrépidos, en pocas palabras difíciles y les añade una familia disfuncional (sin importar su condición socio -económica o conformación) entonces es muy probable que este niño desarrolle características de la personalidad antisocial (op. cit).

En una aproximación teórica la estructura familiar en lo que Lykken (2000) denomina psicopatía primaria se caracterizaría por ser aparentemente funcional, pero que presenta una dinámica que puede responder a las pautas disfuncionales de la triangulación, modelos comunicacionales patológicos que fomentan la desconfirmación y el maltrato psicológico que puede pasar desapercibido si el enfoque con el que se estudia busca necesariamente un ambiente familiar caótico como en el caso de las sociopatías (Pinto, 2005).

En cuanto a este tipo de psicopatía el triángulo sería rígido en el cual tenemos que ante el conflicto entre ambos cónyuges estos intentan ganarse al hijo. Al final uno de ellos lo logra y conforma con el hijo triangulado una coalición rígida provocando la alienación del otro progenitor (Minuchin, 1983). Esta estructuración familiar dará como resultado un niño que valora el poder que la posición de hijo parental le ofrece, también desarrollara una visión engrandecida de su valía, será más narcisista y buscará colocarse siempre en una posición de poder con respecto a los demás, (ver figura 1).

El medio externo puede ser muy halagador, estos niños descubrirán pronto que pueden ser apreciados fuera de sus hogares también, desgraciadamente no ha aprendido a desarrollar empatia ya que no ha existido verdadero afecto en sus relaciones con sus padres ni con sus hermanos de los cuales se ha mantenido alejado debido a la triangulación, pero ciertas habilidades son valoradas por el medio externo y le agradará tener poder y reconocimiento, para lo cual manipulará a otros, las emociones más fuertes para él son las que obtiene cuando se siente admirado y tiene poder sobre los demás, estas son un sustituto de emociones más cálidas las cuales es incapaz de sentir ya que no ha aprendido y no ha recibido esto de su familia de origen, será menos impulsivo debido a que podría perder su imagen ante los demás.

En el caso de la psicopatía secundaria, se observa un mayor temor a las consecuencias sociales (pérdida de la libertad, beneficios sociales, respeto) que sus actos pueden acarrear, pero posee poco control ante sus impulsos. Este tipo de personas son la consecuencia de familias que se estructuran con límites muy rígidos, desligadas e indiferentes, no ha habido muchas recompensas externas por lo que no piensan en las consecuencias hasta después de haber perdido su imagen, tardan más que los primarios o no lograrán comprender la utilidad de manipular y de engañar a otros de una forma más sutil para lograr sus propósitos.

En este caso la estructura se caracterizaría por presentar un triángulo perverso (ver figura 2), el progenitor que se encuentra en desventaja con respecto al otro seduce al hijo y se alia con él. Más tarde, generalmente en la adolescencia el pacto se rompe y el hijo es traicionado y abandonado por el progenitor (Pinto, 2005). Esto da como resultado un niño con mucho rencor acumulado y que tendrá poco control sobre sus impulsos, la ira será la emoción dominante. Ambos triángulos pueden dar como resultado el desarrollo del trastorno de personalidad antisocial ya que los padres estarán muy pendientes de sus propios problemas y necesidades para proveer a estos niños de la adecuada nutrición afectiva. Dando como resultados personas que por factores biológicos no temen al castigo y que no sienten necesidad de acercarse a sus pares, además de haber tenido experiencias negativas con figuras de autoridad, un marcado rencor y narcisismo, características del trastorno antisocial.

La sociedad influye en el hecho de que estas personas lleguen a delinquir o no, en el caso de las denominadas sociopatías tenemos que no existe un campo social en el cual sus cualidades menos "agresivas" les sean útiles. Además el contexto les enseña que la violencia es más efectiva y aprenden rápidamente que su temeridad, su falta de miedo, le son útiles para sobrevivir y se sienten orgullosos de tener las habilidades requeridas por su medio (Lykken, 2000).

El modelo familiar que produce sociópatas es el de las familias multiproblemáticas y caóticas (ver figura 3), es decir que no brindan apoyo a sus miembros y son más vulnerables a la influencia del medio externo (sociedad). En estas familias nadie se ocupa de nadie, no hay reglas y no existe autoridad, los hijos crecen sin protección y sin guía (Minuchin, 1983). Entonces si, tanto en la sociedad como dentro del núcleo familiar existe caos, es muy probable que los hijos no tengan más opción que adaptarse a estas circunstancias de la mejor manera, en estos casos las disposiciones innatas como el escaso miedo, la temeridad serán habilidades muy útiles para movilizarse en un medio que fomenta este tipo de comportamientos.

Cuando el medio transmite violencia, delincuencia, desorganización y confusión, es natural que afecte a las familias, si estas no son capaces de resistir la presión y estrés externos fallaran en su misión de proteger a sus miembros y de garantizarles un ambiente distinto en el que puedan desarrollarse adecuadamente. Si a una familia disfuncional se suman factores sociales que son caóticos, los niños son los que sufrirán las consecuencias y caerán en él circulo vicioso que mantiene de generación en generación sistemas familiares antisociales (op, cit).

No se debe olvidar que las disfunciones familiares no suelen ser tan evidentes como la violencia o maltrato físico, el abandono o la negligencia. Los juegos familiares son muchas veces complejas redes transaccionales en las cuales intervienen los modelos comunicacionales, concepción del mundo, valores, alianzas, coaliciones, jerarquías, muchos de estos movimientos son encubiertos hábilmente por un síntoma o trastorno, más aún si se trata de un trastorno tan problemático como el que es objeto de estudio en esta investigación (Cancrini, 1996).

Descripción del caso

En cuanto a este caso de estudio en particular tenemos a Antonio (nombre ficticio) tiene 23 años y actualmente se encuentra cumpliendo una condena de 15 años sin derecho a indulto en el Penal de San Pedro de la ciudad de La Paz, por el delito de violación a una menor de edad. Proviene de la localidad de Guanay del Departamento de la Paz y el delito lo cometió cuando tenía 16 años. La victima fue una niña de 6 años que era amiga de su hermanita menor.

Proceso de evaluación

Fase 1. Esta fase consta de las dos primeras sesiones con Antonio. En la primera sesión se buscó obtener información general sobre Antonio como por ejemplo edad, miembros de su familia, estado civil y otros. Lamentablemente no se pudo grabar ninguna de las sesiones debido a las normas internas del penal que no autorizan el ingreso de celulares ni de grabadoras.

En la segunda sesión se realizó la elaboración del genograma, se utilizó una hoja de papel en blanco y Antonio colaboró brindando información sobre su familia de origen, de acuerdo a esto se dibujaron los símbolos. Antonio colaboró favorablemente y se mostró agradecido al poder contar su historia. La información que se obtuvo fue de gran importancia para el presente estudio de caso.

Fase 2. Esta fase abarca la tercera sesión con Antonio. Se le había pedido que realice una autobiografía pero por la huelga en el penal de San Pedro en la que participó activamente (se coció los labios) no pudo realizarla así que se optó por realizar una línea temporal que consiste en ordenar la información en hechos vitales de gran importancia para la persona, en este caso para Antonio. Se realiza una línea horizontal y se la divide en segmentos temporales desde el nacimiento hasta el momento actual (Stanton, 1996). De este modo se puede realizar un seguimiento de los hechos más importantes, las crisis familiares, cómo se resolvieron estas crisis, de esta forma se puede aclarar con bastante exactitud cómo pudo una persona llegar a tener los problemas que tiene hoy, en este caso cómo fue que estos hechos influyeron en Antonio y en el delito que cometió

Fase 3. Por último en esta fase se realizaron dos sesiones, en la cuarta sesión se le aplicó a Antonio la escala individual de estilo familiar (Beavers, 1995) que consta de 15 afirmaciones a las cuales se le debe otorgar un valor. Antonio participó activamente y con buena disposición a realizar esta prueba. Luego se le aplico la Escala de Calificación de la Psicopatía de Hare (1991), la cual se empleara para evaluar la conducta antisocial de Antonio, dicha escala es recomendada por Lykken (2000) por lo cual concuerda con las bases teóricas desde las cuales se realizó este estudio. Que consta de 17 afirmaciones a las cuales hay que asignar un valor, estas se agrupan en facetas como: faceta interpersonal, faceta emocional, estilo de vida y faceta antisocial.

La quinta sesión fue una sesión de despedida y de cierre, se le agradeció a Antonio por su colaboración y él indicó sentirse aliviado ya que pudo hablar de cosas que le molestaban y que sabía que podía confiar en la investigadora, se sintió aliviado ya que en el penal es difícil poder confiar en otras personas, ni en el personal que trabaja ahí, como ser trabajadoras sociales o psicólogas por que son parte del penal. Para finalizar se le hizo la pregunta del milagro para saber cuales eran sus planes cuando saliera del penal. De esta forma se intento darle a Antonio una pauta de cómo planificar su vida en el futuro cuando salga del penal.

 

Resultados

La familia de Antonio estaba conformada por sus padres que tenía una relación muy mala siempre peleaban y el padre siempre estaba ausente por periodos largos de tiempo debido a su trabajo. La madre es vendedora y no tenía tiempo para cuidar ni a Antonio ni a sus hermanos, sin embargo Antonio habla más de ella que de cualquier otro miembro de su familia, además dice que cuando sus padres peleaban él defendía a su madre.

Como se puede apreciar en el figura 4, tiene una relación muy mala y distante con su padre debido a la infidelidad de este, según Antonio es posible que su padre tenga otro hijo con su amante, actualmente su padre vive con ellos. De sus hermanos no habla mucho tiene una relación distante con sus hermanas mayores ya que estas se casaron y ya no viven con la familia, indica que nunca se preocuparon por él o sus hermanitos sino que era Antonio el que cuidaba de ellos.

Se puede observar claramente en la figura que existía una triangulación entre Antonio, su madre y su padre. Debido al rencor con el que habla de su padre es posible que se trate de una triangulación de tipo perversa, en la cual existió algún tipo de manipulación por parte de la madre, Antonio se convirtió en su defensor y el hijo a quien ella recurría para hablar mal del padre y de los problemas que tenía en su relación conyugal.

Así mismo por ser Antonio el único de los hermanos que trabajaba para ayudar económicamente a su madre se puede ver que también se convirtió en hijo parental sustituyendo a su padre en las labores que no cumplía dentro del sistema.

En una de las sesiones con Antonio se realizó una línea temporal (Stanton, 1996) para complementar la información obtenida al realizar el genograma. Por lo que se puede observar en la figura 6, el momento más significativo que Antonio recuerda es cuando tenía cinco años, este momento es uno de los más felices que recuerda, para poder diferenciar que tan feliz se sentía se le pidió que calificara este hecho del 1 al 10, Antonio le da una calificación de 10 debido a que tenía muchas ganas de estudiar para llegar a ser alguien. Para Antonio este momento se prolonga hasta los diez años cuando debido a las necesidades que tenía y al poco dinero que ganaba su madre se ve forzado a trabajar para poder pagar la ropa del colegio. Este es un momento significativamente doloroso para él ya que a esta edad descubre que su padre tenía otra mujer y que convivía con ella y con su madre al mismo tiempo.

Posteriormente, a los doce años, sufre otro momento difícil ya que sus padres discuten mucho y deciden separarse. En esta etapa de su vida comienza a tener más amistades y a llevarlas a su casa, comenta que solía divertirse mucho, solían ir a discotecas y también practicaban algún deporte.

Un momento de su vida que es especialmente significativo es cuando comete la violación por la cual se encuentra cumpliendo condena en el penal de San Pedro. Esto ocurre a los diecisiete años. Según Antonio es el momento más doloroso ya que se sentía muy solo, la pérdida de su libertad también le afectó mucho "hubiera querido tener un amigo junto a mi". Además sentía que había fracasado en la vida y todo por una mentira. En el momento de referirse a su estancia en el penal indica que tiene mucha rabia contra la familia que lo acuso y también indica que se encuentra recluido injustamente.

Para poder evaluar el sistema familiar con más precisión se recurrió a la utilización de la Escala individual de Estilo familiar de Beavers (1995). Esta escala consta de quince ítems que se agrupan en ocho factores.

En lo que se refiere al factor de necesidad de dependencia, la familia tiene muy pocos problemas para lograr la desvinculación y emancipación de los hijos, aun así parece que tienen límites demasiado rígidos, sin preocuparse mucho por los miembros o brindarles los cuidados necesarios, además el número de hijos es importante ya que son ocho hermanos que no contaban con la supervisión de los padres. El problema sería que existía un exceso de libertad y pocas reglas o alguien que controlará que se cumplieran.

En cuanto a la existencia de conflictos adultos es evidente que los padres de Antonio tenían muchos problemas en su relación conyugal, al punto de afectar a los hijos en especial a Antonio.

Es muy poca la importancia que se le da a la imagen social de la familia, este indicador confirma que se trata de una familia desligada en exceso llegando al caos, donde ninguno de los miembros se siente responsable o comprometido con el sistema familiar, cada uno es independiente y se mantiene aparte de los demás. Por otro lado en lo que respecta a la expresión de cercanía también se puede ver que existía muy poca capacidad de buscar apego físico entre los miembros.

La manera de expresar el enojo en la familia de Antonio era de forma violenta, las disputas entre sus padres generalmente eran violentas, Antonio llegó a entrometerse para salir en defensa de su madre, demostrando con esto la presencia de una dinámica familiar en la cual la triangulación estaba presente. La expresión de sentimientos positivos o negativos también era poca. Al parecer esta familia tendía a volcar sus intereses hacia afuera del sistema que hacia adentro. Los problemas, cuando se presentaban, eran achacados al padre, él desempeñaba el papel de chivo expiatorio, la familia estaba mal por su culpa y por su infidelidad, se puede notar en el discurso de Antonio el profundo rencor que siente hacia su padre.

Por último se le aplicó una escala para evaluar la presencia o ausencia de rasgos antisociales en su comportamiento. La Escala de Calificación de la Psicopatía de Hare (1991) se divide en cuatro facetas de acuerdo a la información obtenida en las sesiones y por lo que cuenta Antonio de su vida al elaborar la línea temporal se puede observar que en la faceta interpersonal que evalúa la locuacidad, el comportamiento egocéntrico, la mentira patológica y el comportamiento manipulatorio, Antonio ha presentado este tipo de comportamiento a lo largo de las sesiones, si bien al principio se mostró desconfiado mientras fueron avanzando las sesiones su comportamiento cambió, se mostraba más seguro y hablaba más. Sonreía e incluso hacía bromas. Al hablar de si mismo trataba de realzar sus cualidades y mencionaba con orgullo que él fue por mucho tiempo el sostén económico de su familia. En la última sesión insiste en que se había cometido una injusticia con él, y que es inocente, cuando las pruebas presentadas en su contra fueron muchas y definitivas.

En cuanto a la faceta emocional que se refiere la falta de remordimiento, a la escasa profundidad de los afectos, la falta de empatia y la incapacidad de aceptar la responsabilidad de las propias acciones; Antonio en la ultima sesión demuestra claramente que no siente remordimientos por lo que hizo, al decir que quiere vengarse de toda esa familia, tampoco parece tener en cuenta el daño causado a la niña de 6 años que violó. La frustración que siente al estar privado de libertad también demuestra poca capacidad para aceptar las responsabilidades de sus actos. Cuando habla de sus familiares lo hace sin demostrar afecto por ninguno, el hecho de que no lo visiten, parece irritarlo y no entristecerlo.

En la faceta estilo de vida, que hace referencia a una marcada tendencia al aburrimiento, a una tendencia de vida parasitaria, a la falta de metas realistas a largo plazo, a la impulsividad y la irresponsabilidad; Antonio también presenta varios de estos factores, por ejemplo insiste en que quiere salir lo más pronto en libertad para casarse y tener una casa propia y trabajo, pero cuando se le pregunta cómo piensa hacerlo le cuesta responder, tiene metas grandes pero no tiene un plan para lograrlas. Es muy impulsivo, durante la huelga del penal se cosió los labios, y por los detalles que recoge la policía del momento en que comete el crimen, se puede ver que fue un impulso del momento, estaban él, su hermana menor y la victima solos en su casa y de pronto decide mandar a su hermana lejos de la casa y viola a la otra niña. Es descubierto y encarcelado el mismo día. Si bien trabajaba desde los siete años en una carnicería no intenta cambiar de empleo o buscar uno que le proporcione mejores condiciones de vida.

La cuarta faceta hace referencia al comportamiento antisocial propiamente dicho, toma en cuenta la falta de control conductual, problemas precoces de conducta, delincuencia juvenil, revocación de la libertad condicional y versatilidad criminal. Si bien Antonio no presenta los últimos dos factores, si presenta los otros, el delito lo comete a la edad de 17 años, aunque anteriormente no parece haber presentado otro tipo de conducta criminal, sin embargo relata que a veces bebía con los amigos y que se presentaba en estado de ebriedad en su casa y que en una ocasión casi golpea a su padre.

Por otro lado existen dos ítems adicionales que no entran en ninguna faceta; que son los de promiscuidad sexual y el de relaciones maritales breves. Antonio no habla de alguna novia antes de ingresar al penal pero actualmente tiene una, a la cual conoció estando en el mismo. Si bien parece no presentar este tipo de comportamiento promiscuo el hecho de que haya cometido una violación parece indicar más bien una tendencia a la falta de relaciones con mujeres de su edad. Todas estas facetas nos hacen pensar que Antonio presenta muchas de las características más importantes de la psicopatía, teniendo en cuenta a Lykken (2000) se podría hablar de una psicopatía secundaria por lo impulsivo de su comportamiento.

 

Conclusiones

Después de haber revisado toda la información se puede realizar el siguiente modelo de estructura familiar:

De acuerdo con la figura 6 Antonio proviene de una familia desligada, caracterizada por tener límites rígidos entre los subsistemas, es decir que los miembros del sistema tienen mucha libertad y que la familia tiende a ser desunida, no hay preocupación por el bienestar de los demás miembros y cada uno actúa como si fuera independiente. En este hecho tiene mucho que ver la situación económica que obliga a ambos padres a trabajar y a prestar menos atención a sus hijos.

También se puede observar que existían pautas de comportamiento patológicas como la triangulación, ante una mala relación conyugal de los padres causada por la falta de dinero y por la infidelidad y agresividad del padre; la madre que se siente más débil, incluye a Antonio quien participaba en las pelas de sus padres y que desarrolló un sentimiento negativo muy grande hacia su padre. Como consecuencia de este juego relacional Antonio tuvo un desarrollo deficiente y alejado del subsistema fraterno, convirtiéndose en hijo parental, sustituyendo al padre que casi siempre estaba ausente lo cual le brindaba beneficios ante sus hermanos, aunque al mismo tiempo le adjudicaba responsabilidades muy grandes para su edad (Minuchin, 1983).

Las consecuencias de este tipo de estructura son muchas. Antonio que ha vivido y ha aprendido las bases de comportamiento en una familia de este tipo ahora se encuentra privado de libertad. Si bien es cierto que no se puede justificar el problema solamente por la estructura familiar esta ha influido mucho sobre su comportamiento, este hecho y las condiciones socio culturales también han coadyuvado a que Antonio se comporte de una manera que resulta ser antisocial.

Tomando en cuenta los modelos de estructuras familiares que favorecen el mantenimiento y aparición de comportamientos antisociales, presentados anteriormente tenemos que la familia de Antonio se estructura de manera muy similar con los modelos de psicopatía secundaría y con el modelo de sociopatía.

Comparte con el modelo de psicopatía la presencia de triangulación perversa, dando como resultado una persona impulsiva, irresponsable y que guarda mucho rencor hacia sus padres. Por otro lado también hay que tener en cuenta que coincide con el modelo de sociopatía por las características socio - culturales en las que vivió. La pobreza influye en el descuido al que los sometían sus padres. Ambos deben trabajar y luego Antonio también se ve forzado a hacerlo. Al ser una familia desligada es muy poco el apoyo que brinda a sus miembros cuando las dificultades del medio externo los atacan (ver figura 7). Es probable que el comportamiento de Antonio hubiera sido distinto si se hubiera criado en otras circunstancias. Una familia funcional hubiera podido asegurar su desarrollo psicológico nutriéndolo afectivamente ámbito en el cual se presenta la mayor falencia la familia de origen.

En el caso de Antonio es evidente que no se podría realizar un tratamiento que involucre a toda su familia ya que no se puede contar con la colaboración de los mismos porque viven en una población alejada y por que no existen lazos afectivos fuertes; por lo tanto se recomienda realizar una terapia individual siguiendo el enfoque sistémico. Antonio todavía tiene que pasar varios años en la cárcel, por lo cual le resultaría útil una terapia que le permita corregir su impulsividad y ayudarlo a planificar de una mejor manera su vida a futuro. Su edad es un factor a favor de un buen pronóstico ya que antes del incidente de la violación no había cometido ningún delito contra la sociedad. Sin embargo el ambiente carcelario puede empeorar su comportamiento por lo cual comenzar terapia en este momento probablemente tendría buenos resultados para él.

La principal limitación de estas técnicas terapéuticas consiste en que se trata de técnicas orientadas a conseguir resultados en periodos cortos de tiempo y que solo enfrentan un problema específico y claramente delineado por el la persona en consulta.

Debido a la complejidad de la situación de Antonio estas técnicas lo ayudarían en primera instancia a solucionar problemas como su impulsividad y su dificultad de planificar su vida pero otros aspectos en los que necesita ayuda requerían de otro tipo de técnicas de más larga duración y que trabajen con temas más profundos y complejos. Debido a las características del caso es poco probable que la terapia narrativa ayude a Antonio por la tendencia que tiene de eludir las responsabilidades, es probable que trate de justificar sus actos o que reinvente su historia quedando como victima y no como el verdadero responsable de sus acciones. En estos casos el tratamiento debe ser cuidadosamente elegido.

Los terapeutas familiares han estudiado la influencia de las dinámicas familiares como las triangulaciones y los modelos comunicacionales disfuncionales con relación a problemas como la esquizofrenia, los trastornos alimenticios y trastorno como el trastorno border line. Lo lógico ahora sería estudiar cómo estos fenómenos influyen en trastornos como el trastorno de personalidad antisocial. Más adelante tal vez se pueda realizar un estudio que abarque a una población más amplia y se puedan tener datos confiables y se pueda dar paso a nuevas teorías sobre la personalidad antisocial.

En el ámbito clínico este estudio de caso puede resultar muy útil debido a que presenta una nueva forma de evaluación utilizando el enfoque sistémico, de esta forma se puede utilizar herramientas novedosas como los genogramas, las líneas temporales y en base a la estructura familiar poder llegar a conclusiones que tomen en cuenta aspectos relevantes como el sistema familiar y el contexto social en lugar de solo centrarse en el aspecto individual al momento de evaluación, obteniendo de esta forma datos más complejos y mas significativos. Abriendo un abanico de posibilidades de tratamiento y prevención.

La psicología y el derecho están unidas estrechamente cuando se habla de las personalidades antisociales, muchas veces en los procesos judiciales en Bolivia se solicita el peritaje de un profesional psicólogo; el enfoque sistémico es integral y puede brindar informes más completos beneficiando de esta manera el proceso penal. Así mismo también puede ser de gran ayuda en el proceso de rehabilitación dentro de los penales.

La evaluación familiar también brinda al terapeuta mucha información en base a la cual puede planificar el tratamiento a seguir. Realizar hipótesis sobre el problema y también posibles formas de resolverlo que pueden ser modificadas conforme avance la terapia. Además esta información sobre los antecedentes familiares resulta muy valiosa e importante para comprender de una mejor manera cómo un síntoma se ha mantenido durante el tiempo y qué papel han jugado las dinámicas familiares.

En el ámbito forense resulta de gran ayuda conocer los antecedentes y el funcionamiento de la familia tanto del victimador como de la victima. Contar con conocimientos sobre la estructura familiar y sobre el enfoque sistémico puede proveer a abogados, médicos y psicólogos de una visión diferente de la problemática estudiada y trabajar de una forma más cercana a la realidad de las personas, ya que al comprender de donde vienen se pude llegar a comprender mejor cómo es que han llegado a desarrollar un comportamiento determinado.

Dentro de los centros penitenciarios se puede trabajar siguiendo el enfoque sistémico, al estudiar sus familias y hacer una retrospección estas personas pueden llegar a comprenderse a si mismas y encaminarse de una forma más efectiva hacia la rehabilitación. Lastimosamente en nuestro medio es muy poco lo que se puede hacer para reinsertar a los infractores de nuevo a la sociedad. Las limitaciones en estos casos parecen ser más económicas que teóricas o de recursos humanos. Hoy en día existe un gran número de profesionales desempleados que gustosamente ayudarían en este campo pero que no consiguen empleos por que no están dadas las condiciones o no existe presupuesto.

Como el enfoque sistémico indica que un pequeño cambio en una de las partes de un sistema afecta en su totalidad al mismo, entonces si se pude llegar a las familias más pobres y necesitadas dentro de nuestra sociedad es posible que todo el sistema responda favorablemente y comience su camino hacia el cambio y hacia un desarrollo más saludable que beneficiaría todos sus miembros. La forma de atacar el problema de la violencia en nuestras sociedades no debería limitarse a retirar de la sociedad a los infractores sino en prevenir que más ciudadanos tengan que recurrir a estos tipos de comportamiento para ganarse la vida o para sentir que existen y que son parte de algo.

 

Notas

1yue_ximef@hotmail.com

 

Referencias

Beavers, W. (1995). Familias exitosas: Evaluación, Tratamiento e Intervención. Barcelona. Paidos.        [ Links ]

Cancrini, L. La Rosa, C. (1996). La Caja de Pandora, manual de psiquiatría y psicopatología. Barcelona. Editorial Paidos.        [ Links ]

Echeburúa, E. (1994). Personalidades Violentas. Madrid. Editorial Pirámide.        [ Links ]

Hare, R. (1991). Psychopathy Qualification Scale. Vancouver. University of British Columbia.        [ Links ]

INE. (2004). http://www.ine.gov.bo/cgi-bin/pbuscador.exe/DESPLIEGUE Numero de denuncias de los delitos con mayor incidencia por departamento y año, 2000 - 2004. Bolivia.

Lykken, D. (2000). Las personalidades Antisociales. Barcelona. Editorial Herder.        [ Links ]

Minuchin, S. (1983). Familias y Terapia Familiar. México D.F. Editorial Gedisa.        [ Links ]

Pinto, B. (2005). Por que no sé amarte de otra manera. La Paz. Universidad Católica Boliviana San Pablo.        [ Links ]

Stanton, M. (1996). La línea Temporal y La Pregunta. Buenos Aires. ASIBA.        [ Links ]

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons