SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.05 número01COMUNICATIO ET iURISANÁLISIS DE LAS NOTICIAS DE TELEMUNDO CNN SOBRE COLOMBIA Y PERÚ: GUERRILLA NARCOTRÁFICO Y VIOLENCIA índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Punto Cero

versão On-line ISSN 1815-0276

Punto Cero v.05 n.01 Cochabamba jul. 2000

 

UN SUEÑO SEMIOTICO HACIA LA CARICATURA

 

 

Rocío Zavaleta

 


"...es una actitud frente a la vida, para comprender para no envanecerse demasiado, para echar la sensi­bilidad por fuera en vez de tenerla sólo por dentro".

Eso dice Ramón Gomez de Laserna ¿quién es?, quizá importa poco: sin embargo, su frase nos sirve ahora para asumir algo que no habíamos tomado en cuenta: la importancia del humor en la existen­cia del ser humano.

Dentro de la categoría Humor, queremos situar a la Caricatura de Prensa, mas no con la intención de estudiarla a partir de ese parámetro. sino para asumirla como un fenómeno de la lectura de masas vinculado al humor que, sin embarga, aún no ha encontrado el reconocimiento general de los estudiosos de la comunicación.

La Caricatura ha sido considerada, hasta ahora, como un género de entretenimiento banal, relleno de las páginas de periódicos.

Esto nos demuestra que debemos aprender a respetar el arte que une lo real con lo irreal, lo irónico con la crítica profunda y lo cómico con un estudio psicológico de los personajes que representa.

Conceptualmente, la Caricatura es la opinión periodística gráfica de un hecho circunstancial, que utiliza significantes sencillos para expresar significados complejos.

En suma, lo que se plantea es aceptar la Caricatura como un género periodístico, con el mismo valor que un comentario de actuali­dad o un editorial, pero con algo en su favor: el uso didáctico de la imagen. Una Caricatura, un mensaje propuesto: mil lecturas posibles.

UNA CLASIFICACION GENÉRICA

Algo que debemos especificar es que el gráfico de prensa no es un producto reciente de todo el aparato de prensa: en Bolivia su apari­ción se remonta a la época independentista: sin embargo, es un sis­tema que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo y que se ha adap­tado a las exigencias de lectura actuales.

Tal vez por eso es que actualmente nos encontramos ante la explosión de numerosos suplementos de Caricatura que presentan diversas variedades de gráficos que pueden clasificarse como: Deportiva, Social, Marginal o Política; todas ellas con características específicas que las convierten en categorías individuales con múltiples variaciones, pero con un aspecto en común: el uso del Humor como arma fundamental para llegar a un receptor ávido de ser partícipe de una nueva forma de ver la realidad.

Eso es lo que ofrece el Gráfico de Prensa: una retrospectiva sobre aspectos de la realidad cuya base es una diagnosis de la información.

PRODUCCION DE SENTI­DO A TRAVES DEL SIGNO

Habíamos dicho que la Semiótica nos ofrece un reco­rrido de ensueño a través del sistema de signos llamado Caricatura, la cual se presenta corno un sistema significante que, mediante unidades de información, cubre al máximo las unidades de sentido, para lograr los más altos niveles de significación y comprensibili­dad.

En ella encontramos la combinación y simbiosis de sig­nos que se interrelacionan en la viñeta del gráfico y producen un mensaje gráfico dé hondo contenido simbólico.

Un análisis del gráfico de prensa nos permitirá encontrar diversas clases de signos, los cuales se basan en la trico­tomía propuesta por Pierce, que, a juicio nuestro, es la más adecuada para los sistemas con una íntima vinculación con la imagen.

Por ello, podemos indicar que la Caricatura presenta en grados diversos el Icono, el símbolo, la representación del indice o señal y el signo lingüístico.

La estnictura general de la caricatura llega a fusionar las características de los tres primeros signos, presentándo­los como uno solo; es así que determinamos la importancia radical del Símbolo como base del mensaje.

Explicando lo dicho ante­riormente, podemos indicar que la imagen es ya una Estructura Simbólica en si misma y que, en el caso de la caricatura, permite, junto con el icono, la aparición del índice representado.

El ícono y el símbolo existen como entidades individuales, pero cobran significado en la unión.

Los límites entre los signos gráficos son imprecisos, puesto que no es el objeto representa­do lo que motiva la organi­zación de la expresión en la Caricatura, sino el contenido cultural que le corresponde al objeto, sujeto o realidad repre­sentada.

Puesto que la Caricatura es un sistema gráfico, el significa­do de la imagen se manifiesta a través de la expresión !cónica que fusiona la semejanza con la arbitrariedad al deformar al sujeto representado.

Es necesario definir que el mensaje en la caricatura se  articula como tal, en cuanto existe una complicidad entre Emisor y Lector que es parte de un nexo intelectual y refer­encia' mutuo. Por ello, es posible identificar en la Caricatura a los personajes repre­sentados, aunque tengan un alto grado de deforma­ción.

UNA PROPUESTA COMUNICATIVA Y TRES TIEMPOS DE NARRACION

En la Caricatura, lo subje­tivo es elemento fundamental de su entramado discursivo, pero no por ello intenta susti­tuir la realidad con su men­saje, puesto que su base refer­encial le permite asumir que es un producto social que no aspi­ra ser pura propiedad o calidad de la realidad.

Explicamos mejor, el gráfico tiene un íntimo vínculo con el recep­tor, le exige una experiencia previa sobre el contexto y el hecho repre­sentado para unir el mensaje con su propia criticidad.

La estructura informativa de la Caricatura nos muestra un fenómeno interesante; tres tiempos de narración en una sola viñeta, pasado, presente y futuro inter-relacionados dentro de un mismo sis­tema.

El pasada se hace presente en la Caricatura a partir del hecho re­presentado; su base siempre es lo que sucedió en la realidad; está li­gado al contexto y determina en mucho el mensaje final.

La Caricatura posee un carácter temporal mágico.

El presente es el mensaje tal cual se muestra sin tomar en cuenta si es real o imaginario.

El futuro se muestra como tiempo fundamental de narración den­tro del sistema, pues es el que permite la predicción del desenlace del hecho.

Estamos hablando de un Tiempo Mágico-Simbólico en una simple viñeta; un solo cuadro se apodera de una narración compleja que vincula los tres tiempos en sí mismo.

Sin embargo, no debemos asumir que la estructura informativa de la Caricatura se reduce a una compleja narración temporal; es nece­sario definir que las instancias Informativas del sistema se interrela­cionan en variados niveles: lugar, temas, actores, etc.

En esos niveles, las representaciones simbólicas provienen de un contexto homogéneo de significaciones y se basan en sistemas de representación inherentes a toda una colec­tividad que las comprende críticamente.

Hay que aclarar que lo referencial fun­ciona en todos los niveles, sea en el tema, lugar o tiempo, causas o con­secuencias y sobre los  actantes.

En cada uno de ellos, se produce esa extraña sim­biosis entre la real mágico y el humor, para permitir la constitución del Humor posi­ble que se refiere a una realidad concreta y la refleja deformada.

CONCLUSIONES

A pesar de lo expuesto en este artículo, nos quedamos con muchas cosas que decir sobre la Semiótica y sobre la Caricatura.

Lo que si tenemos seguro, es que la caricatura es comunicación en sí misma, es fuerza, es vida, es humor, es deformación, es denun­cia, es exageración, pero es necesaria para no perder el vínculo con lo cotidiano, con lo humorístico y sobre todo con el pueblo.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons