SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 número1HISTORIAS DE AMOR EN MUJERES DE ORIGEN AYMARA Y MOJEÑOPATRONES DE COMPORTAMIENTO ACADÉMICO ANTE UN PROGRAMA COMPUTARIZADO DE ENSEÑANZA PERSONALIZADA EN ALUMNOS DE PRE-GRADO DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA "SAN PABLO" índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Ajayu Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología UCBSP

versión On-line ISSN 2077-2161

Ajayu v.5 n.1 La Paz mar. 2007

 

ARTÍCULO

 

JERARQUIZACION DE SATISFACTORES EN TERRITORIOS COMUNALES CAMPESINOS DEL NORTE AMAZÓNICO BOLIVIANO: UNA APROXIMACIÓN PSICOSOCIAL

 

 

Aymara Llanque Z. y Erick Roth U.

Universidad Católica Boliviana "San Pablo"

 

 


 

En Bolivia, las leyes Forestal y Agraria aprobadas el año 1996, marcan un nuevo rumbo sobre el derecho de acceso a los recursos forestales y la tenencia de la tierra a favor de las comunidades rurales. A pesar de ello, en el Norte Amazónico Boliviano, región altamente biodiversa y con creciente comercio de sus recursos, la pobreza afecta a la mayoría de la población debido a una inequitativa distribución de beneficios, limitado acceso vial, precarios servicios públicos, entre otras limitaciones.

En la región, las consecuencias del sistema de cultivo tradicional de tala, quema y siembra son ingresos son menores a 300 dólares americanos al año por familia, economía insuficiente para satisfacer las necesidades básicas, Calderón (2004). En este sentido, los(as) campesinos(as) de la Amazonia Boliviana, continúan extrayendo recursos del bosque sin criterio de cadena productiva y sostenibilidad, comercializando sus productos a muy bajo costo. Dicha relación convierte a los pequeños productores en simples vendedores de árboles, manteniendo la deforestación, Llanque y Zonta (2005).

Estas tendencias sociales afectan directamente en el desarrollo de la población, siendo limitantes para el desenvolvimiento de alternativas en el ámbito local que mejoren la calidad de vida de los individuos.

No obstante, varias comunidades con apoyo gubernamental y no gubernamental vienen generando un proceso de fortalecimiento organizativo y construcción de capacidades con señales de cambio, existen factores de orden social, cultural, político y psicológico que definen la dirección del desarrollo con alternativas que dificultan el proceso.

Dentro de las causas que dificultan el desarrollo en las comunidades Amazónicas Bolivianas, están los factores individuales. Desde la psicología comunitaria, el desarrollo local tiene un componente psicológico de vital importancia; siendo el individuo el protagonista del desarrollo, el mismo requiere implicarse en lo que Garafulic (2004) denomina "proceso de verdadero cambio de actitudes y la voluntad de la población y sus instituciones para construir una nueva mentalidad que permita encarar la situación sustancial de pobreza" (Pág.21).

Para que el cambio social se dirija hacia el bienestar común debe de contar con un sistema basado en percepciones, creencias, valores y conductas determinadas que conduzcan a la comunidad a alternativas saludables.

En el caso de la amazonia Boliviana, estas variables psicológicas definen la relación que tienen los campesinos y campesinas con su trabajo; familia, cotidiano, etc. siendo pueblos que luchan por su tranquilidad, independencia y subsistencia en función al uso de los recursos naturales, Herkemans (2003). Es así que comprender los componentes psicológicos del desarrollo se convierte en una fuente de información valiosa en el entendimiento de los mecanismos de sobrevivencia de las familias amazónicas. Una de las variables psicológicas que influye en la satisfacción de necesidades humanas y afecta directamente al cambio social es la percepción de preocupaciones y por consecuencia la jerarquización de los mismos.

Alrededor de esta premisa inicial se han desarrollado diversas propuestas teóricas, en las paginas siguientes revisaremos algunas de ellas.

Necesidades humanas

Para trabajar sobre el tema de las necesidades humanas se tomaron en cuenta dos teorías, la primera fue la propuesta de Abraham Maslow (Cofer 1976) sobre la jerarquización de necesidades humanas argumentando que las necesidades básicas deben satisfacerse para dar origen a necesidades superiores. La segunda propuesta fue la de Max-Neef (citado por Roth 2003) que elabora una diferenciación entre satisfactores y necesidades postulando que existe una interacción entre las necesidades humanas. La investigación utilizó elementos de ambas teorías por lo que se las desarrollará a continuación.

Teoría del Desarrollo Secuencial de Maslow

Maslow elaboró la teoría de la jerarquización de necesidades para poder explicar el comportamiento humano. Según Cofer (1976), en referencia a los postulados de Maslow, indica que las necesidades son universales y se satisfacen de manera jerárquica, las inferiores deben de estar satisfechas para dar paso a las superiores. En consecuencia, saciar una necesidad inferior es condición para que aparezca una superior. Asimismo, Maslow postulo que las necesidades no son absolutamente fijas donde la gratificación es satisfactoria cuando están implicados satisfactores intrínsicamente apropiados.

Desarrollo a escala humana Manfred Max-Neef

Las necesidades se relacionan con los satisfactores jerarquizados socialmente, generando un sistema particular de creencias, valores, intereses, conductas, etc. dichas necesidades son permanentes y derivan en preocupaciones individuales que afectan el comportamiento, Roth (2003). Como los satisfactores no son detectados de manera precisa, aumentan la probabilidad que el cambio social suponga un proceso más largo.

Con relación a este tema, Max-Neef (Roth 2003) propone conceptualizar las necesidades humanas fundamentales como finitas, pocas y clasificables, iguales en todas las culturas y en todos los periodos históricos. Desde esta perspectiva, lo que cambia es la manera o los medios utilizados para su satisfacción. En realidad, no son ni un estado actual ni futuro, por lo tanto, constituyen un vacío o una preocupación descrita por satisfactores no resueltos, en este sentido, para que el desarrollo local sea permanente y a menor plazo es necesario mejorar la calidad de vida de las personas aumentando las posibilidades de satisfacer sus necesidades humanas fundamentales. Desde esta perspectiva, no existe una relación directa entre una necesidad y un satisfactor, ya que dependiendo siempre de la situación en particular, es posible emplear un satisfactor para varias necesidades y viceversa. Las culturas se definen por la elección de sus satisfactores, por lo que, el cambio social en el grupo meta implica modificar la jerarquización de satisfactores antiguos por nuevos, formando un proceso de implantación de necesidades y su asimilación posterior; según Max-Neef (Roth 2003), lo que está culturalmente determinado no son las necesidades humanas fundamentales, sino los satisfactores de esas necesidades. Asimismo, sustenta que no existe correspondencia biunívoca entre satisfactores y necesidades, sino que, por el contrario, un satisfactor puede contribuir simultáneamente a varias necesidades formulando así, preocupaciones específicas. De esta forma, se generará la permanencia de un nuevo sistema más sostenible en el manejo de los recursos naturales y en la calidad de vida de los pueblos Amazónicos.

La teoría de Max-Neef sobre el desarrollo y las necesidades humanas es una alternativa al enfoque de calidad de vida desde América latina para el mundo siendo que, según sus postulados, el desarrollo depende de la satisfacción adecuada de necesidades humanas fundamentales; adecuación íntimamente relacionada a la posibilidad de controlar el uso de los recursos y el destino de los beneficios. Para poder comprender mejor el concepto de necesidad humana, el autor elaboró una diferenciación entre necesidades y satisfactores formulando a partir de esta premisa toda su teoría.

Necesidades Humanas y Satisfactores

Según Max-Neef (Roth 2003) Las necesidades y los satisfactores de esas necesidades son diferentes, en primer lugar, las necesidades son finitas pocas y clasificables; son iguales en todas las culturas, por el contrario los satisfactores cambian dependiendo de la cultura. En segundo lugar, el individuo tiene necesidades múltiples e interdependientes, los satisfactores pueden cubrir diferentes necesidades siendo estas complementarias, simultaneas y compensadas, por lo tanto, no existe correspondencia biunívoca entre necesidades y satisfactores; un satisfactor puede contribuir simultáneamente diversas necesidades o, a la inversa, una necesidad puede requerir de diversos satisfactores para ser satisfecha. Todas estas relaciones son fijas. Pueden variar según tiempo, lugar y circunstancias. Roth (2003) resume que cada sistema económico, social y político adopta diferentes estilos para la satisfacción de las mismas necesidades humanas fundamentales. En cada sistema, éstas se satisfacen (o no se satisfacen) a través de la generación (o no generación) de diferentes tipos de satisfactores.

Max-neef (Roth 2003) menciona que las necesidades humanas pueden desagregarse conforme a múltiples criterios y se combinan según dos criterios posibles de desagregación: según categorías existenciales y axiológicas. Esta combinación genera por una parte, las necesidades de Ser, Tener, Hacer y Estar; y por la otra, las necesidades de subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación. Identidad, libertad y trascendencia.

Uno de los aspectos que define una cultura es la forma en que eligen sus satisfactores. Las necesidades humanas fundamentales de un individuo que pertenece a una sociedad de consumo son las mismas de aquél que pertenece a una sociedad ascética. Lo que cambia es la elección de cantidad y calidad de los satisfactores, y/o las posibilidades de tener acceso a los mismos.

Por otro lado, las necesidades se satisfacen en tres contextos a) en relación con uno mismo, b) en relación con el grupo social, c) en relación con el medio ambiente. La calidad e intensidad tanto de los niveles como de los contextos dependerá de tiempo, lugar y circunstancia. En consecuencia, las necesidades se entienden como carencia y potencia por lo tanto no se satisfacen ni se colman. Son un proceso dinámico en movimiento permanente y van cambiando de acuerdo a la situación.

Definición de satisfactor

Max Neef (Roth, 2003) propone que los satisfactores no son los bienes económicos disponibles, son los que están referidos a todo aquello que por representar formas de ser, tener, hacer y estar, contribuye a la realización de necesidades humanas. Pueden incluir, entre otras, formas de organización, estructuras políticas, prácticas sociales, condiciones subjetivas, valores y normas, espacios, contextos, comportamientos y actitudes; todas en una tensión permanente entre consolidación y cambio.

Cambio social y necesidades humanas

Autores como Garafulic (2004) y Roth (2004) aseguran que las condiciones subjetivas de los actores son fundamentales para el desarrollo, es de esta manera que, desde el modelo interactivo del cambio social Roth (1986), indica que el proceso de cambio social es el producto de ajuste de variables psicológicas para lograr que un nuevo patrón de conducta o innovación, sea implantado y asimilado dentro de una comunidad. El cambio implica tomar en cuenta las demandas de los destinatarios del mismo, ya que existe una relación directa entre una carencia objetiva (palpable) y la preocupación que la genera. El mismo autor formula que uno de los factores de asimilación más relevante tiene que ver con los satisfactores colectivamente percibidos, toda vez que éstos se constituyan un requisito ineludible para consolidar el proceso de cambio.

En el caso de las familias comunarias en el Norte Amazónico la preocupación por determinados satisfactores afecta en la transformación de creencias, valores, intereses, conductas, etc. Estos factores están directamente relacionados a los cambios económicos, políticos, sociales y culturales.

Los resultados de estas teorías llevan a pensar en la importancia de la relación entre factores externos como agentes de cambio y los sistemas integrados de los individuos a partir de la mayor coincidencia entre necesidades percibidas y desarrollo de la región, ya que de esta unión puede resultar el cambio social planificado a menor plazo y con mayores beneficios. En esta dirección, la probable incompatibilidad entre las necesidades de las familias campesinas y las propuestas de desarrollo dentro de la región pueden haber ocasionado un proceso de cambio social más lento del planificado inicialmente. De esta manera la investigación trato de responder a la siguiente pregunta: ¿Cómo se jerarquizan los satisfactores de subsistencia y protección entre las familias productoras, campesinas y recolectoras de comunidades con diferentes estructuras internas para el acceso a la tierra?

 

MÉTODO

Participantes de la Investigación. Participaron 4 comunidades rurales definidas como territorios comunales campesinos de la Provincia Federico Román en el Departamento de Pando y de la Provincia Vaca Diez en el Departamento de Beni. Se trabajó con 40 participantes mayores de 18 años en igual número de hombres y mujeres pertenecientes a tres tipos de familias categorizadas por su estrategia económica:

Familias productoras agroforestales. Practican agroforestería comercial, mantienen sus parcelas manipulando sistemáticamente el bosque con la frecuencia requerida de acuerdo a las especies yel desarrollo de las mismas. Cuentan ingresos permanentes (los 12 meses del año).

Familias campesinas. Asumen la agroforestería como un experimento sin hacer seguimiento de sus plantaciones en los sistemas agroforestales. Las actividades laborales están relacionadas a la agricultura rotativa y a la recolección de productos en el bosque.

Familias recolectoras. No están aptas para adaptar la agroforestería comercial, su tiempo lo invierten en la recolección de productos de bosque, caza y pesca. La situación socioeconómica de cada familia depende totalmente del acceso al bosque.

Los (as) participantes distribuidos (as) en familias forman parte de tres estructuras de organización para la tenencia de tierra las cuales son:

Tenencia Individual. Distribución de la tierra por parcelas familiares donde cada familia recibe los beneficios de su trabajo sin repartirlos con la comunidad.

Tenencia Comunal. Distribución de la tierra por sendas de recolección familiar, teniendo que aportar a la comunidad parte de los beneficios de su trabajo.

Tenencia Mixta. Distribución de la tierra por parcelas familiares y área de reserva comunal para recolección con un aporte obligatorio a la comunidad.

Instrumento. Se trabajó con el índice de Preocupaciones de la Comunidad (IPC) en sus formas B y C.

El instrumento fue elaborado por Roth (2003) y adaptado por Llanque (2006) con el fin de medir las preocupaciones de las comunidades amazónicas Bolivianas; consiste en una serie de estímulos visuales en forma de tarjetas que representan gráficamente diferentes satisfactores para el habitante rural Boliviano, obtenidos a través del juicio de expertos en desarrollo rural (socialmente validados).

Cada reactivo es el resultado de la distribución de satisfactores en una matriz elaborada por Neef (1996) donde se relacionan las necesidades existenciales y las axiologicas para formar preocupaciones sociales. El instrumento en su forma B evalua los satisfactores basicos como salud, educación, alimentación, etc. A su vez, la forma C mide satisfactores relacionados al uso de los recursos naturales como extrativismo, agricultura rotativa, producción agroforestal, tala y quema de bosques, etc.

Procedimiento.

De inicio se realizó un diagnostico secundario basado en referencias teoricas de la situación en la Amazonia Boliviana. En base a los resultados se elaboraron los instrumentos, sometiendolos a un proceso de validez de contenido y adaptación cultural. Finalmente se aplicaron los instrumentos elegidos en las diferentes comunidades.

Análisis de Datos. Los datos de la investigación permiten es uso de estadisticos no parametricos tales como análisis de frecuencias y análisis de contingencias de donde se obtendrán los porcentajes de la población para cada respuesta. Asimismo, se evaluó el nivel de significancia en la comparación de datos a partir de la Chi cuadrada.

Finalmente, se adoptó una manera de interpretar la información numérica; se debió buscar un método de segmentación que permita estandarizar el proceso de análisis. Es asi que se optó por la "Segmentación proporcional" que consiste en la agrupación de respuestas en proporciones iguales, en este caso respuesta 1 (no importante) y 2 (poco importante) en el Grupo 1; y la respuesta 3 (importante) y 4 (muy importante) en el Grupo 2. Una vez agrupadas las respuestas se les otorgó una nueva categorización, siendo el Grupo 1 calificado como "Baja Preocupación" y el Grupo 2 como "Alta Preocupación". Finalmente se obtiene una nueva forma de analizar los datos.

 

RESULTADOS

Desde la perspectiva de Neef (citado por Roth 2003), las necesidades son finitas y no varían en relación a las culturas, lo que se modifica son los satisfactores que colman dichas necesidades.

Por lo tanto, comprender la percepción de las preocupaciones tiene un primer momento relacionado a la forma en la que se jerarquizan los satisfactores y un segundo momento donde se organizan los satisfactores jerarquizados en las necesidades que los mismos colman.

Siendo indispensable la presencia de los satisfactores en la composición de las necesidades axiológicas (subsistencia, protección) y existenciales (ser, tener, hacer, estar) se realizó análisis específico sobre la jerarquización de las preocupaciones para luego pasar a consideraciones globales con respecto al comportamiento de satisfactores en cada necesidad; a su vez, se tomaron en cuenta los diferentes niveles de organización social, los mismos determinan diversas formas de percibir las carencias existentes.

Jerarquización de satisfactores, índice de preocupaciones de la comunidad (IPC) forma B -necesidades básicas

A nivel poblacional las necesidades básicas están percibidas como insatisfechas y se constituyen en una alta preocupación. Los satisfactores "acceso a educación - ser educado", "acceso a salud - ser sano" y "acceso a vivienda" son considerados como los más preocupantes por la mayoría de la población.

Por otro lado, los satisfactores percibidos como los menos preocupantes están relacionados a servicios públicos como "Acceso a la energía eléctrica - tener electricidad", "Acceso a transporte - tener transporte para comercializar y movilizarse"; espacios de esparcimiento como "Deporte -Acceso a un entorno social distendido estar en sociedad" y finalmente, vivir solidariamente " dar y recibir ayuda - ser apoyado". La distribución de las respuestas es la siguiente:

No obstante a nivel poblacional las preocupaciones que sobrepasan el 50% estan relacionadas a la satisfaccion de necesidades de subsistencia, esta distribución varia en el nivel local o comunal donde la tenencia de tierra es determinante en la diferenciación de las proecupaciones percibidas. Es asi que satisfactores como aaceso a baño, acceso a agua, tener trabajo, estar en familia, transporte y estar en un ambiente distendido - deporte varían sustancialmente. Ver figura 2.

A nivel familiar existen coincidencias satisfactores como salud y educación mismo que varíen los porcentajes entre cada tipo de familia. Al contrario, las necesidades como acceso a agua, tenencia de animales, alimentación, estar en familia, trabajo, acceso a vivienda, forestación y deportes difieren considerablemente. La figura 3 detalla lo expuesto.

Jerarquización de satisfactores índice de preocupaciones de la comunidad (IPC) forma C-acceso y uso de recursos naturales

A nivel poblacional los satisfactores que constituyen en una alta preocupación para la mayoría de la población son ser recolector - ser productor forestal, maderero, castañero, seguridad jurídica -tener el saneamiento de su propiedad agrícola o forestal, se afiliados o miembros y tener Producción rentable. A su vez, los satisfactores vistos como los menos preocupantes son "producción diversificada - tener posibilidad de ser agricultor, recolector y productor forestal" y "estar en contacto permanente con el bosque". Ver figura 4.

A nivel comunal existen diferencias sustanciales en elos satisfactores explotación sostenible y herramientas de producción, las preocupaciones restantes tienen la misma tendencia con variaciones en el porcentaje de la población que las jerarquizo como importantes. La figura 5 es un claro ejemplo.

A nivel familiar, existen diferencias en satisfactores como ser agrigultor,para subsistir, tener herramientas de producción, producir según roles familiares, recibir apoyo técnico y protegerse contra los incendios. Los satisfactores restantes mantienen la misma tendencia en los diferentes tipos de familias. La figura 6 detalla dichas variantes.

Distribución de satisfactores en las necesidades axiológicas y existenciales

Luego de haber obtenido la jerarquización de satisfactores en las distintas formas de organización social, se planteó la necesidad de extender el análisis a un espacio global, donde dichos satisfactores sirvan para comprender la dirección que toman las preocupaciones en relación a necesidades humanas básicas. Es así que se tomó la determinación de interpretar los resultados por necesidades, teniendo las axiológicas (subsistencia - protección) y las existenciales (ser, tener, hacer, estar), asumiendo consideraciones que mismo siendo arbitrarias, cuentan con una riqueza analítica visible.

En relación a las necesidades axiológicas, la población tiene tendencia a preocuparse mas por la necesidad de Subsistencia (la más básica) y no la de Protección, cuatro satisfactores de subsistencia de ocho son altamente priorizados. Cuando se evaluan satisfactores relacionados a el uso de los recursos naturales la población tiene tendencia a preocuparse por la necesidad de Protección y no así la de Subsistencia, cinco satisfactores de protección son altamente priorizados. A su vez, las necesidades existenciales, la población percibe como importantes las necesidades de "ser" y "hacer" otorgando respuestas de alta importancia a mayoría de sus satisfactores.

 

CONCLUSIONES

Las comunidades campesinas del norte amazónico Boliviano se encuentran en niveles elevados de pobreza, factor que genera preocupación por necesidades básicas percibidas como insatisfechas, entre ellas se puede mencionar la educación, salud, aseo y vivienda.

Aún siendo una población con carencias notorias, las preocupaciones primordiales están más relacionadas a la necesidad axiológica de subsistencia, factor que provoca una predisposición hacia actividades que aseguren únicamente el sustento diario de los (as) comunarios (as) y sus familias. La sobrevivencia se relaciona con las necesidades existenciales de "ser" y "hacer" percibidas como primordiales; de esta manera, existe preocupación por actividades que no impliquen el acumulo (tener) ni el compromiso (estar).

Por otro lado, los (as) campesinos (as) de la Amazonia Boliviana no se preocupan por acceder a herramientas de modernización, crecimiento y desarrollo desde el punto de vista de la economía actual (maquinarias, energía eléctrica, medios de transporte modernos, etc); prefieren una vida con menos pertenencias y con mayor libertad para decidir sobre el día a día.

Esta forma de percibir las necesidades dificulta en cierta medida la sostenibilidad de alternativas de desarrollo local, siendo que existe incompatibilidad entre los comportamientos cotidianos de campesinos (as) y los requerimientos de los proyectos referidos a trabajo planificado y constante, donación de herramientas, capacitación en habilidades y producción diversificada que requiere cuidado permanente. Entre tanto existen diferencias de percepción de las carencias, existirán diferencias en la búsqueda de alternativas para disminuirlas.

A su vez, al momento de priorizar las preocupaciones relacionadas a los recursos naturales los (as) campesinos (as) de la amazonia prefieren mantenerse protegidos afiliándose a organizaciones sindicales, adquiriendo el título de la tierra y participando de la comunidad.

No obstante, perciben los satisfactores de protección como importantes para acceder a los recursos naturales, no buscan invertir demasiado esfuerzo, puesto que, aún prefieren las actividades de recolección a la agricultura. En este sentido, existe una clara búsqueda por mantenerse en contacto con el bosque.

La importancia que otorgan a los recursos naturales tiene un sentido lógico, por ser su fuente de trabajo diario, el bosque les genera ingresos a corto y mediano plazo y este beneficio provoca la necesidad ser parte del bosque y Tener acceso a recursos en relación a la naturaleza. Es de esta forma que se puede explicar las dificultades de los proyectos de desarrollo cuando tratan de incorporar hábitos de producción relacionados a la agricultura, siendo la población eminentemente extrativista, la producción diversificada que incluya agroforestería, manejo de suelos, etc, será percibida como una actividad poco importante por las comunidades ya que implicará trabajo permanente (estar en el campo y tener un sistema de trabajo planificado). Asimismo, el cuidado del bosque como inversión para el futuro, no pareciera ser un tema de interés; la mayoría de los satisfactores relacionados al uso adecuado y cuidado del medio ambiente son percibidos como los menos preocupantes, es asi que probablemente existe una visión inmediatista de utilización de los recursos del bosque.

Desde otro nivel de organización social como es el Comunal o Local es posible concluir que las preocupaciones por satisfactores se modifican en cada tipo de tenencia de tierra, la variedad de demandas que surgen a nivel local, demuestran que, desde este espacio de organización social, las personas tienen comportamientos de diferente forma al momento de jerarquizar sus preocupaciones básicas.

Es de esta forma que comunidades con tenencia individual priorizan satisfactores de subsistencia donde es muy importante el extrativismo para cubrir las carencias básicas. Coincidentemente, son las comunidades con menos intervención de proyectos sociales, donde actividades como la agroforestería y el manejo de bosques aún son desconocidas por los (as) comunarios (as). En este sentido, se puede hablar de manera muy superficial sobre los posibles efectos de la experiencia con el cambio y la percepción de carencias básicas. Adicionalmente, en este tipo de comunidades existe una profunda preocupación por estar organizada como grupo, este fenómeno demuestra que aun siendo el trabajo agrícola y de recolección más individualista, los (as) pobladores (as) buscan protegerse a través del corporativismo.

Las comunidades con tenencia de tipo comunal no buscan vivir solidariamente, priorizan comportamientos individualistas en el que hacer cotidiano y procuran la organización social como medio de protección jurídica. Son comunidades que cuentan con una mentalidad de acumulo en relación al extrativismo y la agricultura, buscan la rentabilidad de los productos como medio de protección. Al contrario, se despreocupan por el manejo de bosques, la agroforestería y el apoyo técnico, dato que permite reflexionar nuevamente sobre la incompatibilidad entre las demandas locales y los proyectos de desarrollo ya que son comunidades que han recibido apoyo de instituciones locales y cuentan con un bagaje de herramientas para modificar sus sistemas a agricultura y extrativismo.

Las comunidades con tenencia de tierras mixta no varían sustancialmente al momento de definir sus carencias; aun siendo las comunidades con mayor número de productores agroforestales que aplican la producción diversificada como medio de vida, consideran el extrativismo como un medio de mantener su economia, desvalorizan los entornos de apoyo social y familiar y el acceso a herramientas de mejoramiento de la calidad de vida. Es así que se puede afirmar que aunque la producción agroforestal sea una oferta interesante, existen elementos relacionados a valores, principios y percepciones que mantienen a los (as) campesinos (as) con formas de acceder a los recursos insostenibles.

Desde otro espacio de organización social, el nivel familiar cuenta con comportamientos diversos en relación a la jerarquización de preocupaciones, si bien existen coinidencias en las demandas básicas como salud, educación y vivienda; es también evidente la diversidad de preocupaciones en relación a los recursos naturales. Veamos algunas de las variantes:

Las familias productoras agroforestales son familias con necesidades básicas insatisfechas que no perciben el trabajo familiar y el acceso a servicios como formas de disminuir dichas carencias. Asimismo, presentan gran interés por mantenerse en entorno social, en comunidad, siendo posible afirmar que buscan la afiliación como medio de protección aunque no se preocupen por la solidaridad comunal. En relación a los recursos naturales, aun priorizan el extrativismo antes que la producción diversificada; es decir que, aún siendo un grupo resultante del trabajo con instituciones sociales, no ha adoptado las alternativas de producción de la forma deseada, siendo que no se percibe como necesario el bosque para mejorar la calidad de vida, menos aún la modernización de la agricultura para aumentar sus ingresos.

Las familias campesinas se encuentran en una transición entre el extrativismo y la agroforesteria y como es posible evidenciar, no asumen el acceso a herramientas y servicios como una forma de disminuir sus carencias más demandadas. En referencia a el uso de recursos naturales, se presentan como altamente corporativistas, buscan generar ingresos de la recolección y la agricultura rotativa y demandan la seguridad jurídica de sus tierras. Así también, están desvinculados de la explotación sostenible y de la producción diversificada como mecanismos para disminuir la pobreza.

Las familias recolectoras valorizan mucho más el entorno familiar tanto para compartir el cotidiano como para el apoyo productivo. Es el grupo social que demanda menos estar afiliado a organizaciones sociales, aparentemente, tiene una actividad laboral más de tipo familiar y no se apoya en el corporativismo. En relación a los recursos naturales , existe interés por el apoyo técnico para optimizar el trabajo productivo aunque al parecer, dicha demanda este dirigida hacia una dirección, lejana de la agroforesteria y el manejo de bosques.

A modo de conclusión es posible asumir que el nivel local o comunal y el nivel familiar contienen en sí mismos formas particulares de jerarquizar las demandas y por ende, de tomar decisiones para cubrirlas. Es así que, es necesario considerar los diferentes niveles de organización social como determinantes en la definición de las formas de intervención social.

En síntesis, desde la perspectiva del modelo interactivo del cambio social, el fenómeno comunitario surge de la interacción entre individuos, grupos , instituciones en un espacio y tiempo específicos; esta conjunción de variables que se relacionan entre sí demuestran la complejidad de los comportamientos humanos. La presente investigación muestra que dicha complejidad define el rumbo de las decisiones donde factores psicológicos como valores, creencias, percepciones, comportamientos, expectativas y pensamientos son determinantes en el rumbo que toman las acciones sociales. Desde esta perspectiva, el cambio social tiene una visión más integral y sistémica de la situación y fundamenta un desarrollo que surja de las interacciones entre los distintos niveles desde donde se gestan las verdaderas alternativas de mejoramiento social. Es así que, no considerar las preocupaciones de la población meta es limitar el camino a una sola dirección, donde las instituciones definen los lineamientos necesarios para mejorar la vida de las personas; esta visión disminuye la responsabilidad, aumenta el conformismo de los(as) actores(as) implicados(as) y es ante todo una perdida económica.

Por esta razón que se recomienda lo siguiente:

- Es fundamental planificar el proceso de cambio desde el inicio considerando a los factores psicológicos como determinantes en la implantación y asimilación de nuevas estrategias de desarrollo.

- Tomar en cuenta las demandas de los destinatarios (as) del cambio como punto de partida para las propuestas de desarrollo es asegurar la sostenibilidad del cambio.

- Crear proyectos con la participación de la población fomentando que campesinos (as) formen parte de todo el proceso de cambio, ya que, cuando las personas se sienten participes de sudesarrollo se convierten en responsables de los pasos que se deben de seguir.

- Es necesario clarificar a que nivel el cambio inicia y hasta donde se estima alcanzarán los efectos, siendo que, a nivel familiar se manejan formas de percibir las carencias diferentes a los niveles comunal y poblacional.

- El desarrollo es productivo si se enfoca en el nivel local, pero más aún se prioriza el nivel familiar.

- La percepción de las carencias así como de las alternativas para disminuirlas aún esta relacionada a la tranquilidad; la visión de ahorro, acumulo y planificación no con consideradas como fuentes de mejoramiento de vida.

- Mismo siendo necesario respetar las demandas de los destinatarios del cambio, es necesario asumir que los medios de vida adoptados por los mismos están muy relacionados a la subsistencia y mantienen sus condiciones de pobreza, por lo tanto, no se deben de limitar esfuerzos por incorporar alternativas más sostenibles que impulsen el desarrollo social.

- Es necesario modificar la visión de capacitación adoptada por las instituciones por una metodología "desde, con y por la gente" donde el (a) técnico (a) es un(a) facilitador (a) de experiencias de aprendizaje y no un (a) transmisor (a) de conocimientos; de esta forma el cambio será sostenible.

- De la misma manera, el fomento a alternativas de cambio debe de ser una inversión que genere compromiso en la población, la subvención de servicios y recursos mantiene la falta de interés en las personas.

- Es fundamental investigar con mayor profundidad las variables que determinan las decisiones de los (as) campesinos (as) amazónicos (as) bolivianos (as) siendo que cuentan con formas particulares de concebir el desarrollo que deben ser entendidas para lograr predecirlas.

 

REFERENCIAS

Calderón F. (2004) 10 años 1995 - 2004 Informe de Desarrollo Humano en Bolivia. La Paz: PNUD. CD-Rom.        [ Links ]

CEPAL (2001) Panorama social de América Latina 2000-2001. http://www.eclac.org/cgi-bin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/4/7924/P7924.xml&xsl=/dds/tp1/p9f        [ Links ]

Chiavenato, I. (1999) Administración de recursos humanos. Mc Graw Hill. Colombia.

Conde, C. K. Adaptación y validación del índice de Preocupaciones de la Comunidad (IPC). Tesis de licenciatura Inédita (2000). La Paz: Universidad Católica Boliviana "San Pablo". 2-28, 101-103.        [ Links ]

Cofer C. N. (1976) Psicología de la motivación, teoría e investigación. México: Editorial trillas. 140-156.        [ Links ]

Collado, C. (2000) Modelo de gestión de comunicación para el cambio organizacional.

Caracas : http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/gerl/mogescomorg.htm#TEORICO

Deepa, N. (2002) La voz de los pobres desde muchas tierras. Banco mundial. Madrid: Ediciones mundi prensa. 16,17,18.        [ Links ]

Fernández, P. Díaz, P. (2002) Metodología de investigación. Coruña:

http://www.fisterra.com/mbe/investiga/cuanti_cuali/cuanti_cuali.htm.

Fisher (1992) Campos de intervención de la psicología social, grupo, institución, cultura, ambiente social. Narcea: http://www.agapea.com/CAMPOS-DE-INTERVENCIoN-EN-PSICOLOGiA-SOCIAL-n203558i.htm

Gonzáles, A. Chapi, G. (2004) Sistemas agroforestales implementados en la región amazónica de Bolivia.. IPHAE y la Amazonia. Boletín informativo del Instituto para el Hombre, la Agricultura y la Ecología. Riberalta: impresión la primera SRL 17-19.        [ Links ]

Garafulic (2004) Municipio productivo y promoción económica, lecciones aprendidas en su aplicación, PADER. La Paz: Plural Editores. 21-29.

García, F. Pereira, R. Garfias, S. (2004) manual para la construcción e interpretación de indicadores sociodemográficos. Ministerio de desarrollo sostenible. La Paz. 26, 27, 32, 35, 38, 40, 43, 49.

Guzmán N. Índice de disposición al cambio. Estudio validatorio del instrumento en poblaciones rurales de La Paz. Tesis de licenciatura inédita (2005). La Paz: Universidad Católica Boliviana "San Pablo". 23- 70.        [ Links ]

Herkemans (2003) Identidad Camba en la Amazonia Boliviana. Promab. Riberalta: Editorial la Papelera. 13-15.

Hernández, R. Fernández, C. Baptista, P. (1997) Metodología de la investigación. México: Editorial Mc Graw-Hill. 9-16, 60-63, 207-218, 347-354.        [ Links ]

Hofmann, R.(2004) Empoderamiento de las comunidades campesinas e indígenas. La Paz: PADEM. 19-50, 71-74.        [ Links ]

INFA - CEJIS (1997) Ley del Servicio Nacional de la Reforma Agraria y Ley Forestal "Manual''. Santa Cruz: Editorial Infacruz. 3-12.        [ Links ]

Kliksberg, B. (1993) Pobreza, un tema impostergable. Nuevas respuestas a nivel mundial. México: Editorial LITOPAR. 7-69.        [ Links ]

Kliksberg, B. Tomassini, L. (2000) Capital social y cultura: claves estratégicas para el desarrollo. Buenos Aires: Banco interamericano de desarrollo. 167-196.        [ Links ]

Lallement, M. (2000) historie des idees sociologiques des origines á Weber. París: Editorial Nathan. 136, 137.        [ Links ]

León, M. Auto percepción laboral de comunarios de la Amazonia boliviana dedicados a la recolección de castaña y agricultura. Tesis de Licenciatura inédita (2003). La Paz: Universidad Católica Boliviana "San Pablo". 17-23.        [ Links ]

Lippit, R. (1958) La Dinámica del Cambio Planificado. Buenos Aires: Ediciones Amorrortu.        [ Links ]

Llanque, O. (2004) Una visión general de la institución. IPHAE y la Amazonia. Boletín informativo del Instituto para el Hombre, la Agricultura y la Ecología. Riberalta: impresión la primera SRL. Pag 1-6.        [ Links ]

Llanque, O. Zonta, A. (2005) Agroforestería para el desarrollo comunitario sostenible del noreste amazónico de Bolivia. Proyecto Fundación interamericana inédito. Riberalta. 2, 7-12.

Muñoz, G. Espinoza, O. Pearce, J. (2000) teorías de cambio.(http://www.comminit.com/la/teoriasdecambio.html)

Musilli, A. (2005) Population and poverty, developement strategies. New York: # 8. UNFPA. 51-57.        [ Links ]

O'Brien, R. (2001). Um exame da abordagem metodológica da pesquisa acấo Teoría e Prática da Pesquisa Agấo. Universidade Federal Joao Pessoa. Paraíba: http ://www.web.ca/~robrien/papers/arfinal.html.

Oñate M. Jerarquización de satisfactores de necesidades socialmente percibidos en comunidades de la Provincia Los Andes del Departamento de La Paz. Tesis de Licenciatura inédita (2000). La Paz: Universidad Católica Boliviana "San Pablo". Anexos.        [ Links ]

Pastor, G. (2000) Ensayo de psicología social sistemática. Universidad Pontificia de Salamanca. Salamanca: Imprenta Kadmos. 87-144, 290-315, 531-535.        [ Links ]

Paz, D. (2003) reforma agraria 50 años. Artículo primero. CEJIS. La Paz: editorial El paiz, Cronembold 6. 17-30.        [ Links ]

Roth (1986) Competencia social, el cambio del comportamiento individual en la comunidad. México:: Editorial Trillas. 15-26.

Roth, E. Jerarquización de los satisfactores percibidos en poblaciones rurales de Bolivia: bases para la construcción del "índice de Preocupaciones de la Comunidad" (IPC). Tesis de doctorado Inédita (2003). Universidad de Granada. La Paz. 2-55.        [ Links ]

Roth, E. (2004) El cambio social comunitario. Análisis de la influencia de los factores de implantación y asimilación sobre la aceptación de las innovaciones en contextos comunitarios de Bolivia. Revista Ajayu volumen II. La Paz: http://www.ucb. edu.bo/Publicaciones/Ajayu/caratula.htm        [ Links ]

Roth, E. Böhrt, R. Jung, J. (1993) Sustentabilidad y desarrollo local. Centro interdisciplinario de estudios comunitarios. CIEC. La Paz:Editorial FOCET Boliviana EDOBOL. 5-21, 29-40.         [ Links ]

Roth, E. Jung, J. (1997) Teniendo un puente al futuro. Políticas de educación para el desarrollo sostenible. La Paz: Editorial artes graficas latina. 7-13.        [ Links ]

Sabatier, P. Mazmaian, A.(1996) La implementación de la política publica: un marco de análisis. La implementación de las políticas. México: Editorial Miguel Angel Porrua. 323-372.         [ Links ]

Salkind, N. J. (1997) Métodos de investigación. México: Ediciones Prentice Hall. 95-109, 117-128, 160-171,204-213.        [ Links ]

Sánchez, A. (1991) Psicología comunitaria. Barcelona: Editorial trillas. 197-206, 215-244, 257-273,501-512.        [ Links ]

Sánchez, Y. (1991) Modelos teóricos de la psicología comunitaria. Facultad de Ciencias Médicas "Dr. Salvador Allende". Habana: http://www.psicologia-online.com/colaboradores/yramiro/comunitaria.shtml

Smith (1974) Sentido de comunidad y potenciación comunitaria. http :/www.econlib.org/library/Smith/smWN.html

Urioste, M. (2003) Con los pies en la tierra. Fundación tierra. La Paz: Editorial FOCET Boliviana Ltda.. EDOBOL. 23-66, 171-191, 215-231, 261-276.

Zonta, A. (2000) Diagnostico rural participativo. Instituto para el Hombre, la Agricultura y la Ecología. Riberalta. pag.3-48

Zonta, A. (2004) Descripción de las estrategias. IPHAE y la Amazonia. Boletín informativo del Instituto para el Hombre, la Agricultura y la Ecología. Riberalta: la primera, SRL. 7-10.        [ Links ]

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons