SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 número29Cómo leen y escriben los bachilleres al ingresar a la universidad.: Diagnóstico de competencias comunicativas de lectura y escrituraCiudad sin fronteras.: Multilocalidad urbano rural en Bolivia. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Tinkazos

versión On-line ISSN 1990-7451

Tinkazos v.14 n.29 La Paz jun. 2011

 

Walker, Sheila S. (comp.)

2010

Conocimiento desde adentro.
Los afrosudamericanos hablan de sus pueblos y sus historias.

La Paz: Fundación Pedro Andavérez Peralta, Afrodiáspora, Fundación Interamericana, Organización Católica Canadiense para el Desarrollo y la Paz, PIEB, 2 vols. 353 y 263 páginas.
ISBN: 978-99954-32-93-5.

 Knowledgefromwithin: African South Americansspeakabouttheirpeoples and their histories

Paola A. Revilla[1]


Estamos aquí ante la más reciente iniciativa editorial de la antropóloga estadounidense Sheila S. Walker. Se trata de la selección y compilación de once ensayos elaborados por el Grupo Barlovento, conformado por académicos e investigadores de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuelaquienes, reunidos en Barlovento-Venezuela (marzo de 2003), en Atlanta-Estados Unidos (octubre de 2003), en Quito-Ecuador (marzo de 2007) y en La Paz-Bolivia (mayo de 2009), coinciden en su interés por dar a conocer la experiencia de la diáspora africana en Hispanoamérica desde el período colonial hasta nuestros días.

El trabajo es presentado en dos volúmenes de 353 y 263 páginas respectivamente. El primero introduce la lectura con un texto de Walker que da cuenta del itinerario de motivaciones y expectativas que llevaron a la maduración de la iniciativa de Barlovento. Le sigue el trabajo del investigador venezolano Jesús Chucho García quien, como Walker, a modo de introducción, da cuenta de los dos conceptos que guiaron la reflexión metodológica del conjunto de los ensayos: la “afrogénesis” y la “afroepistemología”. La intención declarada: generar conocimiento sobre la diáspora desde ella misma. Es así que la mayoría de los estudiosos no son necesariamente académicos sino que se desempeñan en distintas áreas y tienen en común el ser afrodescendientes.

Iniciando el recorrido por países, Marta Salgado historiza el legado africano en Chile, particularmente en Arica, haciendo frente a lo que todos los autores concuerdan en llamar la “invisibilización” historiográfica fruto de la discriminación. El colombiano Raúl Alfonso Platicón, con un tono reivindicativo y de denuncia más agudo, presenta las características de la diáspora “afropacífica” en Cali. Lucía D. Molina y Mario Luis López abordan a su turno una serie de temas histórico-antropológicos que promueven la aceptación e inclusión identitaria del pasado africano en el imaginario colonial y republicano del Río de La Plata. Por su parte, el boliviano Juan Angola Maconde, en un esfuerzo de síntesis histórica, describe los avatares de los africanos desde su llegada a las diferentes latitudes de Charcas (altiplano, valles y trópico). Su estudio dedica un acápite especial a los Yungas, de donde es originario, y deja conocer su propia experiencia de lucha por la inclusión de los afrobolivianos en el contexto del Estado republicano y en el actualmente denominado Plurinacional.

El segundo volumen está compuesto por los trabajos de Lázaro y José Carlos Medina, quienes se concentran en el pasado y presente de las comunidades afrodescendientes de los Kambás del Paraguay. Juan Pedro Machado reconstruye el pasado afrouruguayo desde las características del comercio negrero a través de Montevideo hasta las prácticas actuales de los descendientes de esclavos. José F. Chalá Cruz fija su análisis en el caso de los esclavos y libertos en las que fueron haciendas jesuitas del valle ecuatoriano de Chota-La Concepción, y Jesús Chucho García realiza una segunda contribución centrada en sus investigaciones sobre la esclavitud y su propia experiencia como afrodescendiente en escenario venezolano. Finalmente, Osvaldo Bilbao y Newton Mori presentan una interesante síntesis temática y balance de la historiografía sobre afrodescendientes en el Perú colonial y republicano, acompañados de una rica bibliografía referencial que, no obstante, es aún breve para un territorio en el que la presencia africana fue y es demográficamente muy significativa.

Todos los trabajos se constituyen en una síntesis histórico-antropológica de la presencia afrodescendiente en una determinada región sudamericana desde las primeras importaciones de africanos en la Colonia temprana hasta nuestros días. Si bien siempre es posible considerar los ensayos por separado, la lectura de conjunto permite ver ciertas particularidades regionales de la trata, la esclavitud, las prácticas manumisoras, el cimarronaje, la abolición entre otros temas de primer orden que ameritan ser tratados de forma específica y comparativa para evitar generalizaciones abstractas. Asimismo, revelan los remanentes lingüísticos, usos y costumbres, prácticas, rituales y creencias que forman parte del día a día de las comunidades afrodescendientes que integran nuestras heterogéneas sociedades hispanoamericanas.

La mirada diacrónica de estos estudios resulta sumamente pertinente, ya que hasta aquí la mayoría de las investigaciones se ha concentrado en el escenario de dominación colonial sin explicar las implicaciones y consecuencias del proceso de transición a los Estados-nacionales en la vida de esclavos y libertos afrodescendientes. Un tema de gran interés y actualidad que surge de la lectura de estos estudios es, por ejemplo, el del reconocimiento de diferentes formas de explotación a las que fueron sometidos en las jóvenes repúblicas de corte liberal (como colonos, peones, amparados), incluso después de la abolición formal de la esclavitud y hasta bien entrado el siglo XX.

Por otro lado, si bien algunas temáticas tratadas han llamado antes la atención de los académicos, aquí es reivindicada la mirada fruto de la experiencia de los propios afrodescendientes frente a cierta política de memoria histórica que tendió a describirlos como un problema social o directamente a invisibilizarlos. El tono de discurso es entonces reivindicativo y de denuncia y se quiere un instrumento educativo que, asumiendo olvidos e ignorancia, abra puertas al reconocimiento, aceptación e inclusión del aporte en la construcción de nuestras identidades. No se trata, sin embargo, de un afán de africanización forzando continuidades, pero sí del deseo de ser reconocidos como sudamericanos, con los rasgos particulares de un legado cultural que es a su vez parte de nuestra herencia común.

No obstante, particularmente en lo que va de la descripción de escenarios coloniales, en ocasiones el discurso llega a dibujar una sociedad que se reduce a la dicotomía simbiótica entre dominadores y dominados que no permite entender la multiplicidad de relaciones de poder que se instalaron a todo nivel entre europeos, indígenas y afrodescendientes de diferente condición. Así también, la insistente mención del afrodescendiente como ser alienado por el imaginario del dominador no deja reconocer el mestizaje socio-cultural como fruto de apropiaciones e intervenciones mutuas. Dado que la identidad es una construcción flexible y dinámica, la llamada “cultura de la resistencia” a la que alude Jesús García no tiene porqué determinar un enfrentamiento violento con el bagaje cultural de un “otro” (en este caso europeo) leído como peligro alienante. De hecho esta lectura contradice el principal aporte epistemológico de los volúmenes reseñados, que es precisamente el de reconstruir la memoria común confiriendo al afrodescendiente (esclavo o libre) su calidad de sujeto de su propia historia, capaz de gestionar mejores condiciones para sí dentro de las sociedades coloniales y republicanas en las que le tocó interactuar y de las que forma parte.

Contribución necesaria para el conocimiento y reconocimiento de la profunda huella de la experiencia africana impresa en nuestras culturas a identidades hispanoamericanas, las reflexiones de los afrodescendientes en estos volúmenes suscitan mucho interés para entender la dinámica de historias y de vida cotidiana de actores sociales que ha dejado por mucho tiempo de lado nuestra bastante amnésica memoria historiográfica.


[1]Historiadora, Miembro del Consejo Directivo de la Asociación de Estudios Bolivianos, Sucre.  Correo electrónico: paorevi@gmail.com

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons