SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número2Esclerodermia o esclerosis sistémica. A propósito de un casoFascitis necrosante índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista de la Sociedad Boliviana de Pediatría

versión impresa ISSN 1024-0675

Rev. bol. ped. v.42 n.2 La Paz jun. 2003

 

CASO CLINICO

Herpes zoster infantil. A propósito de un caso

Herpes zoster

Drs.: Iván Peñaranda Pérez*, María Teresa Laura Peñaranda**

* Pediatra. Policlínico "Sucre" Caja Nacional de Salud y Centro Médico de Niños "San Miguel". Sucre.
** Residente de 2 año de Pediatría. Hospital Universitario "Santa Bárbara". Sucre.
Dirección: calle Destacamento 130 N 82. Teléfono 646-1230. Sucre ­ Bolivia.


Resumen

El Herpes zoster es la expresión clínica de la reactivación del virus varicela-zóster. Presentamos el caso clínico de una niña de 9 años con HZ, por ser una patología infrecuente en pediatría y aprovechamos de hacer una revisión sobre el tema.

Palabras Claves:

Rev Soc Bol Ped 2003; 42 (2):100-1: herpes zoster, virus varicela-zoster.


Abstract

The herpes zoster is the expresion of reactivation of varicela zoster virus. This is the clinical case of child with herpes zoster.

Key words:

Rev Soc Bol Ped 2003; 42 (2): 100-1: herpes zoster, varicela Zoster virus.



Introducción

El Herpes zoster (HZ) en pediatría es una enfermedad poco frecuente y generalmente tiene un curso benigno. Se presenta como una expresión clínica de la reactivación del virus varicela zoster (VVZ) y por lo general no se presentan complicaciones, a diferencia de lo que ocurre en un adulto1.

El motivo de presentar el presente caso clínico es recordar que se requiere de una sospecha clínica para hacer el diagnóstico.


Caso Clínico

Niña de 9 años de edad, que acudió a la consulta privada del centro Médico de Niños "San Miguel", por prurito y luego dolor intenso que lo refirió como "punzadas" ubicado en el lado izquierdo de la región lumbar, posteriormente aparecieron unas pápulas irradiadas hacia delante que se extendieron hasta la región suprapúbica izquierda. En estas circunstancias ella acudió a la consulta de otro centro médico donde se le diagnosticó una alergia por una faja que la niña usaba en ese momento. Se trató con antihistamínicos orales y tópicos, pero no tuvo una buena evolución y las pápulas se convirtieron en vesículas dolorosas y no podía tolerar ni el roce de la ropa en esa zona. Por este motivo acudió a nuestro centro de salud.

En la anamnesis se destacó que la niña enfermó de varicela a los 5 años de edad y hace 2 semanas antes de la primera consulta, el hermano de 5 años estuvo con varicela. A la inspección se observó vesículas en racimos de uvas que van de los dermatomas lumbares L3 a todas la ramas que inervan la zona abdominal, estas lesiones eran dolorosas a la palpación. Con todos estos antecedentes se llegó al diagnóstico de Herpes-Zoster. Ver figuras # 1 y 2.

Se realizó tratamiento con aciclovir 200 mg cada 4 horas por 5 dosis (30 mg/Kg/día) por 7 días. El dolor desapareció al tercer día, las lesiones secaron completamente y cayeron las costras sin dejar secuelas a los 10 días. Se realizaron controles semanales durante un mes y no se presentó dolor post herpético.


Discusión

El herpes zóster es la expresión clínica de una reactivación del VVZ y es infrecuente en pediatría. Generalmente se presenta en escolares y adolescentes. Cuando aparece durante los primeros meses o años de vida sugiere la existencia de una varicela congénita. También se indica que puede ser una fuente de contagio para los susceptibles de enfermar con varicela(1).

Se manifiesta como lesiones vesiculosas agrupadas en uno o dos dermatómas adyacentes y con frecuencia, el exantema es leve y con desarrollo de nuevas lesiones durante escasos días. Cuatro a cinco días antes de la aparición de la erupción, los pacientes típicamente experimentan dolor de intensidad variable y de distribución dermatomal. Generalmente la erupción es unilateral, pero a veces puede cruzar la línea media y comprometer el lado contralateral. Las vesículas se transforman en costra en el curso de cinco a diez días y en el 90% de los pacientes menores de 20 años el trastorno se resuelve en una a dos semanas. Al contrario de lo que ocurre en los adultos, en los niños raramente se asocia con dolor localizado, hiperestesias, prurito y febrícula(1-3).

Los síntomas de neuritis aguda son mínimos y suele curar, con resolución completa, al cabo de 1 a 2 semanas. A diferencia del adulto, la neuralgia post herpética es muy rara.

Las dermatomas que con mayor frecuencia se afectan son aquellas inervadas por los nervios segundo dorsal (D2) al segundo lumbar (L2) y el territorio inervado por el nervio trigémino, en este último caso amenaza la córnea con queratitis, uveítis y puede dejar secuelas permanentes. Aproximadamente el 4% de los pacientes experimentan un segundo episodio(2).

Los niños inmunodeprimidos pueden manifestar una enfermedad más grave, que es similar a la de los adultos incluyendo la neuralgia post herpética y pueden tener una enfermedad cutánea rara, que se parece a la varicela, como también diseminación visceral con neumonía, hepatitis, encefalitis o un síndrome de coagulación intravascular diseminada(3).

Los niños con una infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), pueden presentar una enfermedad cutánea rara, crónica o recurrente y tener retinitis o alteraciones del sistema nervioso central sin exantema.

El diagnóstico generalmente es clínico y no es necesario realizar pruebas de laboratorio; pero en ocasiones se requiere de ellos. Al inicio de la enfermedad puede encontrarse una leucopenia que va seguida de una linfocitosis y en el líquido cefalorraquídeo puede presentarse una pleocitosis linfocitaria con proteinorraquia leve o moderada y glucorraquia normal(1-3).

El VVZ puede ser identificado rápidamente por el método de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) o mediante tinción inmunohistoquímica directa de las células extraídas de las lesiones cutáneas. Una prueba inespecífica con escasa sensibilidad es la tinción de Tzanck, donde puede demostrarse células gigantes multinucleadas, pero este método no diferencia las infecciones por VVZ y HZ. También se puede aislar el virus en cultivo de tejidos y requiere normalmente entre 7 y 10 días. El diagnóstico serológico con determinación de Inmunoglobulinas IgG especifica, es siempre retrospectivo(3).

En niños el HZ, es una enfermedad leve y la neuralgia post herpética es rara; por ello el tratamiento del herpes zóster no complicado con un agente antiviral, puede no ser siempre necesario; pero algunos expertos lo tratan con aciclovir oral (20 mg/kg/ dosis, máximo 800 mg/dosis) para acortar la duración de la enfermedad y no recomiendan el uso de corticoesteroides. La infecciones producidas por cepas resistente a Aciclovir deben ser tratadas con foscarnet parenteral(2).

Los fármacos antivirales para el tratamiento del herpes zóster en adultos son: aciclovir, famciclovir y valaciclovir; todos ellos reducen la duración de la enfermedad y el riesgo de desarrollar una neuralgia postherpética. Los dos últimos medicamentos no se usan en pediatría por que no existen estudios sobre su uso y dosis.


Referencias

1. Cofré J. Herpes zoster. En: Banti A, ledermann W, Cofrés, Cohen Jeds. Enfermedades Infecciosas en Pediatría. 2 ed. Santiago: Mediterráneo. 2001.p. 313-4.         [ Links ]

2. American Academy of Pediatrics. Infecciones por varicela - zoster. Pickering LK ed. Red Book. Enfermedades Infecciosa en Pediatría. 25 edición. Editorial Medica Panamericana. 2001 op. 584-97.         [ Links ]

3. Guglieminetti A. Virosis. en: Meneghello J, Fanta E, Paris E, Puga T. eds. Pediatría. 5 ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana. 1997.p. 2481-8.         [ Links ]