SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número13Análisis de la resiliencia de un adolescente en situación de riesgo por consumo de alcohol índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Fides et Ratio - Revista de Difusión cultural y científica de la Universidad La Salle en Bolivia

versión On-line ISSN 2071-081X

Fides Et Ratio v.13 n.13 La Paz jun. 2017

 

ARTÍCULOS ORIGINALES CORTOS

 

Comunicación afectiva en familias desligadas Affective communication in families relieved

 

 

Carmita Esperanza Villavicencio Aguilar1, Mauricio Fabian Villarroel Carrión2
1cvillavicencio@utmachala.edu.ec Universidad Técnica de Machala - Ecuador
2maovillarroel@hotmail.com Universidad Técnica de Machala - Ecuador
Artículo Recibido: 24-10-2016 Artículo Aceptado: 8-02-2017

 

 


Resumen

La investigación se orientó a determinar las características de la comunicación afectiva en las familias desligadas, promoviendo la utilización de nuevos códigos comunicativos. Se basó en un enfoque cuali-cuanti-tativo, de nivel descriptivo, biográfico y analítico, soportado en técnicas psicológicas: entrevista, reactivos de comunicación y relaciones familiares, valorando su cohesión y adaptabilidad, y fichas de observación. El análisis de los datos cualitativos muestra vínculos familiares carentes de expresión afectiva, poco establecimiento de normas y reglas, originando un distanciamiento emocional, se presenta un deterioro de la personalidad y subjetividad de la percepción familiar. La investigación arrojó que la comunicación constante se transforma en una herramienta fundamental para mejorar las relaciones.

Palabras Claves Adaptabilidad, comunicación, dinámica familiar, percepción familiar, vínculos afectivos.


Abstract

The research was directed to determine the characteristics of the affecti-ve communication in families disjoint, promoting the use of new codes communicative. It is based on a qualitative-quantitative approach, the descriptive level, biographical and analytical, supported in psychological techniques: interview, reagents of communication and family relations-hips, valuing its cohesion and adaptability, and tokens of observation. The analysis of the qualitative data shows family ties devoid of emotional ex-pression, little establishment of standards and rules, resulting in an emotional distancing, presents a deterioration of the personality and subjectivity of the family perception. The investigation showed that the constant communication becomes an essential tool to improve relations.

Keywords Adaptability, communication, family dynamics, family perception, affective bonds.


 

 

Introducción

La familia es la primera escuela de aprendizaje de los hijos, la fuente creadora de los vínculos afectivos; los padres se convierten en los ejes principales para fomentar el establecimiento de las normas, valores que deben realizar tanto en el entorno familiar como social. Razón por la cual, la presente investigación tiene como objetivo determinar las características de la comunicación afectiva en las familias desligadas y promover la utilización de nuevos códigos comunicativos, para manejar las relaciones intrafami-liares de manera positiva. Minuchin y Fishman (2014) explican que: La familia es un grupo natural que en el curso del tiempo elabora pautas de interacción (p. 25).

Afirman Velásquez y Adela (2008) la familia es la primera fuente de creación de los vínculos afectivos, y que la comunicación es la herramienta fundamental ante la solución y comprensión de problemas, obteniendo un lazo de apoyo y seguridad, adquiriendo una eficacia en las relaciones intra-familiares y efectividad en la calidad de vida del núcleo familiar.

La presente investigación se centró en el análisis de un caso de una adolescente de 15 años, nacida en la ciudad de Pasaje, presentando problemas de comunicación y falta de afecto dentro de la familia. La mayoría del tiempo, los padres de la joven pasan en conflictos, produciendo un clima familiar desfavorable para el desarrollo de sus potenciales en la vida adulta. Dichos conflictos para Correa, Rodríguez, Ceballos, y Álvarez (2013) son espacios perdurables de desgastes y trances emocionales que afectan su desenvolvimiento en el proceso socio-familiar.

El deterioro de la comunicación afectiva en la familia provoca en los adolescentes alteraciones en el comportamiento, aislamiento entre sus miembros, produciendo secuelas psicológicas a un futuro (Sampayo y Lezcano, 2014). Formándose una familia desligada que no cuenta con los apoyos de sus miembros, ni la transmisión de afectos entre sí, generándose en cada uno de ellos independencia en la convivencia familiar.

En tal sentido, en la investigación se relacionó la comunicación afectiva desde el enfoque psicológico humanista, que ayuda a orientar hacia la realización de la persona hasta alcanzar la autorrealización planteada en base a sus propias motivaciones, sirviendo de beneficio para mejorar las relaciones entre los miembros de la familia. Siendo relevante para optimizar las particularidades no sólo de las interrelaciones de sus miembros, sino de la comunicación socio-afectiva del núcleo familiar.

La Afectividad

La afectividad está basada en la construcción de emociones, sentimientos y amor, que se expresan. Para Sierra, (2011) percibirse amado es primordial, para su desarrollo psico-fisiológico. De una manera similar López (2005) los sentimientos están inherentes en los seres humanos, y su rol principal es no sólo la formación de la personalidad sino la interacción con los miembros de la familia. Es fundamental que exista la aparición de los vínculos afectivos en el momento que el ser humano hace contacto con el mundo exterior.

La familia tiene un papel relevante en el desarrollo del niño; Sotil y Quintana (2002) manifiestan la relevancia que tiene como núcleo central la familia, suscitadora de valores y al mismo tiempo de normas a acatar, para su funcionamiento. La familia tiene gran significado, es la primera escuela de aprendizaje donde el ser humano establece las pautas que regirán los límites de actuación frente a la vida. En el proceso de socialización los vínculos afectivos son factores primordiales en la etapa de la infancia, se manifiestan las emociones básicas que son generadas por el cariño y apego que le brindan los padres, permitiendo que el niño alcance una determinada actitud.

Bajo estos hechos, Pérez y Arrázola (2013) determinan que la afectividad es una necesidad del hombre que debe ser satisfecha para mantener un equilibrio emocional positivo, forjando una vida armoniosa. Implica mostrar cariño, cuidado, respeto, compartir momentos juntos, lo importante es el amor incondicional en los primeros inicios de la vida del hombre. Esta forma de comunicación gestual, de entregar y recibir cariño no permite que la familia se desligue emocionalmente. Ante aquello, Vega y De Dios (2006) determinan que es importante que dentro del contexto familiar se establezca un modelo adecuado de actitudes ejemplares, para que los hijos, comprendan su forma de comportarse dentro y afuera de la familia. Respecto al cumplimiento de los hijos a las normas y reglas en la familia, fundará una buena comunicación y no permitirá el distanciamiento en las relaciones familiares.

Pi y Cobián (2009) declaran que los roles familiares son importantes, permiten no sólo el funcionamiento familiar, sino el desarrollo de conductas y sentimientos, propicios para su crecimiento personal y que los miembros familiares deben brindarse reciprocidad afectiva y recompensa mutua con el diálogo, incluso en la crítica. El apoyo de los padres es de eficaz relevancia para que el niño/a se sienta confiado de sí mismo, como también la satisfacción de las necesidades básicas es esencial relevancia, los principales responsables del cuidado y crecimiento de los hijos son los progenitores. Un óptimo ambiente familiar está constituido por diversos factores para el beneficio de sus miembros, uno de ellos es la comunicación, por medio de ella el individuo puede expresar libremente sus emociones, sentimientos generados en la interrelación; la adecuada expresión y comunicación afectiva del desarrollo del niño, manteniendo las normas y los valores inculcados servirán como pautas para el bienestar emocional del mismo.

Ante esto, Mestre, Samper y Pérez (2001) determinan que "Las relaciones afectivas con los padres contribuyen a desarrollar un sentido de seguridad y confianza" (p. 249). El niño se sentirá resguardado y confiado de sí mismo porque cuenta con el apoyo incondicional que le transmite la unidad familiar. También señalan que el clima familiar se enriquece cuando se conjugan: comunicación, relaciones afectivas, organización en la realización de actividades, valores, todo ello apoya el desarrollo personal de los niños. El fortalecimiento de las relaciones entre el grupo familiar necesita una buena comunicación afectiva, es fundamental aprender a dialogar de forma asertiva respetando los espacios de los miembros de la familia para que se vayan fomentando valores. De igual manera, aceptando cualquier tipo de sentimientos encontrados hacen que los vínculos afectivos se extiendan y se logre una mejor adaptación al clima afectivo familiar.

En este sentido, la clave para la estabilidad familiar es el saber comunicar afectos positivos, existiendo mayor comprensión ante las adversidades. Sobre este particular Jover y González (2013) refieren que el amor es el centro del funcionamiento familiar. Si existe amor será posible crear vínculos seguros entre los integrantes garantizando un clima familiar saludable.

Los vínculos afectivos están presentes en todas las actividades de las personas con el entorno familiar, facilitando la comunicación afectiva, el cuidado y buen trato en la relación de padres e hijos (Pérez y Arrázola, 2013). El origen de dichos vínculos resulta imprescindible el tiempo que se dedica a las familias, al respecto los autores ya mencionados, han realizado un estudio descriptivo sobre los vínculos afectivos en la relación parento filial a 368 niños y niñas de 7 a 12 años cuyo objetivo fue develar indicadores de calidad de vida referidos a la comunicación, impartición de normas, formas de corrección, participación en la solución de problemas y en el tiempo compartido, para esta labor se aplicó una entrevista semiestructura-da a 368 familias colombianas de la comuna de Sinsalejo (Departamento Sucre), sirvió para visualizar la expresividad de afecto y comunicación.

Los resultados mostraron que el 42% de los niños y niñas se encuentran viviendo con otras figuras distintas a los padres o son miembros de familias monoparentales, produciendo en ellos la carencia de afecto por parte de los cuidadores. Otro punto importante para la creación de los vínculos afectivos es el tiempo compartido en familia. Al respeto se muestra un 40% de los encuestados, no le brindan el espacio para compartir en familia momentos agradables, que es de gran influencia en la parte afectiva. En cuanto a la comunicación que mantienen las familias entrevistadas con sus hijos presenta un 41,8% de deficiencia, indicando un inadecuado manejo comunicativo entre sus miembros de los que conforman la familia, generando en estas familias un déficit en el fortalecimiento de los lazos afectivos y en el desarrollo de su comportamiento. Concluyen su estudio que los vínculos establecidos en la relación parento filial resultan determinantes para el desarrollo emocional de los miembros, pues el manejo inadecuado de los indicadores analizados en el trabajo destruye la dinámica familiar.

De la misma manera, Sampayo y Lezcano (2014) realizaron una investigación sobre las acciones de orientación familiar para prevenir la carencia afectiva en los niños, se tomó a 35 familias cubanas como muestra para el estudio, obteniendo información a través de una entrevista, como resultado se pudo comprobar que en relación al desarrollo de la comunicación con los niños, 8 de las familias fueron evaluadas de bien, con un 22,9%; 5 familias en un 14,2% de regular y 22 familias con 62,9% de mal porque no aprovechan los momentos y situaciones para establecer la comunicación con el niño, la mayoría de las familias no poseen orientación para prevenir o erradicar la carencia afectiva; no crean espacio, tiempo familiar ni realizan acciones, tareas y actividades empleando la conversación para favorecer la prevención o supresión de la carencia afectiva. Los autores exponen que los resultados obtenidos dejan como consecuencia el hecho de que las familias no logran un adecuado funcionamiento en condiciones del hogar.

Otro estudio realizado por Medellín, et al (2012) confirman que la comunicación pasiva origina la disfunción familiar, en este participaron 192 adultos del estado de Morelia (México), 17% hombres y 83% mujeres, con un promedio de 42 años, quienes respondieron la escala de Calidad de Red adaptada de Nava y Vega (2008) en complementación con López - Peñalo-za (2008); y la escala FACES II de Olson. En los resultados se encontró que el 29% de los participantes presentaron un tipo de funcionamiento familiar conectado-caótico, el 20% aglutinado-caótico y 19% conectado-flexible, en el 32% restante se ubicaron los otros tipos de funcionamientos familiares (desligados, aglutinados). En su mayoría las correlaciones entre el funcionamiento familiar y las redes de apoyo social fueron estadísticamente significativas, aunque bajas.

Las redes de apoyo familiar y las redes de amigos, son las que más soporte social aportaron a la mayoría de los diferentes tipos de familia, se encontraron diferencias estadísticamente significativas y la percepción de las redes de apoyo familiar, así como en la falta de apoyo de la red, como en el caso de las familias con funcionamiento desligado-flexible, tendieron a percibir que contaban con más apoyo de las redes religiosas y de las de la red de amigos. Las redes de apoyo social que utilizan estas familias desligadas según Orcasita y Uribe (2010) se transforman en un vínculo afectivo externo categorizado de manera positiva y de eficaz relevancia para el beneficio de la salud mental del individuo. En cambio, Medellín et al (2012) manifiestan que el funcionamiento familiar se debe relacionar principalmente con el apoyo dentro del mismo sistema.

En este contexto, Sotil y Quintana (2002) identifican a las familias desligadas por su extrema separación afectiva, falta de comunicación, intereses personales, ignorando la estabilidad emocional de grupo. Al respecto de esto, los miembros de este tipo de familia tienden a ser independientes, olvidando el concepto de familia, e incluso el apoyo y la seguridad entre los que conforman el vínculo familiar.

En lo referente al vínculo afectivo, Cámara y López (2011) declaran que la familia es la mejor vía de ayuda para los problemas involucrados dentro del entorno familiar, despertando la capacidad de los miembros que lo constituyen a enfrentarse a las adversidades, estableciendo una aptitud efectiva. Molero, Pérez, Gásquez y Sclavo (2011) añaden "el apoyo familiar funciona como refuerzo para afrontar las crisis vitales del individuo" (p. 32). El deterioro de la relación familiar origina experiencias traumáticas para el infante, pues no logra sentirse a gusto en su medio, el círculo familiar es el encargado de crear un clima afectivo estable y comunicativo, brindando en especial el apoyo mutuo entre ellos.

Ante la falta de afecto y comunicación entre los miembros de la familia Dunker (2002) indica que "el vínculo filial se descompensa como consecuencia directa del fracaso en el vínculo parental" (p.25). El deterioro entre esta relación es provocado cuando la falta de afecto, unión, comprensión, comunicación, no es tomada en cuenta por parte del padre o la madre hacia los hijos, esto a lo largo del tiempo determina una falta de aprecio hacia la imagen que pretendía ser importante para el niño. Martínez, Fuertes, Orgaz y Vicario (2014) manifiestan que la importancia de los vínculos familiares es de vital relevancia porque involucra la parte afectiva que se trasmiten entre ellos haciendo hincapié en su moldeamiento de su personalidad, además del establecimiento de la relaciones de pareja a un futuro, si se ha desarrollado una buena expresión de los afectos en la infancia del niño, por parte de los dos ejes referentes de la familia, que sería el padre y la madre, mejor será su respuesta afectiva en la etapa adulta, al momento de conformar su propio núcleo familiar.

Sobre este particular, Pérez y Reinoza (2011) señalan que, en este tipo de familias, las relaciones de cada uno de ellos se manifiestan de forma independiente, cada quien funciona individualmente, ocasionando un debilitamiento en la parte educativa por el inadecuado manejo de los roles que se deben establecer para mantener la unión, seguridad. Concluyen a modo de orientación que es imprescindible la resolución de la comunicación afectiva y restablecimiento de vínculos afectivos que se encuentran perdidos, formando en primera instancia la razón del desligamiento comunicativo y los temas a laborar para la satisfacción afectiva de la familia.

El Enfoque Humanista: La Comunicación Afectiva en las Familias Desligadas.

El enfoque humanista se orienta hacia la realización del ser humano, la persona alcanza la autorrealización en base a sus propias motivaciones. Bajo este contexto, la prioridad eminente es acercarse a las vivencias personales y la forma de pensar, sentir del ser humano sin juzgamiento alguno, proporcionando en el individuo una percepción clara de su personalidad (Riveros, 2014).

El enfoque humanista tiene sus primeros orígenes en Estados Unidos, en 1962, por un grupo de psicólogos, dedicados a establecer una nueva perspectiva distinta a los de esa época como: el psicoanálisis y el conductismo, convirtiéndose en el tercer vector psicológico de alta relevancia en la historia. Barceló (2012) declara que Maslow es impulsador de la denominada "tercera vía", basándose en la teoría de la autorrealización, cuya tarea será difícil sin la influencia de la parte afectiva, educativa, el entorno familiar y el conocimiento propio del yo interior, para alcanzar el éxito personal.

La psicología humanista promueve el interior de la persona, haciéndolo sentir que es importante en la vida, cuya motivación es intrínseca, capaz de desarrollar habilidades jamás vista en ella, produciendo una estabilidad psicológica saludable en el ser humano (Gracián, 2012). En este orden de ideas, Martínez (2008) manifiesta que "para el humanismo, la persona es la cumbre de la realidad física, que alcanza el conocimiento de concepto de persona (coexistencia) en sí misma y que posee una dignidad en virtud de ese carácter suyo" (p. 25). En este sentido, Gómez del Campo (2006), determina como una de las principales características del humanismo "... surge como una corriente convergente en la psicología y no divergente como otras" (p. 44); promulga que no genera cambios en la ciencia psicológica, al contrario, se manifiesta de manera espontánea y adaptativa. De igual manera, Moreno y Ugalde (2010), señalan que las principales características del humanismo son:

• El establecer pautas de aprendizaje cada ser humano se adapta según su conveniencia.

• El eje primordial es la personalidad del ser humano.

• Ser comprensible, demostrando interés, se fija en valores y actitudes de las personas.

Teniendo presente las características de este modelo psicológico, y la parte afectiva de las familias desligadas, proporciona una idea de que sus miembros desarrollen un equilibro emocional, propiciando un ambiente acogedor y estable entre ellos, permitiéndole participar con creatividad, mostrándose más afectivos. "El ser humano se moverá hacia una dirección constructiva cuando viva en un clima no amenazante, en el que se sienta libre para elegir cualquier dirección" (Pezzano, 2001, p. 68).

Además, dentro del enfoque centrado en la persona, se encuentran inmersas las condiciones actitudinales que debe establecer el terapeuta según

Barceló (2012) denomina 3 aspectos fundamentales para la prolongación de una buena salud mental en el individuo. La escucha y la empatía, consideración positiva incondicional y la autenticidad.

La escucha y la empatía están relacionadas a un mismo contexto, siendo la capacidad del terapeuta para expresar su compresión, sumergiéndose en el pensamiento interior del individuo, sintiéndose comprendido causando un mejoramiento en su forma de actuar. En cuanto a la consideración positiva incondicional es la capacidad de transmitir una motivación óptima, mostrando emociones auténticas, estimación, aceptando con respeto los defectos de otros sin juzgamiento alguno, lo cual produce un involucra-miento comunicativo-afectivo confortable. La parte congruente y auténtica consiste en que el terapeuta se muestre de forma transparente, original, sin expresar actitudes diferentes, de tal manera, que no se niega antes los sentimientos encontrados en la entrevista, sintiéndose identificado ante ellos, capaz de comunicarlo, creando un ambiente compresivo. Martínez (2006) destaca que al ofrecer a las personas autenticidad, aceptación incondicional y comprensión empática, se desarrollan potencialidades y creatividad de alta perfección.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Ciencia y Tecnología, Unesco (2011) declara "si el humanismo no se encarna en la práctica, el humanismo sólo será una mera ilusión" (p. 4). La salud mental de las familias desligadas puede cambiar gracias a los beneficios de este enfoque. En este sentido, el psicólogo se vuelve una persona significativa para este tipo de familia, resaltando la parte afectiva perdida, fomentando el respeto, comunicación, comprensión entre cada uno de ellos, prevaleciendo que cada sujeto se humanice, encontrando su yo real.

Es de suma relevancia, resaltar la dinámica comunicacional de la familia. Según Gallego (2012) postula que:

... la dinámica familiar se puede interpretar como los encuentros entre las subjetividades, encuentros mediados por una serie de normas, reglas, límites, jerarquías y roles, entre otros, que regulan la convivencia y permite que el funcionamiento de la vida familiar se desarrolle armónicamente, (p. 333).

Se destaca que cada sujeto tiende a analizar su representación dentro de la familia, dependiendo de las exigencias planteadas, esta actividad familiar provoca que la relación de los miembros del hogar se encuentre orientada hacia una mirada positiva a la resolución de conflictos, suscitando el desarrollo fructífero de la vida familiar. Para Agudelo (2005) la dinámica familiar es el intercambio de relaciones afectivo comunicacionales, crianza de hijos, alianzas, colisiones, autoridad, que dan continuidad y movimiento a la familia.

Sobre este particular, Garcés y Palacio (2010) señalan que mediante las dinámicas de comunicación se toman iniciativas que esperan producir una respuesta, partiendo de la idea de convertir a las personas en agentes efectivos que toman decisiones que transforman el mundo. Villarreal (2011) destaca a "la comunicación como proceso humano en si, por que el lenguaje es el espejo de nuestras percepciones, de nuestros pensamientos" (p.2). En la escuela humanista las situaciones de comunicar según Otero (2008) existen diversas formas de expresar la comunicación, la cual incluye la parte cognoscitiva, demostrando estimación, atención recurrente y de cómo ha sido educada la persona; declara que se debe generar un ambiente agradable, enfatizando los valores, mostrando una relación positiva y de sinceridad, produciendo condiciones de asistencia ante las adversidades que se presentan. Al respecto, Gallego (2012) manifiesta que:

La comunicación es un punto crucial debido a que las relaciones familiares están atravesadas por el intercambio de pensamientos, emociones y sentires entre las personas vinculadas al grupo familiar, y que son exteriorizadas a través de acción y/o lenguaje verbal o no verbal. (p. 333).

Tiene que ver con la espontaneidad de actuar del ser humano, cuya influencia al comunicar es importante, porque refleja reacciones en los receptores sea de manera positiva o negativa. Resaltando de forma general que toda conducta comunicativa tiene valor al ser expresada ante los sujetos que constituyen la unidad familiar

Sánchez, et al (2005) destacan que sí dentro del entorno familiar se encuentra evidente la constante comunicación, se constituirá en una herramienta trascendental de la familia, dicho factor proporciona un diálogo abierto y compresión de los problemas suscitados en el hogar, generando un apoyo mutuo y una seguridad afectiva positiva. De esta manera el niño de una familia desligada tendrá presente que ante cualquier dificultad que se le presente en la vida, podrá confiar en cualquiera de los miembros del núcleo familiar contándole sus experiencias para después encontrar una solución, permitiéndole avanzar en su vida cotidiana.

Así mismo, Velásquez y Adela (2008) señalan que sí la convivencia diaria es fluida, se evitan conflictos cuando la comunicación está presente. Los vínculos afectivos en la infancia son fuente de estabilidad personal y desarrollo de las habilidades internas propuestas por el ser humano para solución de los problemas presenciados en el hogar. Surrallés (2005) confirma que la expresión de la afectividad que tiene todo ser humano depende del aprendizaje emocional que ha mantenido en su infancia, siendo producida por diferentes elementos: familia, escuela y sociedad, en base a ello se crea su manera de pensar, sentir y comunicar.

Es significativo resaltar la comunicación asertiva vista desde el enfoque humanista según Naranjo (2005), determinan que "Las personas asertivas tienen capacidad para reconocer sus necesidades y hacerlas saber con confianza y claridad. Aceptan que las demás tienen el mismo derecho que ellas de hacerse valer" (p. 8), Tomando como referencia la comunicación asertiva en la familia desligada, esta técnica facilitaría a que los miembros de la familia expresen sus exigencias de forma tranquila y determinante de las situaciones que se encuentran en el interior de cada uno de los sujetos. Induciendo una atención y aceptación de las necesidades que plantean y contribuirá a un involucramiento afectivo y comunicativo optimista.

La comunicación en la familia es la clave referencial para el desarrollo individual del sujeto que se encuentra envuelto en la convivencia familiar. Torres, Ortega, Garrido y Reyes (2008) describen una serie de actividades esenciales en el grupo familiar, la cuales son la propagación, la constante comunicación, demostración de los afectos hacia cada uno de ellos, el aprendizaje impartido por los padres, refuerzo colectivo y económico y la adaptación a las reglas y valores creados de manera positiva en la familia. Respecto a esto Garcés y Palacio (2010) señalan la necesidad de relacionar la funcionalidad del sistema familiar (estructura y convivencia) con el grado de comunicación y los lazos afectivos para el desarrollo humano.

Es significativa la existencia de un ambiente familiar estable, hace que el niño tienda a adquirir su forma de actuar y comportarse en base a lo que ve en el entorno familiar (aprendizaje vicario) y eso se ve reflejado en la parte educativa y entorno social (Espitia y Montes, 2009). Tanto la comunicación familiar como la educativa se complementan para el fortalecimiento de una estructura funcional de la familia.

En este sentido Patiño, (2012) añade que dentro del enfoque humanista el docente es considerado como actor secundario para la orientación de normas, valores, comportamiento, mediante esta transmisión de información el niño pueda mantener una estabilidad interna. Según Naranjo (2005) destaca que la atención y la escucha que les da el profesor a los estudiantes es de vital relevancia para ellos, sintiéndose comprendidos y seguros, permitiéndole al estudiante poder expresar en determinado momento algún suceso desagradable que le esté aconteciendo, ya sea en el ámbito familiar o social.

El docente ocupa un papel fundamental para la construcción de los vínculos afectivos según Pérez y Reinoza (2011) señala que:

.. es frecuente encontrar cómo el vacío afectivo es substituido por educadores, quienes establecen vínculos afectivos con sus alumnos, constituyéndose en auténticos padres y madres sustitutas ante el hecho de que los propios padres no pueden dedicar el tiempo de calidad necesario a sus hijos. (p. 632).

En estos escenarios, los momentos juntos en familia tienen un valor fundamental, crea lazos afectivos valiosos, y un buen manejo en la comunicación afectiva entre ellos, beneficiándolos a todos, sin adoptar un modelo de bloqueo comunicacional. Sobre este particular, Agudelo (2005) determina que una comunicación bloqueada es definida por el escaso diálogo y la poca atención e interacción entre los miembros de la familia, provocando una disminución comunicativa y una escasez de vínculos afectivos; por lo general, estas familias suelen desarrollar límites rígidos.

De acuerdo a lo manifestado por Garcés y Palacios (2010) señalan que, unas de las causas determinantes, de que no exista la presencia de una buena comunicación es por conflictos familiares, ocasionando el distan-ciamiento en la unidad familiar. En este sentido, describen que la presencia de disputas y enfrentamientos incita a un deterioro en las relaciones intrafamiliares, y la falta de valores, características predominantes en las familias desligadas.

Por su parte, Duque (2001) como punto determinante del proceso psicote-rapéutico denomina "persona que funciona plenamente" (p. 125). Describe este aspecto cuando la persona ha alcanzado una significativa visualización de los acontecimientos desde diferentes puntos de vista, produciendo una seguridad y una elevada autoestima; encuentra una estimulación interna capaz de desarrollar habilidades progresivas para su bienestar psicológico.

 

Metodología

El presente trabajo fue realizado en base a la modalidad de estudio cualitativo, el cual permitió comprender y describir características del objeto y campo de estudio, se profundiza en las cualidades, propiedades y factores adherentes. El diseño es narrativo; recolecta información de los sujetos, transcurridas en diferentes etapas del desarrollo individual y familiar. Los datos son descritos y analizados en un contexto natural, sin manipulación intencional de las unidades de investigación. El alcance es descriptivo porque detalla las características, eventos y situaciones que reflejan la problemática a estudiar, en un orden lógico y secuencial.

La investigación concierne a un estudio biográfico realizado en base a historias de vida, compilando datos reales de la comunicación afectiva de las familias desligadas e interpretaciones subjetivas dadas a esa realidad. El método cuali-cuantitativo destaca la percepción de la problemática del paciente observando sus particularidades para comprender su conducta, medida por tests psicológicos e interpretada.

Las técnicas que se utilizaron para la recaudación de datos son bases fundamentales para la estructura del trabajo investigativo que está compuesto por las siguientes técnicas: entrevista semiestructurada, entrevista 1 se aplicó a los padres para conocer como es el ambiente familiar en su hogar. Entrevista 2 se trató las diferencias familiares con todos los que conforma el grupo familiar. Entrevista 3 se analizó la percepción de las jóvenes en relación a su familia. Entrevista 4 se aplicó a la adolescente para analizar la calidad de comunicación con sus padres. Se utilizó dos cuestionarios, para establecer si existe la presencia de los vínculos afectivos y la comunicación en este tipo de familia investigada, como es el cuestionario de evaluación del sistema familiar - CESF - de Olson, Bell, & Portner (1982) evaluaron la cohesión y la adaptabilidad familiar percibida por cada miembro. Además del Cuestionario de comunicación familiar (C.A.-M//C.A.-P) de Barnes & Olson (1982) de acuerdo a este reactivo aplicado se evaluó la comunicación de la participante hacia los padres. Corroborándose con la observación se analizó y profundizó en las historias de vida, la descripción de las actitudes y la comunicación de la familia.

 

Discusión de los Resultados

El propósito de esta investigación ha sido determinar el tipo de comunicación afectiva en las familias desligadas, denominada como familia de puerta cerrada, por su falta de apoyo y comprensión entre ellos, en el caso de una joven de 15 años, nacida en la ciudad de Pasaje que vive en un ambiente familiar desfavorable, provocando un deterioro de su desarrollo individual, de sus potenciales para la vida adulta. De acuerdo a esta investigación se realizó una serie de entrevistas, reactivos psicológicos y fichas de observación para correlacionar con lo investigado, se aplicó las entrevistas semiestructuradas tanto a la adolescente y a su madre en representación de la familia, por el motivo que no se encontraban dispuestos a colaborar los demás miembros de la familia en las entrevistas realizadas.

Al respecto del presente estudio se encontró que la joven tiene una buena perspectiva en cuanto al significado de la familia, sin embargo, no se desempeñan en esos roles como lo comenta, al contrario, manifestó que dentro del vínculo familiar presentan desunión, falta de apoyo, falta de atención, y no cuenta con ese soporte emocional para superar las adversidades. Al no contar con esta disponibilidad de la parte afectiva como lazo de unión. Según Agudelo (2005) "la afectividad es el vínculo que une a la familia" ( p. 9). Por la tanto, para que la familia se desplace a un mejor ambiente familiar es vital que adquieran este componente como ayuda para mejorar sus relaciones intrafamiliares.

Cabe recalcar que la familia se convierte en agente trascendental para la disposición del mantenimiento de un clima afectivo favorable promoviendo la salud mental de los sujetos que conforman el núcleo familiar. Enfa-tizando el rol que cumple la familia, Cuervo (2010) expresa que la familia es el soporte fundamental para el planteamiento de forma eficiente de los valores, las reglas, la parte afectiva, comunicación, además de la compresión entre los miembros del hogar, del igual manera actúan como factores primordiales para la determinación de los conflictos, desarrollo personal de manera eficaz en el entorno familiar y social, en la cooperación hacia otras personas para la solución de su problemas y para la ordenación de las emociones. Resulta relevante indicar que por medio de los reactivos psicológicos aplicados se constató que dentro de la unidad familiar existe desconocimiento de las normas y actitudes que debe establecer cada miembro de la familia, por parte de los padres esta familia no ha conseguido un espacio donde se propicie un acercamiento entre los miembros del hogar en donde haya un diálogo abierto en conjunto, para fomentar el establecimiento de las pautas y condiciones que deben cumplir cada sujeto de la unidad familiar y así tenga claro su rol y su desempeño en la familia.

Además, cabe indicar que las técnicas aplicadas han sido de utilidad para determinar el tipo de comunicación afectiva de las familias desligadas, se determinó que las disputas que presenta la joven con el padre en la familia desencadena un distanciamiento emocional y comunicativo, y más aún no cuenta con los miembros del hogar para calmar las diferencias que se produjeron, originando un estancamiento individual de sus potenciales a nivel personal, educativo y social. Haciendo énfasis en la colisión de padres e hijos. Correa et al (2013) declaran que los conflictos entre los ejes referenciales del hogar con los hijos en la juventud producen un ambiente incómodo en el hogar, de esta manera dirigiéndose a formar como aspectos negativos para su crecimiento personal en los hijos. A partir del modelo circumplejo de Olson, se evidencia que la cohesión familiar es desligada y la adaptabilidad es rígida; por lo tanto, la funcionalidad familiar es 100% desligada o desapegada y rígida.

Del mismo modo la falta de tiempo de los padres hacia los hijos, la carencia de afectividad, de comunicación inciden en un deterioro del contexto global de la familia, generando la formación de en una familia desligada. De acuerdo a esto según Pérez y Arrázola (2013) destacan que la satisfacción de los afectos es una de las necesidades primordiales de los hijos la cuales especifica el cuidado, tiempo compartido entre padres e hijos y la interacción de las reglas que normalizan el vínculo familiar, constituyéndose en una de las bases fundamentales para que exista una buena relación y comunicación entre ellos además de una mejor calidad de vida.

Dentro de la convivencia familiar no existe una disposición al diálogo como fuente de apoyo para la creación de un entorno saludable e interacción entre los miembros de la familia. Según Rivero, Martínez y Iraurgi (2011) decretan que "la orientación a la conversación es el grado en que las familias crean un clima que anima a la participación con libertad en las interacciones" (p. 176). Es por ello que la comunicación afectiva es de vital relevancia para la construcción de un mejoramiento familiar en proceso de deterioro. La comunicación en la familia investigada no se expresa de manera positiva en el contexto familiar, no presenta un diálogo abierto, un apoyo muto como fuente de ayuda para mejorar su nivel de satisfacción, prolongándose en una comunicación bloqueada.

Haciendo énfasis en la comunicación afectiva de esta familia, no cuentan con apoyo de los padres para la resolución de los problemas internos y externos como ejes principales para la facilitación de ayuda y sentirse seguros, es por tal motivo que recurren a otros apegos en el entorno social. Las redes de apoyo social que utilizan estas familias desligadas son en primer lugar, constituidas por amigos, vecinos y otros familiares cercanos a la joven generando en ella como personas emocionalmente significativas, desempeñando un rol ante las situaciones de malestar. Sobre ello, Medellín et al (2012) señala que si dentro del contexto familiar existe la presencia de altos niveles de apoyo, compresión e interés entre los demás miembros del hogar, en cuanto a los problemas que se encuentran atravesando en esos momentos, serviría de gran ayuda para que los demás sujetos que conforman la unidad familiar tengan en claro que cuentan con un apoyo positivo e incondicional por parte de sus padres y así no tiendan a recurrir a la redes de apoyo social como factores principales empáticos, del mismo modo se simbolice a la familia como agentes primordiales ante cualquier adversidad.

Se confirma que la carencia de la comunicación afectiva, las diferencias internas dentro de la unidad familiar, el poco tiempo compartido en familia, genera que cada miembro del entorno familiar se forme de manera autónoma ante los sucesos de la cotidianidad, constituyéndose en una familia desligada. Según Pérez y Reinoso (2011) determinan que dentro del entorno familiar, las interacciones de cada miembro que constituyen la convivencia familiar, son de manera independiente, sus actitudes se presentan de forma individualista, cada quien pendiente de lo suyo, tomando sus propias decisiones, sin recibir el permiso de la autoridad de la familia, encontrándose desinteresado en dificultades de los demás miembros que conforma la unidad familiar, con una inutilización de las actividades compartidas en familia.

 

Conclusiones

•    La parte afectiva vinculada a la comunicación, es transcendental en la infancia del niño, porque permite que, en las familias desligadas, mejoren las relaciones intrafamiliares, sintiéndose seguros y confiados entre ellos, generando un sistema familiar optimista. Formando el vínculo familiar, para que de este modo obtengan una buena visualización de su familia.

•     La familia es la base principal para la construcción de los aprendizajes, valores, normas y demostración de los afectos, que deben ser fomentados entre los miembros que conforman el vínculo familiar, induciendo el establecimiento de una familia funcional. Compartir momentos juntos en familia es esencial para el mantenimiento de un clima familiar agradable, este tipo de familia debe realizar actividades en conjunto para que los miembros que se encuentra dentro del entorno familiar se vayan integrando y del mismo modo se vaya desarrollando el sentido de cohesión y satisfacción.

•     Las familias desligadas tienden a presentar un sin número de falencias en el hogar, una de ellas es la carencia de comunicación, que está constituida por el desinterés que tienen entre ellos, de no demostrar apoyo familiar que brinde seguridad y confianza, en especial de los padres hacia los hijos, para que puedan obtener un buen desarrollo de su personalidad ante los sucesos que se encuentran inmersos en la vida, esta familia no tiene la oportunidad de expresar una comunicación afectiva, como herramienta fundamental para la solución de los problemas. Será eficaz que dentro de la familia los padres como agentes referenciales generen un espacio de diálogo entre los hijos para que de esta manera fomenten la comunicación, y por consiguiente aprovechen para establecer las normas y reglas que contribuyan a un sistema familiar funcional.

•     Los conflictos internos entre padres e hijos, además de la falta de apoyo entre los demás miembros del hogar origina una separación emocional en la joven, obstaculizando en el desarrollo de su creatividad tanto en la parte educativa como en el progreso de su vida. Evitar los conflictos intrafamiliares para que de este modo no se genere un ambiente perjudicial en el sistema familiar, y si se llegase a presenciar estas situaciones, los demás miembros de la familia actúen de manera positiva para calmar la situación.

•    La falta de tiempo hacia los hijos, el desinterés entre los miembros del sistema familiar, el no contar con un cuidado, apoyo y atención entre ellos, incide a que se forme la familia desligada. La constancia de la comunicación afectiva en las familias es esencial para que los miembros del núcleo familiar se sientan seguros, confiados y con una elevada autoestima, para que puedan contar sus problemas ya sea en el entorno familiar o social, y así no recurran a otras fuentes de apoyo para la solución de sus conflictos. Es importante que tengan presente la constancia de la comunicación afectiva entre los miembros de la unidad familiar, para que los sujetos del vínculo familiar establezcan lazos de unión, seguridad, apoyo y compresión ante las cotidianidades.

 

Notas

1            Doctora en Psicología, Profesora de las carreras de Psicología Clínica y Educación Inicial de la Unidad Académica de Ciencias Sociales. Integrante de Proyecto de Investigación Social.

2           Psicólogo clínico, Integrante de Proyecto de Atención Salud Mental

 

Referencias

Agudelo Bedoya, M. E. (2005). Descripción de la dinámica interna de las familias monoparentales, simultáneas, extendidas y compuestas del Municipio de Medellín, vinculadas al proyecto de prevención temprana de la agresión. Revista latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud 3(1), 2-19.

Barceló, T. (2012). Las actitudes básicas Rogerianas en la entrevista de relación de ayuda. Revista de Ciencias Humanas y Sociales, 70(136), 123-160.

Barnes, H. L., & Olson, D. H. (1982). Parent adolescent communication scale. Minessota: In D. H. Olson, H. I. McCubbin, H.

Cuervo Martinez, Á. (2010). Pautas de crianza y desarrollo socioafectivo en la infancia. Diversitas: Perspectivas en Psicología, 6(1), 111-121.

Dunker L, J. (2002). Los vínculos familiares Una psicopatología de las relaciones familiares. 1a. edición virtual e-libro.net, 5-131.

Duque Camargo, J. (2001). Carl Rogers reflexiones teórico-prácticas. Psicología desde el Caribe, 7, 118-129.

Cámara Estrella, Á. M., & López González, J. B. (2011). Estilos de educación en el ámbito familiar. Revista Española de Orientacion y Psicopeda-gogía, 22(3), 257-276

Correa Rodríguez, N., Rodríguez, J., Ceballos, E., & Álvarez, M. (2013). ¿Peleamos o negociamos? La argumentación de los padres y las madres con sus hijos e hijas adolescentes durante los conflictos familiares. Euro-pean Journal of Investigation in Health, 3(3), 207 -217.

Espitia Carrascal, R. E., & Montes Rotela, M. (2009). Influencia de la familia en el proceso educativo de los menores del barrio costa azul de sin-celejo (colombia). Investigación & Desarrollo, 17(1), 84-105.

Gallego Henao, A. M. (2012). Recuperación crítica de los conceptos de familia, dinámica familiar y sus características. Revista Virtual Universidad Católica del Norte(35), 326-345.

Garcés Prettel, M., & Palacio Sañudo, J. E. (2010). La comunicación fa-miLiar en asentamientos subnormaLes de montería (Colombia). Psicologia desde el caribe(25), 1-29.

Gracián, B. (2012). Teorías sobre la Motivacion . Unidad de Conocimiento, Fundació Factor Humà, 1-12. Obtenido de http://www.elmayorportal-degerencia.com/Libros/Motivacion/[PD]%20Libros%20-%20Teorias%20sobre%20la%20motivacion.pdf

Gómez del Campo del Paso, M. I. (2006). La Psicologia Humanista tercera fuerza de la psicología o, ¿psicologia de tercera? Escuela de Psicología, 44-46.

Jover, G., & Gonzáles Martín, M. R. (2013). La revolución del amor como núcleo ético de la relación familiar. Revista semestral del departamento de educación. facultad de filosofía y letras, 25, 69-84.

López Cassá, É. (2005). La Educacion Emocional En la Educacion Infantil. Interuniversitaria de Formacion Del Profesorado, 19(3), 153-167. López - Peñaloza, J. (2008). Resiliencia familiar ante el duelo. Tesis de Doctorado en Psicología. México: UNAM, Facultad de Psicología, 2008. México: Repositorio UNAM.

Martínez Álvarez, J. L., Fuertes , M. A., Orgaz Baz, B., & Vicario Molina, I. (2014). Vínculos afectivos en la infancia y Calidad en las relaciones de pareja de jóvenes adultos: el efecto mediador del apego actual. Anales de Psicología, 30(1), 211-220.

Martínez Lanz, P. (2008). Ética y psicoanálisis: un enfoque humanista. Revista Electrónica de Psicología Iztacala, 11(2), 18-29.

Martínez Miguélez, M. (2006). Fundamentación Epistemológica del Enfoque Centrado en la Persona. Polis, Revista de la Universidad Bolivariana, 5(15), 1-15.

Medellín Fontes, M. M., Rivera Heredia, M. E., López Peñaloza, J., Kanán Cedeño, M. G., & Rodríguez Orozco, A. R. (2012). Funcionamiento familiar y su relación con las redes de apoyo social en una muestra de Morelia, México. Salud Mental, 35(2), 147-154.

Mestre Escribá, V., Samper Garía, P., & Pérez Delgado, E. (2001). Latinoamericana de psicologia. Clima Familiar y desarrollo Del autoconcepto. Un estudio Longuitudina en población adolescente, 33(3), 243-259.

Minuchin, S., & Fishman, C. (2004). Técnicas de Terapia Familiar. (J. L. Etcheverry, Trad.) Barcelona, España: Paidós Terapia Familiar.

Molero, M. D., Pérez Fuentes, M. D., Gázquez, J. J., y Sclavo, E. (2011). Apoyo familiar en mayores institucionalizados. Psychology and Educa-tion, 1(1), 31-43.

Moreno Fernández , M. d., & Ugalde Chechín, J. C. (2010). Ensayo del Enfoques Humanistay el Enfoque Psicogenético. Centro interdisciplinario de investigación y docencia en educación técnica, 2-11.

Naranjo Pereira, M. L. (2005). Perspectivas sobre la comunicación. Revista Electrónica "Actualidades Investigativas en Educación", 5(2), 1-32. Nava, Q. C., & Vega, V. C. (2008). Dinámica de red social y alteración psicológica en adolescentes con ausencia de familia de origen. Diversitas, 4(2), 417-425. doi:ISSN: 1794-9998

Olson, D. H., Bell, R., & Portner, J. (1982). Olson, D.H., Bell, R. y Port-ner, J. (1982). FACES II. Minnesota: Family Social Science.

Orcasita Pineda, L. T., & Uribe Rodriguez, A. F. (2010). La Importancia del Apoyo Social en el Bienetar de los Adolescentes. Psicologia: Avances de la Diciplina, 4(2), 69-82.

Otero Martínez, H. (2008). Hacia una comunicacion efectiva y humanista en ambitos de salud. Revista Habanera de Ciencias Médicas, 7(1).

Patiño Domínguez, H. A. (2012). Educación humanista en la universidad. Un análisis a partir de las prácticas docentes efectivas. Perfiles Educativos, 34(136), 23-41.

Pezzano de Vengoechea, G. (2001). Rogers su pensamiento profesional y su filosofía personal. Psicología desde el Caribe(7), 60-69.

Pérez Contreras, B., & Arrázola, E. T. (2013). Vinculo Afectivo en la relación parento-filial como factor de calidad de vida. Revista Tendencia & Retos, 18(1), 17-32.

Pérez Lo Presti, A., & Reinoza Dugarte, M. (2011). El educador y la familia disfuncional. Educere, 15(52), 629-634.

Pi Osorio , A. M., & Cobián Mena, A. (2009). componentes de la funcion afectiva familiar: una nueva visión de sus dimensiones e interrelaciones. Scielo, 13(6), 1-13.

Rivero Lazcano , N., Martínez Panpliega , A., & Iraurgi , L. (2011). El Papel del Funcionamiento y la Comunicacion Familiar en los sintomas

Psicosomáticos. Clinica y Salud, 22(2), 175-186.

Riveros Aedo, E. (2014). La psicología humanista: sus orígenes y su significado en el mundo de la psicoterapia a medio siglo de existencia. Busque-daAvanzada, 12(2), 135-186.

Sampayo Hernández, I., & Lezcano Palacio, H. (2014). Acciones de orientación familiar para prevenir la carencia afectiva en los niñosmediante la comunicación. Razón y palabra(88), 1 -19. Obtenido de http://www.razon-ypalabra.org.mx/N/N8 8

Velásquez González, L., & Adela Salom, R. (2008). La comunicación interpersonal dentro de la dinámica familiar ante el reto de la adopción. Revista de Estudios Interdisciplinares en Ciencias Sociales, 10(1), 122-138.

Sanchez López, M. C., Parra Martínez, J., & Prieto Sánchez, M. D. (2005). La dimensión afectiva familiar: variables relevantes para el bienestar psicologico de estudianntes adolecentes. Revista de Investigacion Educativa, 23(2), 469-482.

Sierra Garcia, P. (2011). El Vínculo Afectivo De Apego: Investigación y Desarrollo. Accion Psciologica, 8(2), 5-7.

Sotil Brioso, A., & Quintana Peña, A. (2002). Influencias del Clima Familiar. Estrategias de Aprendizaje e Inteligencia Emocional en el Redimiento Académico. Investigación en Psicología, 5(1), 54-69.

Surrallés, A. (2005). Afectividad y epistemología de las ciencias humanas. Revista de Antropología Iberoamericana, 1-15

Torres Velázquez, L. E., Ortega Silva, P., Garrido Garduño, A., & Reyes Luna, A. G. (2008). Dinámica familiar en familias con hijos e hijas. Revista Intercontinental de Psicología y Educación, 10(2), 31-56.

Unesco. (2011). El humanismo, una idea nueva. El Correo de la unesco , 3-54.

Vega Rodríguez, M. T., & De Dios, M. Y. (2006). Beneficios psicosociales de los grupos de apoyo: su influencia en los estilos de socializacion familiar. Psychosocial Intervencion, 15(2), 233-244.

Velásquez González, L., & Adela Salom, R. (2008). La comunicación interpersonal dentro de la dinámica familiar ante el reto de la adopción. Revista de Estudios Interdisciplinares en Ciencias Sociales, 10(1), 122-138.

Villarreal, A. L. (2011). El Nuevo Humanismo y la Comunicación. Revista Humanidades, 1, 1-12.