SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.43 número1Noma: Presentación de un casoHoloprosencefalia: A propósito de dos casos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista de la Sociedad Boliviana de Pediatría

versión On-line ISSN 1024-0675

Rev. bol. ped. v.43 n.1 La Paz ene. 2004

 

CASO CLINICO

Larva migrans cutánea. A propósito de un caso

Cutaneous larva migrans

Drs.: Lucio Pereyra Zamora*, Carmen Rojas Canedo**, Magueha Castro Revollo***, Raquel Alegre Serrano***

* Jefe del Servicio de Pediatría, COSSMIL. La Paz-Bolivia
** Médico Pediatra, COSSMIL. La Paz-Bolivia
*** Residente Adscrito, COSSMIL. La Paz-Bolivia


Resumen

La larva migratoria cutánea es una afección causada por la penetración, en la piel, de larvas de nematodo. La causa más frecuente es Ancylostoma braziliense; se presenta con frecuencia en pacientes que regresan de climas tropicales y subtropicales, por lo que no es raro verla en nuestro medio. Las complicaciones mas frecuentes son el impétigo, reacciones alérgicas locales o generales y en algunos casos pueden producirse un síndrome de Löffler caracterizado por infiltrados pulmonares transitorios con eosinofilia periférica. Se describe el caso clínico de un niño de 6 años de edad que presentó la clínica característica de larva migratoria cutánea complicada con un impétigo de las lesiones y que remitió con el tratamiento específico.

Palabras Claves:

Rev Soc Bol Ped 2004; 43 (1): 21-2: larva migratoria cutánea, impétigo.


Abstract

Cutaneous larva migrans occurs due to skin penetration of larval nematodes not usually parasitic for humans. It is most frequently caused by Ancylostoma braziliense. It is more commonly seen in patients returning from tropical and subtropical regions, it is, therefore, expected to be seen in our region, Complications of this affection are: impetigo, local and general alergic reactions, and in occasions Loeffler Syndrome: transitory pulmonary infiltrations with blood eosinophilia. The case presented is that of a six-year-old boy with classical cutatenous larva migrans lessions complicated with impetigo that responded to specific treatment.

Key words:

Rev Soc Bol Ped 2004; 43 (1): 21-2: cutaneous larva migrans, impetigo.



Introducción

La larva migratoria cutánea (LMC) es una afección causada por la penetración en la piel de larvas de nematodo. La causa más frecuente es Ancylostoma braziliense, otras especies implicadas son Ancylostoma caninum y Uncinaria stenocephala. Estos parásitos viven habitualmente en el intestino de animales domésticos (perros y gatos), los cuales, a través de las heces eliminan los huevos al suelo, donde permanecen latentes transformándose en larvas. Los seres humanos adquieren la infección al entrar en contacto con el suelo contaminado y ésta suele quedar restringida a la piel, ya que el hombre es un huésped circunstancial y el parásito no puede completar su ciclo vital(1-3).

La LMC es una de las enfermedades dermatológicas más frecuentes en regiones con climas tropicales y subtropicales, en nuestro medio la observamos en pacientes que regresan de una estancia en dichas regiones(4).

El signo clínico típico es una lesión lineal serpenteante y migratoria acompañada de prurito intenso denominada erupción reptante, que es muy indicativa de LMC. El eritema aparece a 3-4 cm del lugar de penetración y la larva suele estar situada a 1-2 cm del lugar de la erupción. El período de incubación es desconocido y oscila desde horas hasta incluso varios meses. Las complicaciones de la LMC son el impétigo, reacciones alérgicas locales o generales y en algunos casos puede producirse un síndrome de Löffler que es caracterizado por infiltrados pulmonares transitorios con eosinofilia periférica. Las zonas afectadas con mayor frecuencia son los pies, nalgas y muslos, mientras que su aparición en la cara es rara(5-6).


Caso clínico

Paciente de sexo masculino con 6 años de edad que acudió a la consulta por presentar una herida plantar izquierda de quince días de evolución y el antecedente de alzas térmicas presentes en los días previos. Al examen físico presentó una costra dura sin secreción y eritema micropapular en la región plantar izquierda, fue catalogado como traumatismo y se lo remitio a su domicilio con tratamiento ambulatorio. A los dos días siguientes, consulto nuevamente por fiebre, dificultad en la marcha, prurito intenso en región plantar izquierda y una solución de continuidad sobreelevada asociada a signos de flogosis y una con costra serohemática, además de múltiples trayectos serpenteantes de color violáceo en planta y dorso del pie izquierdo; como se observan en las figuras # 1 y 2.


Entre los antecedentes refirió un trauma directo en región plantar izquierda dos semanas previas, mientras se encontraba en una zona tropical. La madre indicó haber realizado con su hijo un viaje a una región tropical en las semanas previas y que la aparición de la lesión fue posterior a un traumatismo directo mientras caminaba descalzo.

Es internado con el diagnóstico de Larva Migrans cutánea complicado con impétigo.

Como exámenes complementarios se realizó un hemograma en el que se observó una eosinofilia intensa y leucocitosis con desvió izquierdo.

Una vez establecido el diagnóstico, se instauró tratamiento intramuscular con penicilina sódica en dosis altas para tratar el impétigo por dos días para luego continuar con terapia oral y además se utilizo tialbendazol a una dosis de 50 mg/kg/día durante cinco días por vía oral y también tópica. La evolución fue favorable, como se observa en la figura # 3 y fue dado de alta en buenas condiciones.


Discusión

La LMC se cura espontáneamente en semanas o meses pero, debido a la posibilidad de complicaciones y al gran prurito que lo acompaña, requiere de tratamiento. Se han probado diferentes tratamientos locales y sistémicos. Entre los locales, se encuentran la crioterapia, en desuso por su baja efectividad y por ser un procedimiento doloroso y el tiabendazol tópico, cuya principal ventaja es la ausencia de efectos secundarios sistémicos. Como desventaja tiene un valor limitado en caso de lesiones múltiples o de foliculitis, además de precisar varias aplicaciones al día(3-7).

El tratamiento oral puede hacerse con: albendazol que tiene una buena tolerancia y efectividad; ivermectina parece tener mayor tasa de curación y menor tasa de recaída, por lo que es de elección en casos múltiples y difusos y tiabendazol, el fármaco con el que existe mayor experiencia y es hasta el momento el fármaco de elección(5-6).

Es necesario por lo tanto, implementar acciones de educación sanitaria. Dichas acciones requieren la intervención de autoridades relacionadas con la salud y el saneamiento ambiental, haciendo extensiva a la comunidad información precisa sobre los riesgos de contraer las zoonosis en cuestión y la forma de prevenirlas con acciones destinadas a limitar la población de perros y gatos sin dueño, prohibir la defecación de perros en lugares públicos; excluir los perros de las áreas de juego infantil; promover el concepto de posesión responsable de mascotas; educación del público respecto de los riesgos de las enfermedades zoonóticas y desparasitación rutinaria de los perros(8).


Referencias

1. Colomina J, Buesa J, Jordá E, Belda S, Borrás R. Lesión cutánea serpenteante en región plantar. Enferm Infecc Microbiol Clin 1994;12:103-4.        [ Links ]

2. Jelinek T, Maiwald H, Nothdurft HD, Löscher T. Cutaneous larva migrans in travelers: Synopsis of histories, symptoms, and treatment of 98 patients. Clin Infecc Dis 1994;19:1062-6.        [ Links ]

3. Bouchad O, Houzé S, Schiemann R, Durand R, Ralaimzava P, Ruggeri C, et al. Cutaneous larva migrans in travelers: A prospective study, with assessment therapy with ivermectin. Clin Infect Dis 2000;31:493-98.        [ Links ]

4. Caumes E. Treatment of cutaneous larva migrans. Clin Infect Dis 2000;30:811-4.        [ Links ]

5. Schaub NA, Perruchoud AP, Buechner SA. Cutaneous larva migrans associated with Löffler's syndrome. Dermatology 2002; 205:207-9.        [ Links ]

6. Del Giudice P, Desalvador F, Bernard E, Caumes E, Vandebos F, Marty P, et al. Loeffler's síndrome and cutaneous larva migrans: A rare case association. Br J Dermatol 2002;147:386-8.        [ Links ]

7. Caumes E, Carriere J, Datry A, Gaxotte P, Danis M, Gentilini M. A randomized trial of ivermectin versus albendazol for the treatment of cutaneous larva migrans. Am J Trop Med Hyg 1993; 49:641-44.        [ Links ]

8. Milano A, Oscrerov E. Contaminación por parásitos caninos de importancia zoonótica. Parasitol Latinoam 2003;57:119-23.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons