SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 número1Mesotelioma multiquístico benigno: primer caso reportado en Bolivia índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Gaceta Médica Boliviana

versión On-line ISSN 1012-2966

Gac Med Bol vol.38 no.1 Cochabamba jun. 2015

 

Cartas al editor

 

La universidad y sus valores

 

The university and its valúes

 

 

Dr. Carlos Eróstegui R.1,a,b

1Facultad de Medicina UMSS. "Investigador IIBISMED; bDocente Medicina UMSS. Correspodencia a: Carlos Eróstegui R.Correo electrónico: carerostegui@gmail.com

 

 


Señores Gaceta Médica Boliviana:

Considerando que su revista es de difusión de temas científicos relacionados a la medicina, es menester, en esta ocasión, referirse al centro donde se desarrolla la academia: la universidad, dada la crisis por la que atraviesa la nuestra, la Universidad Mayor de San Simón. La Universidad en general es el ámbito donde se realiza actividad académica del más alto nivel en cualquier país, es decir es el lugar donde se produce conocimiento, donde se desarrolla la tecnología, donde se debaten problemas que tocan a la sociedad, sea en aspectos jurídicos, médicos, tecnológicos, etc., con alcance nacional, o internacional. En un documento el Rector de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, Francesc Xavier Grau Vidal, plantea una reflexión en base a 5 preguntas cuyos puntos centrales son: el nivel de confianza que la sociedad; la eficacia y la eficiencia de la universidad; la eficacia y la eficiencia del sistema de investigación; la transformación de nuevo conocimiento en innovación y las herramientas para hacer posibles los cambios1. Estas preguntas, salvando las distancias también nos atingen y son totalmente pertinentes en la actual crisis. Como sabemos, nuestra universidad está atravesando por una crisis institucional seria, que sin embargo tiene aspectos positivos en el sentido de que las crisis revelan debilidades, actitudes, pensamientos, etc., que no pueden ser conocidos en condiciones de funcionamiento normal (toda crisis tiene siempre dos caras). La universidad es el centro donde se forman los profesionales y donde se realiza investigación, pero más de dos meses de paro por razones políticas sin que ningún estamento lo sienta profundamente, y por tanto sin que se tomen las acciones serias para no seguir el paro, nos revela que la importancia que le damos como sociedad y particularmente como universitarios a la actividad académica es mínima somos desinteresados. Haciendo un balance a “ojo de buen cubero”, de las pérdidas que ocasiona este paro, podríamos decir que en términos económicos, tener en paro a toda la planta administrativa y a los docentes es una gran pérdida no solo porque la universidad debe pagar sus salarios sin haber trabajado, sino que la productividad de ambos es nula, es decir que por cada hora no trabajada, no solo se pierde la actividad si no que también se pierde otra hora, pues esa actividad el docente o el trabajador administrativo deberá hacerla en otro momento, o sea cada hora perdida son dos horas perdidas, y si cada hora tiene un costo de 100 Bs, la pérdida es por 200 Bs, y si esto multiplicamos por el número de horas no trabajadas, y por el número de trabajadores y de docentes, el monto es enorme. Si además sumamos el impacto negativo de no trabajar, el monto se hace mayor. En el ámbito de la investigación, la mayor parte de los proyectos están detenidos, y eso implica retraso en recolección de datos, retraso en intervenciones que deben hacer los proyectos, retraso en la publicación de los resultados, que en algunos casos se retrasa más porque las condiciones de recolección de datos ya no son las adecuadas, (como en el caso de proyectos de agronomía y seguramente de otras disciplinas). Esta situación en otros países, sería de gran alarma, sin embargo, los actores componentes de la universidad de San Simón (seguramente no todos), quedan impávidos e indiferentes, lo que nos revela otro aspecto de la actitud que tenemos hacia nuestra ciencia, la indiferencia. Para los estudiantes, este paro seguramente tendrá efectos más a largo plazo, y probablemente muchos no podrán acceder a becas o a intercambios, y a muchos les retrasara el inicio de maestrías o especialidades, etc.

De las preguntas planteadas por Grau Vidal una en especial es importante en este momento, cual es la confianza que tiene la sociedad en la universidad? La crisis actual ha mostrado que la universidad se desenvuelve lejos de la sociedad, las instituciones sociales no se han pronunciado sobre la crisis, lo que muestra que ella no es importante para la sociedad, es decir están divorciadas, lo que se traduce en que la sociedad no confía en su universidad. Pero, para poder afrontar esta pregunta tendríamos que partir preguntándonos otras cuestiones aún más básicas como: que es para nosotros la academia? Que es para nosotros la universidad? Queremos avanzar en la ciencia y en la tecnología? Los recursos que el Estado invierte en la educación superior son bien aprovechados? Cuál es el paradigma actual de la universidad? Qué valores priman en la Universidad?

A modo de conclusión de este breve análisis podríamos decir que la crisis actual de la universidad nos muestra que para la mayor parte de sus componentes ella no es importante como ente académico, si como fuente de ingresos, no es importante como centro de producción de conocimiento, no nos interesa resolver los problemas de nuestra sociedad, pero sí los problemas personales . Los valores principales no son la academia ni el trabajo. Pienso que este pensamiento se aplica a toda la universidad y a toda la sociedad. Será

que no somos lo suficientemente maduros aún? Como dice Carrizo “El debate actual acerca de un nuevo y necesario contrato social entre Universidad y Sociedad es trascendente”, aunque él hablaba de otro tipo de crisis y de otra universidad, se ajusta perfectamente a la nuestra2. Habrá que reflexionar profundamente y ser honestos y replantear las políticas de la universidad, y sobre todo la actitud que tiene cada universitario sea docente, estudiante o administrativo hacia su universidad y hacia la sociedad, habrá que pensar en un nuevo contrato social. Tal vez lo que nos falta es amor a nuestro país.

Referencias bibliográficas

1. Francesc Xavier Grau Vidal. La universidad pública española: retos y prioridades en el marco de la crisis del primer decenio del siglo XXI. Edita: Pu-blicacions URV [www.publicacionsurv.cat] Primera edición: septiembre de 2012.

2. Carrizo Luis. Crisis y desafíos de la universidad. www.rsu.uninter.edu.mx

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons