SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número31¡Oh capitán, mi capitán! Hemos llegado a puerto pero mi Capitán yace caído, frío y muerto índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Punto Cero

versão On-line ISSN 1815-0276

Punto Cero vol.20 no.31 Cochabamba nov. 2015

 

PRESENTACIÓN

 

Despedida

El único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras

 

 

Antonio Gómez Mallea
Boliviano. Director de la Revista Punto Cero. Docente a Tiempo Completo de la Carrera de Comunicación Social - Universidad Católica Boliviana "San Pablo" - Regional Cochabamba.
tabzir@hotmail.com

 

 


 

 

Empecé a responsabilizarme de la dirección de la revista Punto Cero en agosto de 2010 a poco de llegar como docente a tiempo completo a la Universidad Católica Boliviana "San Pablo" de Cochabamba (UCB).

Punto Cero se había fundado como una revista académica de la Carrera de Comunicación Social en diciembre de 1995, gracias a una iniciativa de docentes y estudiantes de la misma. En quince años había publicado veinte ediciones con numerosos artículos de destacados comunicólogos latinoamericanos, así como de docentes y estudiantes de esta universidad y de otras de Bolivia y del exterior del país.

Por otro lado, en el año 2008, Punto Cero había encarado el proceso para su indización en la red de revistas científicas en línea SciELO, que es administrada en Brasil y es una de las de mayor reconocimiento de América y el mundo.

Como fruto de este hecho, la revista había entrado en un proceso de normalización que suponía el cumplimiento de alrededor de diez criterios entre los que se cuentan: el carácter científico de los artículos publicados, el arbitraje por pares ciego de los mismos, la conformación de un consejo editorial de prestigio, el mantenimiento de una periodicidad al menos semestral con seis artículos científicos publicados al año como mínimo, y una normalización formal estandarizada a nivel internacional.

A mi llegada a la dirección de la revista se continuó con este proceso y logramos, por primera vez, el ingreso de la misma a SciELO en noviembre de 2011, permanencia que, lamentablemente, fue temporal porque en ese entonces no pudimos mantener el cumplimiento de algunos criterios formales. Hay que decir que en Bolivia no existe capacitación formal para directores y editores sobre los criterios de indización internacional, por lo que todo debe aprenderse en el camino y casi siempre de manera solitaria.

De esta manera, aprendimos de nuestros errores y logramos nuevamente el ingreso de Punto Cero a SciELO, esta vez de manera continua desde diciembre de 2012 a la fecha. Hoy podemos decir, con satisfacción, que Punto Cero ha creado escuela en la UCB en lo que toca al proceso publicación científica y está transmitiendo sus conocimientos a las otras revistas que han sido indizadas en SciELO, como Perspectivas de la Carrera de Administración de Empresas, o que están en curso de ello como Acta Nova de Ingenierías y Con-Sciencias Sociales del departamento homónimo.

El proceso anterior ha continuado durante la presente gestión y hoy Punto Cero no sólo es miembro de SciELO Bolivia, sino que ha confirmado su presencia en la red administrada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Latindex con el cumplimiento estricto de todos sus criterios; ha sido formalmente aceptada en la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (REDALYC) en agosto del presente año; y está ingresando de la mano de SciELO Brasil al Directory of Open Access Journals (DOAJ) administrado por la Universidad de Lund, Suecia, que agrupa a más de diez mil títulos, lo que lo hace uno de los más importantes del mundo.

Por otro lado, también por primera vez, en la gestión 2013-2014, el director de Punto Cero fue elegido como miembro del Comité Consultivo de SciELO Bolivia, gestión que tuvo entre su más grande logro el paso del sitio SciELO Bolivia de la categoría "en desarrollo" a la de "colección oficial de la red", rédito que va en beneficio de toda la comunidad científica boliviana con las dieciséis revistas que pertenecen a la misma.

Con todo ello, ¿cuántas personas leen cada número de Punto Cero? Difícil saberlo pues las métricas de SciELO Bolivia o de REDALYC que nos lo podrían decir oficialmente todavía no están disponibles. Sin embargo, hay algunos datos. Punto Cero ha ingresado el año 2012 al Índice H de las revistas de Comunicación según Google Scholar Metrics, que consigna publicaciones que, durante el periodo de medición, han publicado al menos cien artículos en el área y que han sido citados en inglés al menos una vez. A pesar de que Punto Cero se publica en castellano y sólo tiene resúmenes en inglés se ha mantenido en el Índice H por segundo periodo consecutivo (2009-2013).

En otras palabras, Punto Cero es una publicación de referencia en comunicación a nivel regional conocida internacionalmente, que hoy necesita dar otro gran paso: saltar del formato impreso al digital. Hoy imprimimos trescientos ejemplares que no tienen comparación con los aproximadamente tres mil lectores que hemos podido contar en línea. Hemos llegado a la paradoja de que, a pesar de no vender casi ninguno de sus ejemplares publicados, Punto Cero es hoy más leída que nunca.

Extrañaremos la versión impresa, ilustrada, desde hace diez años por el artista y ex estudiante de la Carrera de Comunicación Social Javier Jota Gordillo, para quien va todo nuestro agradecimiento, por su colaboración desinteresada, que sólo hemos podido reconocer, también desde el año 2010, con la ilustración de la tapa a todo color y en página doble, lo que nos ha beneficiado al contar con una edición de lujo.

Quiero agradecer también el trabajo de los compañeros del cuerpo editorial de Punto Cero Pablo Bustamante y Rodrigo Lisarazu, así como de Cancio Zuna responsable de su diagramación.

Va, finamente, mi reconocimiento a todos los miembros de nuestro Comité Científico nacional e internacional, algunos de los cuales ya no están con nosotros, como Juan Díaz Bordenave y Luis Ramiro Beltrán Salmón, a quien rendimos homenaje en este número.

Me voy con la satisfacción de dejar a Punto Cero como una revista mayor y cuya importancia sobrepasa ampliamente el criterio de divulgación que concibieron sus fundadores. Hoy Punto Cero es una publicación de importancia estratégica para la Universidad Boliviana Católica "San Pablo", que no tiene parangón no sólo en el área de la Comunicación Social, sino de las Ciencias Sociales en toda Bolivia.

Muestra de ello es la publicación en este número de siete artículos originales de investigadores e investigadoras de Argentina, México y Bolivia, que verifican en la práctica el cumplimiento que nos hemos fijado como publicación científica: "Contribuir a la difusión del conocimiento científico en Ciencias de la Comunicación producido en Bolivia y en Iberoamérica con criterios de calidad indizados internacionalmente, a objeto de afirmar la presencia del país y de la región entre la comunidad científica y académica del mundo". No veo otra mejor manera de cumplir con la misión de la UCB: "La constante búsqueda de la verdad mediante la investigación, la conservación y la comunicación del saber para el bien de la sociedad".

Por todo lo dicho, dejo el cargo de Punto Cero y la docencia a tiempo completo de la UCB - Cochabamba con la grata satisfacción de haber hecho algo bueno, como diría el cubano universal, José Martí, con la convicción de que "el único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras".

Cochabamba, noviembre de 2015

El Director

Cochabamba, junio de 2015

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons