SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.52 número2Síndrome de muerte súbita del lactante. Conocer la realidad propiaHigiene del cordón umbilical con alcohol comparado con secado natural y baño antes de su caída, en recién nacidos de término: ensayo clínico controlado aleatorizado índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista de la Sociedad Boliviana de Pediatría

versión On-line ISSN 1024-0675

Rev. bol. ped. v.52 n.2 La Paz  2013

 

IMÁGENES PEDIÁTRICAS INUSUALES

 

Oftalmia neonatorum por Neisseria gonorrhoeae

 

Ophthalmia neonatorum due Neisseria gonorrhoeae

 

 

Drs.: Rossy Quimbert Montes*, Eduardo Mazzi Gonzáles de Prada**, Manuel Pantoja Ludueña***

* Residente de Pediatría de IIº año. Hospital del Niño "Dr. Ovidio Aliaga Uría".
** Pediatra. Servicio de Neonatología. Hospital del Niño "Dr. Ovidio Aliaga Uría".
*** Pediatra. Jefe del Servicio de Neonatología. Hospital del Niño "Dr. Ovidio Aliaga Uría".

 

 


 

Neonato varón de 9 días de vida, a término, adecuado para la edad gestacional, con sólo un control prenatal y parto domiciliario; cuya madre acude con el niño al hospital por presentar exudado purulento de ambos ojos desde los primeros días de vida. Al examen físico, llamó la atención la abundante secreción purulenta amarrillo-verdosa y espesa en ambos ojos, asociada con aumento de volumen bipalpebral, bilateral y datos de flogosis periorbitaria (figura # 1); se tomó una muestra inmediata de la secreción para tinción Gram y cultivos, que confirmaron la presencia de diplococos Gram negativos compatibles con Neisseria gonorrhoea y se indicó la administración ceftriaxona a 50 mg/kg intravenosa, dosis única. La mejoría a las 48 horas fue evidente, con disminución importante tanto de la secreción ocular como de la infección palpebral que presentaba (figura # 2). Se realizó valoración por oftalmología, quienes concordaron con el diagnóstico y tratamiento, a su vez descartaron la presencia de lesiones corneales. Se continuó con tratamiento local por 7 días y se realizó la consejería a la madre sobre enfermedades de transmisión sexual, denunciándose el caso a la Unidad de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud. Queremos recalcar la importancia de la sospecha diagnóstica y el tratamiento temprano, para evitar la perforación corneal y posterior ceguera en recién nacidos infectados por Neisseria gonorrhoeae.

 

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons