SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.43 número3Meningitis tuberculosaInfección por Varicela y Vacuna contra Varicela en el Siglo XXI índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista de la Sociedad Boliviana de Pediatría

versión On-line ISSN 1024-0675

Rev. bol. ped. v.43 n.3 La Paz ago. 2004

 

IMAGENES PEDIATRICAS INUSUALES

Síndrome disentérico por Trichuris

Trichuris dysentery syndrome

Drs.: Ricardo Arteaga Bonilla*, Nélida Burgoa Medrano**

* Jefe del Servicio de Infectología, Hospital del Niño. La Paz - Bolivia
** Residente de Pediatría, Hospital del Niño. La Paz - Bolivia

Artículo recibido 10/12/2004, y aceptado para publicar 20/12/2004.



Caso clínico

Se trata de un paciente masculino de 4 años y 11 meses de edad procedente de la localidad de Puerto Carmen - Alto Beni, sin antecedentes personales patológicos de importancia. Ingresó a la Sala de Infectología del Hospital del Niño "Dr. Ovidio Aliaga Uría" de la ciudad de La Paz en noviembre del año 2002 por padecimiento de cuatro meses de evolución, caracterizado por deposiciones líquidas, mucosanguinolentas, 3 a 6 por día, dolor abdominal, pérdida de peso y decaimiento físico manifestado por anorexia y adinamia en el último mes. La exploración física de ingreso reveló regulares condiciones generales, palidez mucocutánea, con un peso de 14.2 kg y talla de 98 cm. En el área cardíaca se escuchó soplo sistólico 2/6 mesocárdico. El abdomen plano, discretamente doloroso a la palpación profunda y hepatomegalia de 2x2x2 cm. bajo el reborde costal derecho, siendo normal el resto de la exploración. En su lugar de origen recibió tratamiento con trimetoprim-sulfametoxazol y amoxicilina, sin resultado favorable.

Entre los estudios paraclínicos resaltaron un hemograma con 8.3 g/dL, 8.900 glóbulos blancos y velocidad de sedimentación globular de 20 mm. El estudio de heces fecales reportó una citología de moco con 80 a 100 leucocitos por campo y predominio polimorfonuclear, un coproparasitológico positivo para Trichuris trichiura en tres muestras y cultivo negativo. En un estudio rectocolonoscópico se advirtió mucosa eritematosa y abundantes formas adultas de Trichuris trichiura adosadas a la superficie de intestino grueso (ver figura), hallazgo con el cual se diagnosticó síndrome disentérico por trichuris. Fue tratado con mebendazol 100 mg dos veces al día durante tres días con respuesta favorable; 10 días después de la terapia el niño presentó deposiciones normales y un repunte importante de su estado general.


Discusión

La trichuriasis es una geohelmintiasis de distribución universal altamente prevalente en zonas tropicales o subtropicales con bajos niveles sanitarios; se calcula que 800.000 millones de habitantes se encuentran infestados en el mundo(1), aunque usualmente la mayoría de éstos cursan la forma asintomática. El parásito ingresa al organismo por la ingestión de huevos embrionados a través de las manos o alimentos contaminados. Los huevos, una vez fraccionados liberan larvas que se adhieren a la vellosidad intestinal y a la semana descienden a colon y ampolla rectal donde se adosan y construyen su habitad en estructuras tuneliformes fabricadas mediante una proteína formadora de poros, liberada por el mismo parásito(2). El ciclo entero, desde la ingestión del parásito hasta el desarrollo de las formas adultas sexualmente maduras, dura dos meses.

Dos síndromes clínicos han sido descritos en la infestación masiva por Trichuris trichuira, el síndrome disentérico y la colitis crónica, esta última se caracteriza por inflamación muy similar a la que provocan la enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa. La forma disentérica se asocia a diarrea crónica mucosanguinolenta, anemia por deficiencia de hierro, dolor abdominal, geofagia, desnutrición y ocasionalmente prolapso rectal. La supresión del desarrollo lineal es una manifestación común en pacientes severamente afectados y podría estar ligada a inflamación o alergia del tracto intestinal inferior(3). Cabe destacar que la enfermedad compromete el coeficiente intelectual y funciones cognoscitivas que se hacen evidentes por bajo rendimiento escolar(4).

El diagnóstico definitivo se establece mediante endoscopía de intestino grueso, secundada por un estudio microscópico de heces fecales. El padecimiento debe diferenciarse de la disentería basilar o amebiana. Tanto albendazol como mebendazol son los fármacos de elección para el tratamiento de la trichuriasis; en los casos severos se recomienda 400 mg de albendazol diario por espacio de tres días consecutivos o mebendazol 100 mg dos veces al día durante tres días(2).


Referencias

1. Bundy DAP, Cooper ES. Trichuris and trichuriasis in humans. Adv Parasitol 1989;28:107-173.         [ Links ]

2. Katz M, Hotez PJ. Parasitic Nematode Infections. In: Feigin RD, Cherry JD, Demmler GJ, Kaplan SL, eds. Textbook of Pediatric Infectious Diseases. 5th ed. Philadelphia: W.B. Saunders Company; 2004.p.2782-97.         [ Links ]

3. Cooper ES, Bundy DAP, MacDonald TT, Golden MHN. Growth suppression in the Trichuris dysentery syndrome. Eur J Clin Nutr 1990;44:285-91.         [ Links ]

4. Callender JE, Walker SP, Grantham-McGregor SM, Cooper ES. Growth and development four years after for the Trichuris dysentery syndrome. Acta Pediatr 1998;87:1247-9.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons